chapo-1 1La segunda huida de Joaquín El Chapo Guzmán Loera de una cárcel de máxima seguridad, ocurrida la noche del sábado pasado en el reclusorio de El Altiplano –la primera tuvo lugar en el penal de Puente Grande, Jalisco, en enero de 2001– obliga a poner en tela de juicio todo el discurso y las acciones oficiales en materia de seguridad, combate a la delincuencia organizada y lucha contra la corrupción. No es fácil entender, en efecto, cómo pudo escapar de la prisión más vigilada del país el hombre a quien los gobiernos de México y Estados Unidos describieron como un delincuente sumamente peligroso, o el más peligroso, y por cuya localización llegaron a ofrecer, respectivamente, 30 millones de pesos y siete millones de dólares.

De entrada, las explicaciones dadas por el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, dejan entrever una completa pérdida de control en el penal de El Altiplano y sus alrededores por parte del gobierno. No puede comprenderse de otra manera que la organización que concibió, planeó y ejecutó la fuga de El Chapo y las obras necesarias para ello haya logrado su cometido por medio de un trabajo de ingeniería que no puede calificarse sino de monumental, y que necesariamente requirió de una vasta operación de inteligencia, de infiltración en la estructura administrativa de la cárcel, de supresión de los mecanismos de vigilancia sobre ella que habrían debido realizar instancias superiores del poder público, y de meticulosa coordinación en el momento de la fuga.

El episodio, pues, no sólo permite a la sociedad hacerse una idea del poderío y la capacidad de la delincuencia organizada, sino también de la suprema indolencia y la gravísima descomposición que imperan en las instancias gubernamentales.

En términos penales y políticos, el escape de Guzmán Loera constituye un golpe demoledor a la credibilidad de por sí mermada de las instituciones y de sus más altos mandos. No está de más recordar que la administración federal anterior no sólo quedó marcada por su sangrienta estrategia de seguridad nacional, sino también por su incapacidad para recapturar al Chapo, incapacidad que alimentó las sospechas de la existencia de un pacto entre el jefe del cártel de Sinaloa y el calderonato.

Tales sospechas se fortalecieron cuando el actual gobierno, a poco más de un año de su arranque, logró en Culiacán la ansiada captura y la presentó como un triunfo mayúsculo en el combate a las organizaciones delictivas.

Hoy, esa ostentación se le revierte de manera inevitable a la administración peñista, cuyo titular llegó a decir en una entrevista televisiva que una segunda fuga de quien es considerado el máximo capo del narcotráfico sería "imperdonable" y dio todas las seguridades de que el Estado cumpliría con su obligación de mantenerlo en la cárcel.

Hoy no sólo resulta inevitable poner entre comillas la condición de "máxima seguridad" de las cárceles nacionales que así se ostentan, sino también conceder que han ganado elementos de verosimilitud las percepciones sociales de que las estrategias contra la corrupción, la inseguridad y la delincuencia son meros ejercicios de simulación.

El mensaje a medios ofrecido ayer por Rubido evoca la conferencia en la que Jorge Tello Peón (quien se desempeñaba como subsecretario de Seguridad Pública) anunció en 2001 la primera fuga, en tanto que la treintena de detenidos de esta ocasión se parece mucho a la manera en la que el gobierno de Vicente Fox circunscribió la responsabilidad a medio centenar de empleados y funcionarios de bajo nivel.

Hoy resultaría inaceptable negar, como se hizo entonces, responsabilidades políticas mayores entre quienes tienen en sus manos la tarea de organizar, supervisar y controlar el funcionamiento de los penales en el territorio nacional.

Cabe preguntarse, finalmente, si es razonable y pertinente que el presidente Enrique Peña Nieto haya anunciado que no interrumpirá su viaje a Francia, porque tal decisión ahondará la precariedad de su imagen pública. A fin de cuentas, él es el responsable máximo de la seguridad en el país y, de acuerdo con el discurso oficial, el reo fugado la noche del sábado representa la mayor amenaza a esa seguridad.

Por www.jornada.unam.


Una reciente encuesta realizada entre los lectores de la revista americana 'Travel + Leisure' otorga a las Galápagos (Ecuador) el título de islas más hermosas e interesantes del planeta para los turistas.

isla-galapago
Las ecuatorianas islas Galápagos son las más bellas del mundo según los lectores de la citada publicación estadounidense, informa 'The Daily Mail'. Además del archipiélago latinoamericano en la lista con las diez islas más atractivas del planeta figuran Bali (segundo lugar) y la república de las Maldivas (tercer lugar). Los lectores de la publicación estadounidense de viajes manifiestan también su predilección por la isla australiana de Tasmania (cuarto lugar) y la griega Santorini (quinto lugar). Murea (Polinesia Francesa) ocupa la sexta posición, mientras que las islas de Hawai Maui y Kauai se sitúan en el séptimo y el octavo lugar respectivamente. La Gran barrera de Coral (Australia) ocupa la novena posición y cierra de privilegiadas la lista Malta.

Los lectores de 'Travel + Leisure' han premiado la belleza de un archipiélago que atesora una flora y fauna ricas y raras, incluida una especie de tortugas de agua de la que procede su nombre. En el siglo XIX el científico Charles Darwin se sintió fascinado por el lugar y lo eligió para desarrollar unas investigaciones que darían lugar a su teoría evolutiva sobre el origen humano. Hoy es un auténtico paraíso para los buceadores.

Por rt.com


El Espectador comparó los procesos de restitución de tierras de Colombia, Kenya, Nepal, Sudáfrica y Bosnia.

captura 0
La Ley de Víctimas y Restitución de Tierras cumplió cuatro años de vigencia en Colombia. Sin duda, fue esta norma la que sentó las bases del proceso de paz con las Farc al reconocer la existencia del conflicto interno armado y ayudar a entender las dimensiones de los efectos de la guerra. Se estimó, en su momento, que producto de la confrontación armada había 5 millones de víctimas y un despojo de tierras que oscilaba entre 6 y 7 millones de hectáreas. En este contexto, el presidente Juan Manuel Santos sostuvo que Colombia era el primer país del mundo en adelantar un proceso de restitución de tierras y atención de víctimas en medio de la guerra.

Hoy, cuando han pasado cuatro años, el proceso ha entrado en una etapa de evaluación y algunos creen que hay aspectos que deben replantearse. Por eso la Unidad de Restitución de Tierras organizó un foro internacional en la materia e invitó a representantes de siete países que han desarrollado políticas orientadas a resolver el tema de tierras en contextos de violencia. El Espectador comparó los procesos de restitución, teniendo en cuenta las diferencias por problemáticas asociadas con la tenencia de la tierra en cada país.

Colombia
Situación política: conflicto armado interno de más de medio siglo.
Población: 48 millones de habitantes.
Desplazados: 6'044.200.
Territorio: 114'174.800 hectáreas.
Estimado de despojo: oscila entre 5 y 7 millones de hectáreas (equivalente a dos veces Costa Rica).
Ley: promulgada en 2011.
Vigencia: 5 años.
Período que abarca: desde 1991.
Procedimiento: vía judicial y administrativa.
Carga de la prueba: ocupantes actuales.
Ofrecimiento: retorno o compensación.
Evaluación: 78 mil solicitudes de restitución y cerca de 100 mil hectáreas restituidas.

Bosnia
Situación política: se firmó el acuerdo de paz en 1995.
Población: 3,8 millones de habitantes (2013).
Territorio: 4,1 millones de hectáreas.
Población desplazada: 2,3 millones de desplazados.
Ofrecimiento: restitución o compensación. No
se creó fondo de compensación, por lo que se tuvieron que entregar apartamentos a quienes no querían retornar a sus tierras.
Ley: 1995.
Vigencia: 6 años.
Procedimiento: administrativo.
Carga de la prueba: ocupantes.
Evaluación:
de las 213 mil reclamaciones, 190 mil fueron resueltas.

Sudáfrica
Situación política: acuerdo de paz desde 1994.
Población: 52,9 millones de habitantes (2013).
Territorio: 122 millones de hectáreas.
Población desplazada: oscila entre 3,5 millones y 7,5 millones de habitantes.
Distribución de la tierra: 80% de la población es campesina sin tierra.
Ley: 1994.
Vigencia: 4 años.
Procedimiento: administrativo y judicial; mixto.
Carga de la prueba: víctima. Parte de la buena fe.
Evaluación: se recibieron 80 mil reclamaciones. 3,2 millones de hectáreas restituidas y 4,5 distribuidas.

Kenia
No hubo exactamente despojo sino negación del acceso a la tierra, ya que tierras colectivas fueron entregadas a particulares por la colonia británica.
Situación política: acuerdo de paz en 2008.
Población: 44 millones.
Territorio: 44 millones de hectáreas.
Distribución de la propiedad: 20% de la tierra es de potencial alto y medio, y el 80% la tienen particulares.
Ley: Proyecto de ley, pero en 2012 se creó la Comisión de Tierras.
Vigencia: 5 años desde 2012.
Procedimiento: vía administrativa.
Carga de la prueba: Ocupante.
Evaluación: no hay un estimado de hectáreas a restituir. Fijaron como factores de desigualdad la distribución de tierras precolonial y la colonial.

Nepal
Situación política: acuerdo de paz, 2006.
Población: 28 millones.
Territorio: 44,6 millones de hectáreas.
Distribución de la tierra: 25% de personas son campesinos sin tierra. 30 millones de hectáreas agrarias en manos de 10 millones de propietarios.
Ley: reforma agraria científica, producto del acuerdo de paz. Más de 63 leyes sobre el tema, muchas contradictorias. Comisión debía hacer recomendaciones.
Vigencia: 1 año.
Procedimiento: administrativo.
Carga de la prueba: gobierno.

Por elespectador.com


El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se ha dirigido a la nación con un llamamiento a favor del 'no' en el referéndum del domingo contra los "chantajes" y los "ultimátum". Tsipras exigió al FMI una rebaja del 30% y un periodo de gracia de 20 años como la única manera de hacer que la deuda griega sea sostenible.

Ha llegado la hora de "la responsabilidad y la democracia", ha dicho el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en un mensaje a la nación difundido por la televisión nacional. Tsipras pidió el voto en contra de las propuestas de los acreedores sobre el rescate en el referéndum que se celebrará dentro de dos días.

"Silenciaremos las conversaciones alarmistas y catastrofistas sin fundamento sobre catástrofes", proclamó el primer minsitro, que abogó por votar 'no' a "los chantajes y a los ultimátum". "Decidan con calma su futuro", dijo.

"Lo que está en juego es si aceptamos o no una solución que terminará en un callejón sin salida bajo chantaje", insistió. Según él, en el referéndum no está en juego la pertenencia de Grecia a la zona euro, sino la búsqueda de un poder adicional para negociar un acuerdo sobre la deuda griega.

"La única manera de hacer que la deuda griega sea sostenible, sería con un 30% de descuento y un periodo de gracia de 20 años", resaltó Tsipras, dirigiéndose al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por rt.com


asecino-de-Tunez 1
Imaginen una pantalla dividida en dos partes. En una de ellas aparece un chico moderno, de 23 años, con una gorra de medio lado y los pantalones caídos. Divertido, baila Break Dance de una forma un tanto estrafalaria. En la otra parte de la pantalla, ese mismo chico, fúsil Kalashnikov en mano, está matando a tiros a 38 personas en una playa de Túnez.

Ése es un resumen corto de la vida de Seifeddine Rezgui, el amoroso joven que describen sus familiares y amigos, y el terrible Abu Yahya Al Qayrawani que Estado Islámico reivindicó como autor del atentado del pasado 26 de junio. Son la misma persona, aunque sus dos realidades parezcan irreconciliables.

Comencemos a hablar de Seifedine Rezgui.
El joven Seifedine tuvo su cuna en Gafour, un pequeño pueblo rodeado de polvo y nada en el corazón de Túnez.

A las puertas de la que fue su casa, su abuelo Mohammed Ben Schaier se apoya en una pared blanca, con la pintura descascarillada, y le confiesa a la BBC que no alcanza a comprender cómo "un chico amable, que nunca se mostraba grosero ni desagradable" acabó protagonizando esa matanza.

"No sabíamos nada"

"Ni su madre, ni su padre ni yo sabíamos nada de esta historia", sostiene con la mirada un tanto perdida.

Y de repente se le viene a la cabeza cómo le hablaba su nieto. "Padre, padre, me decía. Nunca me llamaba abuelo".

El niño que enamoraba a este anciano creció y se convirtió en un joven extrovertido y responsable, según relatan sus amigos a la BBC.

asecino-de-Tunez 2
Rezgui bailaba Break Dance, una actividad que le encantaba, según sus amigos.

Estudiaba ingeniería y le iba bien. Y en su tiempo libre no era muy distinto de cualquier muchacho de su edad. "Era divertido y le encantaba bailar break dance", relatan sus amigos.

"Era buena persona, muy buena", dice uno. "No puedo creer lo que hizo", asegura clavando la mirada en el suelo. "Estoy realmente triste".

Hasta aquí parece llegar la historia del chico bailarín que nos imaginábamos a un lado de la pantalla.

Como paso previo a la reciente matanza, hay que pasar primero por la Universidad de Kairouan, en el centro del país, donde se marchó a estudiar.

Allí vivía junto a otros estudiantes en un piso compartido. Y comenzó a frecuentar una mezquita salafista cercana, donde pudo comenzar a radicalizarse.

Aunque los miembros de la mezquita no quisieron hablar con la BBC, los vecinos aseguran que no vestía ni se comportaba como un islamista radical.

Por fuera al menos, parecía seguir siendo el amable Seifedine Rezgui.

Pero el 26 de junio quedaría claro que se había convertido en Abu Yahya Al Qayrawani, el sobrenombre de yihadista que le puso Estado Islámico.

Convertido en Abu Yahya Al Qayrawani

Esa mañana llegó a la tunecina playa de Susa vestido con bañador y camiseta de manga corta, como un turista más. Pero bajo su sombrilla no escondía los trastos típicos de un día de baño: tenía un fusil de asalto.

Lo agarró y abrió fuego contra los bañistas. No quedaba nada de Rezgui, era ya "hermano, soldado del califato", como dijo Estado Islámico en un comunicado donde lo mostraba sonriente y rodeado de fusiles.

Y embutido en la personalidad de Al Qayrawani murió, abatido por las fuerzas de seguridad.

Todo el mundo se pregunta ahora: ¿cómo pudo convertirse en ese hombre que ha horrorizado al mundo.

"Le lavaron el cerebro, le han lavado el cerebro", no para de repetir su padre, Hakim Rezgui, en una entrevista.

"Iba a obtener su título universitario, era un joven cultivado", dice.

"Estoy conmocionado.... Ha olvidado a sus padres".

Había cambiado esa familia por sus "hermanos" del Estado Islámico.

Por bbc.com

Página 9 de 25

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: