Bobbi Kristina Brown 1
Cuando el 31 de enero pasado se supo que Bobbi Kristina Brown, única hija de la fallecida cantante estadounidense Whitney Houston, había sido encontrada inconsciente en la bañera de su casa de Atlanta (sureste de Estados Unidos), a nadie se le pasó por alto la trágica coincidencia de la situación.


Tres años antes -el 11 de febrero de 2012- su madre había sido hallada sin vida en la bañera de la habitación que ocupaba en un hotel de Los Ángeles (California), ciudad a la que había viajado para asistir a la entrega de los premios Grammy.

Los que la conocían aseguraban que a la joven de 22 años, quien falleció este domingo tras pasar seis meses en un coma inducido, le costó superar la muerte de su progenitora, a la que estaba muy unida, particularmente después de que Houston se divorciara de su padre, el cantante Bobby Brown.

Kristen Foster, representante de la familia, dijo que la joven murió rodeada de los suyos en un hospital de cuidados paliativos de Duluth, Georgia, en el que había sido ingresada a finales de junio después de que su estado de salud empeorara.

"Finalmente está en paz en los brazos de Dios. Una vez más queremos dar las gracias a todos por la impresionante cantidad de amor y apoyo demostrados en los últimos meses", señaló la portavoz de los Houston.

Inconsciente en la bañera

Está por ver qué consecuencias tendrá la muerte de Bobbi Kristina Brown, que es investigada por las autoridades.Bobbi Kristina Brown 2

Fue Nick Gordon, el joven al que ella se refería como su esposo y que su madre había adoptado extraoficialmente cuando este tenía 12 años, el que trató de reanimarla cuando apareció inconsciente en la bañera de la casa que ambos compartían.

Se informó de que había sufrido importantes daños cerebrales, motivo por el que los médicos la colocaron en coma inducido. Nunca recuperó la consciencia.

El cuerpo de la joven presentaba varias marcas y Nick Gordon aseguró a las autoridades que estas eran resultado de los esfuerzos que hizo para revivirla.

Un informe policial describió el incidente como un "ahogamiento" y se abrió una investigación criminal.

Desde que la joven fue hospitalizada, la familia Houston prohibió que Gordon la visitara y a fines de junio presentaron una demanda civil contra él, acusándole de abuso físico y de retirar dinero sin autorización de la cuenta bancaria de su pareja.

Relación tumultuosa

Whitney Houston y el cantante Bobbi Brown contrajeron matrimonio en 1992 y en 1993 nació Bobbi Kristina.

Desde pequeña tuvo que acostumbrarse al circo mediatico que rodeaba a sus padres, protagonistas de una tumultuosa Bobbi Kristina Brown 3relación, a la que muchos culpan del ocaso de la carrera de Houston y que acabó en divorcio en 2007.

La muerte en 2012 de Whitney Houston -atribuida en parte al consumo crónico de cocaína de la cantante- supuso un duro golpe para Bobbi Kristina, quien había mostrado interés en seguir los pasos de su madre en el mundo del espectáculo.

Meses después del fallecimiento de Houston, la joven -quien en mayo quedó bajo la tutela de su abuela materna y su padre- apareció en aparente estado de ebriedad en un programa de telerrealidad protagonizado por los Houston.

Algunos medios en EE.UU. especularon con la posibilidad de que -igual que sus progenitores- también consumiera sustancias ilícitas, algo que ella negó tajantemente.

En los últimos años Bobbi Kristina se había refugiado en la relación que mantenía con Nick Gordon, al que llamaba su marido, pese a que su familia niega que la pareja hubiera contraído matrimonio.

Las autoridades están investigando las circunstancias que rodearon el ahogamiento de la joven y los Houston han demandado a Gordon, al que acusan de maltrato y apropiación de fondos.

Este domingo, famosos como la presentadora Oprah Winfrey, la actriz Taraji P. Henson o la directora de cine Ava DuVernay, mostraron su pesar en las redes sociales por la muerte de Bobbi Kristina Brown.

Se trata de un triste final para una joven marcada por la fama y la trágica desaparición de su madre.

Por bbc.mundo.com

el-chapo 3
Tras la fuga el pasado sábado de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el mapa del narcotráfico en México volverá a cambiar.


Si no es recapturado en el corto plazo, es previsible el inicio de un reacomodo de los carteles de la droga que operan en México, coinciden analistas consultados por BBC Mundo.

El Chapo también puede encabezar una lucha interna para recuperar el poder dentro del Cartel de Sinaloa, que fundó con otros capos en la década de los 90.

Algunos ven un enfrentamiento con organizaciones que fueron aliadas, como el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Actualmente el gobierno mexicano considera a este grupo como el más violento del país.

Y otros aseguran que de nuevo con el liderazgo de "El Chapo", su organización mantendrá su ruta de crecimiento y consolidación en el continente.

En todo caso, el proceso pasará por un nuevo período de violencia en algunas regiones del país.

La pregunta, coinciden los especialistas, es hasta dónde puede escalar el conflicto

Otros tiempos
 
El Chapo Guzmán estuvo sólo 17 meses en prisión.

Javier Oliva Posada, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dice que el escenario es distinto al de 2001, cuando ocurrió la primera fuga de Guzmán Loera.

Esa vez, "El Chapo" inició una cruenta guerra contra carteles rivales.

Su grupo, el Cartel de Sinaloa, combatió a las organizaciones que controlaban las rutas de tráfico de drogas en la frontera con Estados Unidos.

Las batallas duraron casi una década y causaron la muerte a miles de personas.

Al final, Guzmán resultó victorioso, pues se apoderó de algunas de las principales rutas de tráfico de drogas en la frontera con Estados Unidos.

¿Puede repetirse la historia?

"En menor medida habrá violencia pero no como algo extendido", le dice Oliva Posada a BBC Mundo.

"Se puede reducir a dos o tres grupos que hubieran traicionado a Joaquín Guzmán, como lo que queda del grupo de los hermanos Beltrán Leyva. Pero algo generalizado no lo veo".

Rivales

Una de las razones por las que no puede repetirse la guerra de la década pasada es que algunos de quienes fueron los principales enemigos de "El Chapo" están prácticamente desarticulados.

Es el caso de los carteles de Tijuana y Juárez, reducidos a un pequeño territorio en las ciudades que les dieron nombre.

el-chapo 2
Una situación parecida viven los grupos del Golfo, Zetas, los Caballeros Templarios y la organización de los hermanos Beltrán Leyva.
 
Así, en el escenario actual prácticamente el único que puede provocar una nueva guerra es el CJNG.

El grupo ya se había quedado con parte del territorio que controlaba la organización de Sinaloa, sobre todo en estados del occidente del país como Jalisco, Nayarit y Colima.

Pero su poder se consolidó desde 2014, cuando Guzmán Loera fue encarcelado.

Nueva Generación se dedica sobre todo a la producción y tráfico de drogas sintéticas, un mercado que solían dominar los sinaloenses.

Reacomodo

Hasta ahora, lo único claro es que el mapa del narcotráfico en el país se moverá con la fuga de El Chapo, le dice a BBC Mundo Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe)

"El Cartel de Sinaloa había perdido cierto protagonismo después de la captura de Joaquín Guzmán y el que lo había asumido era Nueva Generación que durante este año fue el foco del combate del gobierno federal", explica.

"Esto necesariamente traerá un reacomodo de fuerzas dentro de las fuerzas delictivas".

el-chapo 1
En esto coincide Raúl Benítez Manaut, presidente del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE).

"El Chapo", le dice Benítez a medios locales, volverá a tejer sus redes de poder dentro del Cartel de Sinaloa.

La idea sería detener la lucha intestina que vive la organización desde 2014, cuando fue encarcelado.

"Entre sus hombres había comenzado la lucha entre ellos y el cártel se estaba debilitando", explica el especialista.

"El liderazgo de Ismael 'El Mayo' Zambada, principal heredero tras la captura de 'El Chapo', parecía que no tenía la misma fuerza".

Ganador

Así, el principal ganador con la fuga de Guzmán es el Cartel de Sinaloa, añade Oliva Posada.

"Ha demostrado una enorme estabilidad y capacidad de operación sin igual y de corrupción", dice.

Con la fuga "gana prestigio y que persista su estabilidad de liderazgo... logra esta ventaja sin duda".

Pero más allá de la consolidación del grupo delictivo, una de las consecuencias de la nueva libertad de "El Chapo" es que el presidente Enrique Peña Nieto debe revisar su sistema penitenciario y de justicia, dice Oliva.

Y en esta revisión "indudablemente el presidente tiene que hacer una revisión a fondo de su equipo y estrategia".

Por bbc.com

dialogos-iran 1
Después de casi 22 meses de diálogos llenos de altibajos y momentos difíciles, Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., Francia, el Reino Unido, China y Rusia, más Alemania) dieron un paso importante en las relaciones internacionales, mediante la conclusión de los diálogos nucleares hacia un acuerdo histórico.

Con este anuncio, ambas partes pusieron de manifiesto una vez más que la diplomacia y el diálogo son métodos que pueden solventar, incluso, problemas antiguos, como la disputa nuclear iraní, sin necesidad de generar ningún conflicto o guerra.

En el siguiente artículo analizamos los diferentes aspectos de este anuncio y las consecuencias que van a tener a nivel internacional.

¿Cómo inició la disputa nuclear iraní?

Todo empezó en agosto de 2002, cuando la banda terrorista Muyahidín Jalq, que se opone a la República Islámica de Irán, se valió de imágenes y documentos falsos en un esfuerzo por activar la maquinaria para hacer estallar una guerra contra el país, al decir que Teherán pretendía la fabricación de una bomba atómica.

Si bien su objetivo no se materializó, comenzó un conflicto diplomático entre Irán y Occidente, encabezado por Estados Unidos. Desde 2006, el Consejo de Seguridad aprobó duras restricciones contra Irán, que iban ampliándose con el paso de los años. En estas circunstancias, el país, bajo las riendas del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad, llevó adelante varias rondas de negociaciones con los occidentales, aunque sin registrar ningún avance significativo. Por lo tanto, en 2012, la Unión Europea se subió al tren de las sanciones antiraníes e impuso un férreo embargo.

En 2013, llegó al poder Hasan Rohani, un presidente que apostó por la moderación y la interacción constructiva con el mundo; se retomaban así los diálogos nucleares. Durante este año, las partes dieron pasos significativos, en aras de suscribir un acuerdo definitivo. En este contexto, la República Islámica de Irán hizo todo lo posible para demostrar su buena fe y su firme voluntad; detuvo el progreso de su programa nuclear e, incluso, retrocedió en algunas áreas para fomentar la confianza.

Independientemente de ello, con su actitud, Teherán desmintió todo tipo de declaraciones de que su gobierno no abogaba por el diálogo, y demostró que la presión se puede sustituir por la diplomacia. La prueba más fehaciente son sus actividades nucleares, es decir cuando el país estaba bajo las presiones de Occidente y se le exigía el cese del programa nuclear, Irán consiguió desarrollar su tecnología, multiplicó el número de centrifugadoras de 194 a 19 mil y aumentó el nivel de enriquecimiento de uranio al 20 %. Sin embargo, cuando la contraparte empezó a reconocer el derecho nuclear iraní, las circunstancias cambiaron y Teherán, para mostrar su buena fe, redujo el nivel de enriquecimiento y sus centrifugadoras.

De esta forma, se allanó el terreno para un acuerdo definitivo al respecto, algo que todavía requiere del visto bueno del Parlamento iraní y del Congreso de Estados Unidos.

Un acuerdo que resulte favorable para todos

En cierto sentido, los EE.UU. y sus aliados occidentales se aseguran de que Irán no adquiera armamento atómico, algo que Teherán venía rechazando y, posteriormente, se dio cuenta que todas estas acusaciones formaban parte de un guion, para ejercer presión contra Teherán. La prueba es la revelación del caso de falsificación de documentos por parte de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU., CIA, de que Teherán busca armas atómicas en su programa nuclear. Los documentos de la CIAfueron enviados a un tribunal en Alexandria, Virginia, el 14 de enero, para el juicio de Jeffrey Sterling, acusado de filtrar información secreta sobre las operaciones de la Agencia.

Sterling trabajó en un proyecto cuyo objetivo era "engañar a científicos iraníes, suministrando a la misión del país en Viena diseños modificados de componentes de armas nucleares, con el fin de guiar las supuestas investigaciones hacia callejones sin salida y hacer que el país perdiera tiempo y dinero", según un cable de mayo de 1997 enviado al tribunal.

Además se abrió un nuevo capítulo entre Irán y Occidente en la escena internacional. Como sabemos, el país persa es un actor importante en las ecuaciones regionales y mantiene ciertos lazos con los países de la región, de esa forma y ante la creciente amenaza de los grupos terroristas, ambos pueden colaborar para restablecer la seguridad y eliminar a los terroristas.

Sin embargo, parece que los logros de Irán serían más importantes y relevantes. Antes, Occidente no lo reconocía como un país nuclear y pretendía destruir toda su infraestructura nuclear, pero ahora y, en base al acuerdo, no solo reconocen su derecho al enriquecimiento de uranio, sino que seguirá con sus actividades, las desarrollará e, incluso, otros países le ayudarán a poner en marcha sus plantas.

Además, se levantan todas las sanciones impuestas las acusaciones relacionadas con su programa nuclear, incluso las armamentísticas. Asimismo, Irán tendrá una mayor interacción con la comunidad internacional.
Efectos del acuerdo Irán-G5+1 a nivel internacional

El primer impacto que ha tenido este acuerdo es que, por primera vez, se elimina la aplicación del capítulo 7 de la Carta de la ONU contra un país sin guerra y mediante el diálogo; hecho que se convierte desde hoy en un modelo para la solución de conflictos internacionales.

Además se pone de relieve que tanto EE.UU., la superpotencia que gestiona el mundo, como otros países ya han aprendido que la era de la presión y las amenazas han llegado a su fin. Tal como reconoció el mandatario estadounidense, Barack Obama: "el 'acuerdo' con Irán tiene el respaldo de la comunidad internacional, y ha recordado que esta no habría apoyado a EE.UU., si hubiera optado por otra alternativa".

Ante esta situación hay que esperar el aumento de las actividades de Israel para boicotear este acuerdo e impedir su aprobación por el Congreso de EEUU. Por lo que el premier israelí, Benyamin Netanyahu, dijo: "Se puede afirmar que este acuerdo es un error de dimensiones históricas".

Por esta razón, no resulta raro que incremente sus lazos con Arabia Saudí, el que considera como un rival ideológico de Irán y que se ve perjudicado también por el acuerdo, considerado como un paso hacia una mayor interacción de Irán con el mundo y el establecimiento de un mayor poderío en las ecuaciones regionales.

Por Rasoul Goudarzi

el-chapo 3
Tras la fuga el pasado sábado de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el mapa del narcotráfico en México volverá a cambiar.


Si no es recapturado en el corto plazo, es previsible el inicio de un reacomodo de los carteles de la droga que operan en México, coinciden analistas consultados por BBC Mundo.

El Chapo también puede encabezar una lucha interna para recuperar el poder dentro del Cartel de Sinaloa, que fundó con otros capos en la década de los 90.

Algunos ven un enfrentamiento con organizaciones que fueron aliadas, como el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Actualmente el gobierno mexicano considera a este grupo como el más violento del país.

Y otros aseguran que de nuevo con el liderazgo de "El Chapo", su organización mantendrá su ruta de crecimiento y consolidación en el continente.

En todo caso, el proceso pasará por un nuevo período de violencia en algunas regiones del país.

La pregunta, coinciden los especialistas, es hasta dónde puede escalar el conflicto

Otros tiempos
 
El Chapo Guzmán estuvo sólo 17 meses en prisión.

Javier Oliva Posada, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dice que el escenario es distinto al de 2001, cuando ocurrió la primera fuga de Guzmán Loera.

Esa vez, "El Chapo" inició una cruenta guerra contra carteles rivales.

Su grupo, el Cartel de Sinaloa, combatió a las organizaciones que controlaban las rutas de tráfico de drogas en la frontera con Estados Unidos.

Las batallas duraron casi una década y causaron la muerte a miles de personas.

Al final, Guzmán resultó victorioso, pues se apoderó de algunas de las principales rutas de tráfico de drogas en la frontera con Estados Unidos.

¿Puede repetirse la historia?

"En menor medida habrá violencia pero no como algo extendido", le dice Oliva Posada a BBC Mundo.

"Se puede reducir a dos o tres grupos que hubieran traicionado a Joaquín Guzmán, como lo que queda del grupo de los hermanos Beltrán Leyva. Pero algo generalizado no lo veo".

Rivales

Una de las razones por las que no puede repetirse la guerra de la década pasada es que algunos de quienes fueron los principales enemigos de "El Chapo" están prácticamente desarticulados.

Es el caso de los carteles de Tijuana y Juárez, reducidos a un pequeño territorio en las ciudades que les dieron nombre.

el-chapo 2
Una situación parecida viven los grupos del Golfo, Zetas, los Caballeros Templarios y la organización de los hermanos Beltrán Leyva.
 
Así, en el escenario actual prácticamente el único que puede provocar una nueva guerra es el CJNG.

El grupo ya se había quedado con parte del territorio que controlaba la organización de Sinaloa, sobre todo en estados del occidente del país como Jalisco, Nayarit y Colima.

Pero su poder se consolidó desde 2014, cuando Guzmán Loera fue encarcelado.

Nueva Generación se dedica sobre todo a la producción y tráfico de drogas sintéticas, un mercado que solían dominar los sinaloenses.

Reacomodo

Hasta ahora, lo único claro es que el mapa del narcotráfico en el país se moverá con la fuga de El Chapo, le dice a BBC Mundo Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe)

"El Cartel de Sinaloa había perdido cierto protagonismo después de la captura de Joaquín Guzmán y el que lo había asumido era Nueva Generación que durante este año fue el foco del combate del gobierno federal", explica.

"Esto necesariamente traerá un reacomodo de fuerzas dentro de las fuerzas delictivas".

el-chapo 1
En esto coincide Raúl Benítez Manaut, presidente del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE).

"El Chapo", le dice Benítez a medios locales, volverá a tejer sus redes de poder dentro del Cartel de Sinaloa.

La idea sería detener la lucha intestina que vive la organización desde 2014, cuando fue encarcelado.

"Entre sus hombres había comenzado la lucha entre ellos y el cártel se estaba debilitando", explica el especialista.

"El liderazgo de Ismael 'El Mayo' Zambada, principal heredero tras la captura de 'El Chapo', parecía que no tenía la misma fuerza".

Ganador

Así, el principal ganador con la fuga de Guzmán es el Cartel de Sinaloa, añade Oliva Posada.

"Ha demostrado una enorme estabilidad y capacidad de operación sin igual y de corrupción", dice.

Con la fuga "gana prestigio y que persista su estabilidad de liderazgo... logra esta ventaja sin duda".

Pero más allá de la consolidación del grupo delictivo, una de las consecuencias de la nueva libertad de "El Chapo" es que el presidente Enrique Peña Nieto debe revisar su sistema penitenciario y de justicia, dice Oliva.

Y en esta revisión "indudablemente el presidente tiene que hacer una revisión a fondo de su equipo y estrategia".

Por bbc.com

chapo-1 1La segunda huida de Joaquín El Chapo Guzmán Loera de una cárcel de máxima seguridad, ocurrida la noche del sábado pasado en el reclusorio de El Altiplano –la primera tuvo lugar en el penal de Puente Grande, Jalisco, en enero de 2001– obliga a poner en tela de juicio todo el discurso y las acciones oficiales en materia de seguridad, combate a la delincuencia organizada y lucha contra la corrupción. No es fácil entender, en efecto, cómo pudo escapar de la prisión más vigilada del país el hombre a quien los gobiernos de México y Estados Unidos describieron como un delincuente sumamente peligroso, o el más peligroso, y por cuya localización llegaron a ofrecer, respectivamente, 30 millones de pesos y siete millones de dólares.

De entrada, las explicaciones dadas por el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, dejan entrever una completa pérdida de control en el penal de El Altiplano y sus alrededores por parte del gobierno. No puede comprenderse de otra manera que la organización que concibió, planeó y ejecutó la fuga de El Chapo y las obras necesarias para ello haya logrado su cometido por medio de un trabajo de ingeniería que no puede calificarse sino de monumental, y que necesariamente requirió de una vasta operación de inteligencia, de infiltración en la estructura administrativa de la cárcel, de supresión de los mecanismos de vigilancia sobre ella que habrían debido realizar instancias superiores del poder público, y de meticulosa coordinación en el momento de la fuga.

El episodio, pues, no sólo permite a la sociedad hacerse una idea del poderío y la capacidad de la delincuencia organizada, sino también de la suprema indolencia y la gravísima descomposición que imperan en las instancias gubernamentales.

En términos penales y políticos, el escape de Guzmán Loera constituye un golpe demoledor a la credibilidad de por sí mermada de las instituciones y de sus más altos mandos. No está de más recordar que la administración federal anterior no sólo quedó marcada por su sangrienta estrategia de seguridad nacional, sino también por su incapacidad para recapturar al Chapo, incapacidad que alimentó las sospechas de la existencia de un pacto entre el jefe del cártel de Sinaloa y el calderonato.

Tales sospechas se fortalecieron cuando el actual gobierno, a poco más de un año de su arranque, logró en Culiacán la ansiada captura y la presentó como un triunfo mayúsculo en el combate a las organizaciones delictivas.

Hoy, esa ostentación se le revierte de manera inevitable a la administración peñista, cuyo titular llegó a decir en una entrevista televisiva que una segunda fuga de quien es considerado el máximo capo del narcotráfico sería "imperdonable" y dio todas las seguridades de que el Estado cumpliría con su obligación de mantenerlo en la cárcel.

Hoy no sólo resulta inevitable poner entre comillas la condición de "máxima seguridad" de las cárceles nacionales que así se ostentan, sino también conceder que han ganado elementos de verosimilitud las percepciones sociales de que las estrategias contra la corrupción, la inseguridad y la delincuencia son meros ejercicios de simulación.

El mensaje a medios ofrecido ayer por Rubido evoca la conferencia en la que Jorge Tello Peón (quien se desempeñaba como subsecretario de Seguridad Pública) anunció en 2001 la primera fuga, en tanto que la treintena de detenidos de esta ocasión se parece mucho a la manera en la que el gobierno de Vicente Fox circunscribió la responsabilidad a medio centenar de empleados y funcionarios de bajo nivel.

Hoy resultaría inaceptable negar, como se hizo entonces, responsabilidades políticas mayores entre quienes tienen en sus manos la tarea de organizar, supervisar y controlar el funcionamiento de los penales en el territorio nacional.

Cabe preguntarse, finalmente, si es razonable y pertinente que el presidente Enrique Peña Nieto haya anunciado que no interrumpirá su viaje a Francia, porque tal decisión ahondará la precariedad de su imagen pública. A fin de cuentas, él es el responsable máximo de la seguridad en el país y, de acuerdo con el discurso oficial, el reo fugado la noche del sábado representa la mayor amenaza a esa seguridad.

Por www.jornada.unam.


Página 8 de 24

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: