El domingo se registraron nuevos brotes de fuego en varios sectores de Valparaíso, la ciudad del centro de Chile que la víspera se vio afectada por un voraz incendio que hasta la noche del domingo había dejado 11 muertos y consumido centenares de casas.

Sigue el link: Incendio en Valparaíso

Dos leves señales que al parecer corresponderían a la caja negra del avión de Malasía Airlines desaparecido hace un mes, fueron detectadas en los últimos días por un buque chino y otro australiano en un área de 550 km en el sur del océano Indico. Las dos señales, han informado las autoridades, "son consistentes". Sin embargo, se teme, que este sonido ultrasónico que se escucha cada segundo y que solo puede ser leída por una máquina, en cualquier momento comience a desaparecer. La razón, porque la batería solo dura 30 días.

La profundidad de la zona donde fue detectado el sonido oscila entre los 3.5 y 4.5 km y es montañosa con grandes pendientes, por ello, un equipo subacuático no tripulado que puede acceder a esas profundidades se sumará en las próximas horas a las labores de búsqueda. "Es como buscar una aguja en un pajar" han señalado los expertos.
2.1

La operación de búsqueda más grande adelantada hasta ahora en la historia de la humanidad.

Suceda lo que suceda este siniestro pasará a la historia no solo como una leyenda más, sino como un hecho que fue capaz de unir a varias naciones adversarias y enemigas en torno a la solidaridad.


26 países, 34 aviones, 24 barcos, 18 helicópteros y 21 satélites, se han sumado hasta hoy a la búsqueda del MH 370 de Malasia Airlines que desapareció hace 15 días con 227 pasajeros a bordo y 12 tripulantes sin dejar rastros. El rastrillaje se ha extendido a un radio de 7.680.000 Km cuadrados, un poco menos del tamaño de los Estados Unidos, dos veces el tamaño de Europa y el equivalente a 7 veces el territorio Colombiano. En los próximos días se sumarán a la búsqueda más barcos y aviones de China, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Esta es la operación de búsqueda más grande adelantada hasta ahora en la historia de la humanidad.

La búsqueda inicial comenzó en el este de Malasia, pero a raíz de informaciones que fueron apareciendo en el transcurso de los días que dieron cuenta del cambio de rumbo del avión en cerca de seis oportunidades y siete horas después de desaparecer de los radares, esta se fue ampliando a otras regiones hasta concentrarse en el océano Indico. Aquí, en este océano y a 2.500 km de la ciudad australiana de Perth han sido detectados vía satélite objetos de distintos tamaños que hacen presumir cada vez más y con mayor fuerza que se trata de restos del avión desaparecido. A esta zona ya han llegado varios barcos de distintas nacionalidades pero la poca visibilidad y las corrientes marinas han impedido recuperar los elementos para determinar su procedencia.

A las dificultades señaladas se suma la llegada en los próximos días del ciclón Gillian lo que hace prever olas de hasta de 30 metros de altura muy comunes, al parecer, en esta época del año. Igualmente la profundidad del océano en esta zona varía entre los 1.150 y 7.000 Km de profundidad.

Las causas que originaron la desaparición del MH 370 de Malasia Airlenes, siguen siendo un misterio. Más de 40 agencias de investigación de distintos países no han logrado ponerse de acuerdo sobre las razones que tuvieron los pilotos para cortar la transmisión justo en momento de virar al oeste en dirección a la península de Malaya, tampoco de las razones por las que no se activaron las señales de emergencia, ni sobre si fue casualidad de que el avión se hubiera ubicado a la sombra de un boing 777 del vuelo 68 de Singapore Airlines lo cual generó confusión en los sistemas de radares. Si fue o no un atentado, si fue derribado, o si se trató de un secuestro.

Es muy probable que nunca se llegue a saber con certeza que pasó, que no aparezca la caja negra, ni que los cuerpos, por las condiciones ambientales de la zona del índico, sean recuperados. Suceda lo que suceda este siniestro pasará a la historia no solo como una leyenda más, sino como un hecho que fue capaz de unir a varias naciones adversarias y enemigas en torno a la solidaridad.
52087

Nadie se explica como un avión tan grande y con las tecnologías más modernas de localización se pierda sin dejar rastro.

En los últimos días, no ha pasado uno, donde no haya sido anunciado por distintos gobiernos el avistamiento de objetos de diversos tamaños que corresponderían al avión de Malasia Airlines desaparecido el pasado 8 de febrero.

Satélites de Australia, Tailandia, Francia, China, Estados Unidos y Nueva Zelanda, así como aeronaves de diferentes países, han avizorado la presencia de objetos flotantes, equidistantes unos de otros y hasta con 1.000 km de diferencia en el sur del océano Índico. Lo extraño es, que hasta ahora, ninguno de los 26 buques que se encuentran en la zona, dotados todos con las más avanzadas tecnologías, han podido localizar y recuperar ni tan solo uno de estos objetos.

Pero no solo lo anterior ha causado extrañeza en la comunidad internacional y muy especialmente en los familiares de las víctimas, también el hecho de que China y Estados Unidos estén ocultando información. Y es que, ninguno de estos países ha suministrado mas información que la de los avistamientos, y es un hecho cierto que cuando esto sucede, sus buques no se desplazan en dirección a las zonas señaladas sino en sentido contrario o en otra. "Es como si algo quisieran mantener en secreto estas dos superpotencias" se ha señalado.

Lo último que el gobierno de Malasia ha dado a conocer a la prensa internacional, es que, "según radares militares de la zona que habrían logrado detectarlo poco antes de desaparecer, el avión iba más rápido de lo que se pensaba", entonces, si tenía una carga de combustible para siete horas, y viró erráticamente en diferentes direcciones, difícilmente el combustible le hubiera alcanzado para llegar al sur del océano Índico donde se presume pudo haberse estrellado, es que, "a mayor velocidad, mayor es el consumo de combustible" han señalado los expertos, quienes además, han hecho publica sus sospechas de que, "se ha venido ocultando información y tal vez esto tenga que ver con secretos militares" y que "los restos del avión no estarían en ningún lugar del océano Índico".

Una de las cosas que más ha mantenido en secreto el Estado Malasio es el contenido de la carga del avión desaparecido lo cual ya ha generado notas de protesta del Gobierno Chino. "Malasia insiste en no suministrar esta información mientras nosotros no descansaremos en pedírsela" ha señalado un diplomático chino. Esta circunstancia ha elevado la tensión entre los dos países y la sospecha de que el avión podría haber llevado armas biológicas a bordo y que fuera derribado. "El avión pudo cambiar su rumbo después de que Pekín se negara a aceptarlo, y dirigirse hacia la base aérea militar estadounidense del Atolón de Diego Garcia... donde también se negaron a aceptarlo. Entonces el avión pudo haberse dirigido hacía Australia y caer al mar por falta de combustible o por cualquier otra circunstancia" han señalado investigadores de una consultora en seguridad de vuelos.

Pero no es solo la sospecha de las armas biológicas. También es sospechoso que hubiera sido abordado por dos pasajeros iraníes con pasaportes robados, que demasiados pasajeros chinos coincidieran con el mismo apellido, que un pasajero australiano antes de volar dejara a su esposa su anillo de boda y su reloj y le pidiera que se lo entregara al primero de sus hijos que se casara, como si supiera que no iba a regresas, y los 20 empleados de la empresa estadounidense Freescale Semiconductor que estaban dedicados a la elaboración de tecnología militar para hacer aviones invisibles a los radares.

Hoy China anunció el envío de cuatro nuevo portaviones que sumarán a los siete que se encuentran en la zona del Índico, todos nucleares, y dispuso que todos sus satélites rastrearan milímetro a milímetro una zona de 200.000 Km. A esta búsqueda se sumará Rusia con satélites, portaaviones y submarinos en los próximos días para ayudar a China a resolver uno de los misterios más grandes de la historia de la humanidad, hasta ahora.

 


Varias-personas-portan-banderas-rusas-durante-una-manifestacion-en-apoyo-a-los-rusos-de-Crimea
En 1954 Nikita Kruschev dirigente de la ex Unión Soviética regaló a Ucrania la península de Crimea, un territorio de 26.100 Km que entró a formar parte del imperio Ruso en 1783 como consecuencia de una victoria militar sobre los turcos en el Mar Negro. A raíz de las recientes perturbaciones políticas generadas por un sector pro-occidental de derecha y bandas paramilitares que se oponen a los vínculos comerciales con Rusia las cuales culminaron con un golpe de estado y la destitución del presidente Ucraniano Victor Yanukóvich, el parlamento prorruso de la República Autónoma de Crimea declaró su independencia y convocó a sus ciudadanos a un referéndum el próximo 16 marzo para decidir el estatus político de la península. En esta consulta los ciudadanos decidirán si se anexionan como sujeto federal a la Federación Rusa o si se declaran república independiente.

Para las potencias europeas incluyendo los Estados Unidos, la declaración de independencia del parlamento de Crimea es ilegal por cuanto viola la constitución de Ucrania y las leyes internacionales, sin embargo, cuando en el 2008 el parlamento de Kosovo aprobó separase de la República de Serbia, estas mismas potencias no solo apoyaron la aspiración separatista de Serbia sino que además, reconocieron sin más el nuevo Estado. Hoy la historia se repite; pero a la inversa, lo que deja al descubierto el doble rasero de la diplomacia internacional.

El próximo 16 de marzo Crimea con sus 2.400.000 habitantes decide su futuro. Con un 58% de población rusa, 24% de ucranianos y 12% de Tártaros, y el ruso como su lengua materna, esta pequeña República, clave en la geopolítica internacional, se desligará de la tormentosa Ucrania para anexionarse sin duda a la Federación Rusa.

Página 24 de 24

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: