oso gana habeas corpus
Corte Suprema de Justicia le ordenó al zoológico de Barranquilla que lo traslade a reserva natural.

El zoológico de Barranquilla tiene un plazo de 30 días para trasladar a ‘Chucho’, un oso de anteojos andino que se encuentra en cautiverio en ese lugar, a la Reserva Natural de Río Blanco en Manizales, que fue su casa durante 18 años.

Y si no es enviado a este lugar, debe ser trasladado a “una zona que mejor se adecúe a su hábitat, con plenas y dignas condiciones de semicautiverio”.

Así lo determinó la Corte Suprema de Justicia al resolver un recursos de hábeas corpus que presentó Luis Domingo Gómez Maldonado, como representante del oso de anteojos.

Según Gómez, a pesar de que el oso vivía en el resguardo de Manizales, fue enviado al zoológico de Barranquilla “quedando condenado a un cautiverio permanente, conducta que el legislador ha querido erradicar a través del principio de protección animal”.

En esta decisión –cuyo ponente fue el magistrado Luis Armando Tolosa– la Corte Suprema cita a intelectuales ambientalistas y asegura que las altas Cortes han determinado que los animales son seres sintientes y no cosas, por lo que tienen derechos.

Con esos argumentos, el alto tribunal estableció que los animales pueden ser beneficiarios del habeas corpus, un recurso que tienen los ciudadanos para pedir su libertad cuando son detenidos de manera ilegal.

La Corte también hace una precisión que podría abrir un debate frente a los zoológicos, pues dice que “debe procurarse frente a los seres en cautiverio, en forma escalonada, readaptarlos a las condiciones naturales con las ayudas profesionales, veterinaria, zootecnista, biológica, alimentaria y biotecnológica necesaria, disponiendo de las medidas pertinentes para su reinserción en un hábitat natural”.

El alto tribunal recordó que en Colombia se han creado leyes que penalizan el maltrato animal, y que la Corte Constitucional les reconoció derechos cuando en un fallo del año pasado le dio al Congreso un plazo de dos años para legislar sobre las corridas de toros.

Debe procurarse frente a los seres en cautiverio, en forma escalonada, readaptarlos a las condiciones naturales
 
“La nueva realidad, a fin de sobrevivir, impone señalar que no son sujetos de derecho exclusivamente los seres humanos”, dice.
Y agrega: “no se trata de darles derechos a los sujetos sintientes no humanos iguales a los de los humanos, equiparándolos en un todo, para creer que los toros, los loros, los perros o los árboles tendrán sus propios tribunales, sus propias ferias y festividades, sus juegos olímpicos, sus universidades”, sino que para el alto tribunal lo que se busca es “una moralidad universal, un orden público ecológico global, otorgando el respeto que merecen ante el irracional despliegue del hombre actual para destruir nuestro hábitat”.

En su fallo la Corte Suprema dice que el poder humano se ha tornado “desmesurado e irresponsable”, ignorando que “es el hombre quien pertenece a la naturaleza”.

Aunque el fallo parece inédito, en Argentina hay un antecedente: al resolver también un habeas corpus un juez ordenó trasladar una chimpancé hasta la Reserva de Grandes Monos de Brasil.

Tomado de eEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">



© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: