El eslabón perdido copia
Por Ferney Silva Idrobo

Casado con su prima Emma, padre de 10 hijos, el 19 de Abril de 1882 estando en su cama, producto de múltiples dolencias y luego de una vida llena de pasiones, un infarto apago su existencia. Su aporte a la ciencia, le valieron reconocimientos y ser enterrado con funerales de estado por la realeza británica.

Su padre siempre vivía preocupado al saber que no estudiaba ninguna carrera universitaria, se retiró de medicina y de la educación formal, tiempo después descubriría que la vocación de su hijo era la observación y el análisis, en nuestro país le dirían vago.

Su aporte fue fundamental para que algunos científicos modernos siguieran la ruta trazada en su teoría; calcularon que los primeros bípedos vivieron hace unos 7 millones de años, Además, los Bonobos –un tipo de chimpancé- y gorilas, son las especies más cercanas al ser humano, al parecer tiene un origen común.

Charles Darwin vivió 73 años, nació y murió en Inglaterra, construyó la teoría de la evolución de las especies, controvertida por las comunidades religiosas de la época, parte fundamental a principios del siglo pasado para entender el proceso del planeta y sus seres vivos.

Según Darwin, la especie más fuerte y con la capacidad de adaptación serían las que predominarían.

Algunos analistas consideran que en el transcurso de la evolución, hubo una especie que partió de la misma raíz genética que los seres humanos, pero esta se distanció en el tiempo.

Esta especie, cuyas patas son más alargadas y su tronco corto, parecido al de los humanos; caminan erguidos con regularidad, sus rostros tienen diferenciaciones que los hacen únicos ante ojos ajenos; su capacidad de comunicación es amplia y como una sociedad civilizada tanto machos como hembras al parecer tienen la misma jerarquía.

Su comportamiento cambia de acuerdo con la manada donde se encuentre, se ha establecido que generan grupos de confianza y realizan sus desplazamientos unidos para poder atacar y defenderse, aunque aparentan ser pacíficos. Algunos estudios arrojan que comparten con nosotros el 99% de los genes. No obstante, se desconoce el momento en el que se separó del proceso evolutivo con el Homo Sapiens.

Se identificó que atacan a sujetos de su misma especie, a pesar de tener cerebro menos desarrollado, logran someter a otros individuos y colocarlos bajo el dominio del grupo jerárquico que manda en la manada.

Si bien, es un mamífero territorial y egocéntrico, trata ante la manada de resolver sus conflictos a través del contacto físico y de sus comportamientos sexuales, con el fin de no generar mecanismos de violencia, su pariente más cercano son los gorilas. Algunos de ellos llegan estar por seguridad en las altas ramas por mucho tiempo, se aferran fuertemente y no permiten que otros suban.

Los analistas creen que sus feromonas producen ciertas sensaciones a sus manadas que conducen a que los liderazgos permanezcan por mucho tiempo, pero de manera inexplicable los individuos sometidos al parecer les gusta ser explotados.

Debo reconocer a esta altura, que la descripción parece la de algún político, pero semejante desafuero ofendería a la familia de los chimpancés, para desilusión de muchos se trata del Bonobo, la especie más cercana a los comportamientos humanos.

Claro, se les ha visto conversando y comunicándose con algunos políticos, pero su inteligencia inferior no ha permitido que se socialicen con los Bonobos. Por lo que se ha determinado que la primera de las especies conformadas por seres de corbata y traje, que se reúnen alrededor de fiestas y entuertos, son el eslabón perdido dentro del proceso evolutivo, es decir, los pies grandes colombianos.


© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: