mujeres en cargos publicos
La vinculación de mujeres a cargos públicos del máximo nivel decisorio (ministros y viceministros) y niveles directivos (cargos de libre nombramiento y remoción como directores técnicos y jefes de área) superó el 30 % que exige la Ley 581 de 2000, o ley de cuotas, que reglamenta la efectiva participación femenina en las ramas y órganos del poder público.

En los niveles de mayor jerarquía el porcentaje de participación durante 2016 fue del 38 %, mientras que en casos de directores técnicos y jefes de área alcanzó el 41 %.

Estos datos se desprenden de un informe presentado por el Departamento Administrativo de la Función Pública (DAFP) a la Procuraduría General y al Congreso.

En la Rama Ejecutiva los sectores administrativos con mayor representatividad de mujeres fueron Deporte (100 %) y Ciencia y Tecnología (67 %). En el sector tecnologías de la información y las comunicaciones presentó mayor incidencia femenina en sus cargos con un 69 %.

En esta rama del poder público se presentaron 543 cargos del máximo nivel, de los cuales 201 están ocupados por mujeres, lo que equivale a un 37 %. En el nivel directivo, de 1.770 cargos 737 están ocupados por mujeres lo que equivale un 42 %.

En la Rama Judicial presenta un 33 % y un 35% participación respectivamente, mientras los órganos de control y de vigilancia dan cumplimiento a la norma con un 46 % de participación en los rimeros y del 45 % en los segundos. De otro lado, las gobernaciones cumplen en un 37 % y 43 % y en las alcaldías de ciudades capitales en 39 % y 50 %.

“Producto de una lucha”
Para Fabiola Calvo Campo, doctora en Ciencias Políticas y Sociología y experta en género, el informe del DAFP representa un avance producto del movimiento feminista y de las exigencias a nivel internacional ante organismos multilaterales, pero que es menos del 50 %. Agregó que las cifras dicen mucho, pero no lo suficiente para la igualdad.

“No hace mucho que irrumpimos en la escena pública. No se trata de quítate tú que llegué yo, sino de que tengamos las mismas posibilidades. Por ejemplo, no estamos en cargos de la política dura: no tenemos una ministra de Hacienda, o de Justicia o del Interior, y solo hemos tenido una de Defensa en la historia. Tampoco hemos tenido una presidenta”, concluyó Calvo..

Tomado de elcolombiano.com


Por Edgar Papamija

EDGAR PAPAMIJACuando se firmó el nuevo Acuerdo de Paz, que sin lugar a dudas tiene temas novedosos en materia de justicia y de reparación de víctimas, pensaba en la baraúnda que armó el Centro Democrático y su inefable director, por su deseo, no satisfecho, de impedir la participación en política de las Farc. Sin el ánimo pendenciero de los nihilistas del Plebiscito, podemos afirmar, so pena de ser excomulgados, que no hay ninguna razón de orden lógico para que una guerrilla sublevada contra el establecimiento, deponga las armas, acepte el orden contra el cual se reveló, capitule sin haber sido derrotada militarmente y se le imponga la imposibilidad de obtener en el campo político lo que no pudo obtener en el campo de batalla.

Las Farc llegan al peor escenario político. El clientelismo de viejo cuño migró a la compraventa pura y dura que, como si fuera poco, se suma a la nueva tendencia de erradicar totalmente la verdad y la razón en el proceso de construcción democrática.

Desde 1992, algunos escritores norteamericanos habían venido hablando de la nueva política de la posverdad, hasta cuando The Economist, el semanario londinense, patentó este neologismo para definir esa nueva tendencia que elimina el argumento racional y el análisis, armas legítimas de la persuasión y del convencimiento, dirigidas a la razón o al sentimiento para obtener el respaldo del público y generar procesos de opinión, afincados en el diálogo y en la interlocución. Lo novedoso es el monólogo que no raciocina; pontifica, exacerba, incita al odio, a la revancha, a la exclusión, buscando siempre los responsables del desastre en sectores débiles o debilitados por su sobreexposición al poder y a los medios.

Los nuevos profetas de la posverdad no buscan generar opinión ni propuestas de superación general; el objetivo es crear una tribu con mentalidad endógena de defensa frente a las amenazas externas, infundiendo misticismo alucinante alrededor de la religión, el nacionalismo y el racismo.

En Colombia es claro que esa tendencia llegó para permanecer y encontró el terreno abonado para aglutinar una tribu que no necesita razones sino afirmaciones ciertas o falsas, pero impactantes, para defenderse, blindarse, y castigar de paso a los impíos, culpables de nuestras frustraciones y fracasos económicos y sociales.

El proceso político nuestro, tiene además otros componentes. Aquí nos hemos venido diciendo mentiras sobre el régimen electoral colombiano. Todos sabemos que este sistema se corrompió cuando los partidos eliminaron el amojonamiento ideológico y sucumbieron al clientelismo; pero no a cualquier tipo de clientelismo, sino al peor: al que permite la compra del elector y el imperio de los negocios por encima de las ideas; la política de la posventa. No es un secreto, y las denuncias son del propio Consejo Nacional Electoral y de la Misión de Observación Electoral, MOE, sobre las millonarias sumas que se gastan para obtener una curul en el Congreso. Dos mil o tres mil millones cuesta una elección que, en algunos departamentos, puede sobrepasar los diez mil millones de pesos. Igualmente, no hay una gobernación, por pobre que sea el departamento, que no cueste menos de tres mil millones de pesos.

Las preguntas y las respuestas son obvias: no hay la más mínima posibilidad de que, mientras se mantenga ese sistema de elección, pueda sanearse la administración pública y pueda erradicarse la corrupción.

La economía y la política no pueden quedar en la encrucijada perversa de la posverdad o la posventa; tenemos la obligación de abrir el debate para buscar los caminos que nos permitan construir democracia, a la luz de lo firmado en el Colón y en el camino del desarrollo e implementación de los acuerdos, rodeando de garantías al ciudadano del común y a los nuevos actores políticos: Farc y el ELN.

El país nacional no puede afrontar la amenaza de los nuevos populismos de derecha o de izquierda, con un sistema electoral francamente descompuesto.





images cms image 000053672
03-11-2016. Tras cinco horas de conversaciones, ambas partes reconocieron que el Enfoque de Género “profundiza la democracia porque permite explicar las injusticias y exclusiones históricas que viven las mujeres” además del efecto diferencial del conflicto armado en la vida de campesinas, indígenas, afrodescendientes, mujeres en situación de discapacidad y la población LGBTI”.

María Alejandra Cárdenas, Directora Legal para América Latina de Women's Link Worldwide, una de las organizaciones presentes en la reunión, dijo que “el Acuerdo supone un importante paso al reconocer que los crímenes contra las mujeres son graves y no pueden quedar en la impunidad y al afirmar que no se pueden rebajar los derechos ya reconocidos en el Acuerdo de Paz”.

Por parte de la comunidad LGBTI, la Representante a la Cámara Angélica Lozano indicó que “la naturaleza de los derechos civiles, políticos y de familia de los homosexuales de Colombia no están en negociación en ninguna parte y que no deben ser ni recortados ni mencionados en los Acuerdos”.

De esta manera, los temas que no están directamente relacionados con el origen y desarrollo del conflicto armado tales como la definición de familia, matrimonio y adopción por parte de parejas del mismo sexo, no deberán ser abarcados por el acuerdo al que lleguen Gobierno y Farc. Así, se liberan ciertas tensiones frente a la llamada “ideología de género”, motivo por el cual un alto porcentaje de la sociedad no aceptó lo consignado en La Habana.

La delegación de paz de las Farc concluyó que los ajustes al acuerdo no pueden llevar a un retroceso en esta materia.

Tomado de confidencialcolombia.com





Isla gorgona ballenas jorobadas

La construcción de una estación de Guardacostas en la isla Gorgona, que es un Parque Nacional Natural, proyecto que cuenta con licencia ambiental otorgada por la Anla al Ministerio de Defensa desde diciembre del año pasado, tiene a los ambientalistas preocupados. ¿La razón? Los académicos han dicho que temen que el arrecife de coral se vea impactado y que las ballenas no vuelvan a Gorgona para reproducirse.

Para aclarar las dudas, el Ministerio de Ambiente se reunirá con los académicos y con los institutos la próxima semana. Y Parques Nacionales ha dicho que el proyecto se ejecutará con todos los estándares ambientales.

Pero, entonces, ¿qué obras se realizarán en Gorgona? Según la resolución 1730 de la Anla, son nueve obras las que se harán en el área protegida: estación de guardacostas, bloque operativo, cocina, bloque de alojamientos de oficiales y suboficiales, bloque de alojamiento de infantes de Marina, infraestructura complementaria, muelle marítimo, infraestructura de soporte para el radar y senderos.

Estas son las obras
En las intervenciones se destaca la estación de guardacostas, que contemplada la presencia permanente de 28 personas: 4 oficiales, 8 suboficiales y 16 infantes de Marina. “El proyecto arquitectónico considera edificaciones de uno y dos pisos. Se compone de un edificio comando, centro de acopio de residuos sólidos, comedor y cocina, alojamientos oficiales, suboficiales e infantes de marina, lavandería, planta generadora de energía, tanque de almacenamiento de agua, humedal artificial y almacenamiento de combustible”.

También se construirá un muelle. Según la resolución estará conformado por una plataforma aproximada de 163 metros de largo por dos metros de ancho en la pasarela y tres metros en el área de atraque en concreto sobre pilotes metálicos hincados, con un calado máximo de dos metros en condiciones de marea baja. De acuerdo con lo aprobado, el muelle estará diseñado para el atraque de embarcaciones de hasta de 200 toneladas de desplazamiento y botes o lanchas de guardacostas.

Entretanto, la torre para el radar tendrá una estructura de 55 metros de altura. Se utilizará, entre otras cosas, para recepción de llamados de emergencia y como una estación meteorológica. Frente a la recuperación de los senderos, se advierte que “se adecuarán los existentes, mediante la construcción y el mantenimiento de las graderías que se requieran en las áreas con desniveles o curvas topográficas con materiales que no afecten medio ambiente y su entorno”.

¿Qué dicen las autoridades?
Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente, le dijo a EL COLOMBIANO que para la próxima semana está citando a todas las partes que tienen que ver con este proyecto para evaluar cuáles son las preocupaciones de los académicos y mirar cuáles serían las posibles soluciones.

“Esta licencia se otorgó por consideraciones de seguridad nacional dado que allá se presentó un ataque de las Farc y realmente no se tenía una infraestructura para proteger esa zona. Hay todo un tema relacionado con la soberanía y con el control que se están considerando. Este proyecto tiene todo el sentido, inclusive, para proteger los activos ambientales del parque”, dijo.

Indicó que según las consideraciones de la Anla, esa infraestructura que se va a construir genera unos impactos, pero son mitigables. “La invitación que hago es que nos sentemos todos los involucrados y revisemos el proyecto y donde haya que hacer ajustes, pues se hacen ajustes. Estamos abiertos para que esta intervención se haga de la mejor manera, para que los impactos sean los mínimos y podamos responder a las expectativas de los diferentes grupos”.

Julia Miranda, directora de Parques Nacionales Naturales, indicó que la presencia de la Armada en Gorgona no es ajena al lugar y se ha hecho de manera intermitente. “La situación de orden público y de seguridad de esa zona requiere la presencia de ellos y por esa razón se decidió que la Armada hiciera presencia con una estación de guardacostas”.

Miranda explicó que las obras no han iniciado debido a que el Ministerio de Defensa ha utilizado este año para completar los requerimientos que se les hizo. “Estoy tranquila con esa licencia, se puede hacer este proyecto bien, con los más altos estándares ambientales. La obra no va a impactar las actividades del parque, se va a continuar con la investigación científica y la actividad ecoturística” .

CONTEXTO DE LA NOTICIA

AMBIENTALISTAS PREOCUPADOS
Lilian Flórez, directora de la Fundación Yubarta, indicó que entiende la importancia estratégica del proyecto para la seguridad y el control de narcotráfico, pero que considera que es “desproporcionado”. Indicó que la sola presencia de 28 hombres de la Armada generará un impacto en el ecosistema. “El arrecife de coral, el cual está recuperado, se puede ver impactado. Además, Gorgona es una zona muy importante de reproducción de ballenas y justo donde harán el muelle es una zona donde nosotros tenemos evidencia de que las ballenas entran con crías, se quedan en ese sector porque es muy tranquilo y ahí amamantan”.

María Victoria Correa Escobar
Soy periodista y candidata a máster en Humanidades. Me gusta el periodismo que se hace caminando. El Chocó, la infraestructura y el vallenato son mi ruta.

Tomado de elcolombiano.com

image content 27294332 20161102145019

En medio de la tormenta que vivió Van Camp’s durante octubre con el hallazgo de dos lotes de atún con alta dosis de mercurio que hizo el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), la compañía anunció que está trabajando de la mano del Ministerio de Salud para discutir el umbral de un miligramo de mercurio sobre kilogramo de atún que debe tener el producto.

“Las normas colombianas son restrictivas respecto a las normas internacionales como las de la FDA de Estados Unidos y las de la Unión Europea. Con el Ministerio de Salud ya estamos trabajando en esto. Es un tema de sentarse a homologar las normas internacionales para que no se conviertan en barreras comerciales”, dijo María Emilia Paz, gerente técnica de Van Camp’s, quien dijo que el sector atunero apoya la iniciativa de querer modificar la norma local.

Paz dejó el interrogante abierto sobre por qué Van Camp’s es la única marca involucrada en las alertas del Invima. “Si esto es una cantidad mercurio natural en toda la materia prima, donde todos pescamos dentro de la misma zona del Pacífico Oriental en aguas internacionales, nuestra preocupación es por qué únicamente se ha mencionado a atún Van Camp’s (...) el pánico y la alarma que se han creado no tiene fundamento”, puntualizó la gerente técnica de Van Camp’s.

Ante esta afirmación, Javier Guzmán, director del Invima, expresó que si bien “ las dos últimas alertas de contaminación son de Van Camp’s, eso no significa que sean los únicos implicados. Hay una alerta sobre Gralco (dueña de la marca Alamar), quienes comercializan para Carulla. Las últimas medidas que tomamos no son solamente para ellos, sino para toda la industria atunera”. Guzmán agregó que “el límite impuesto en Colombia sigue estándares internacionales, tanto para pescado crudo como enlatado, en otros países es para alguno de los dos”.

Paz también habló de un “miedo hipotético” fundado por el Invima sobre las consecuencias del mercurio en el cuerpo humano y en especial en el consumo, ya que según ella Colombia tiene uno de los índices de consumo de atún más bajos de la región. “El mercurio se elimina al término de 40 o 70 días del cuerpo humano. No hay ningún riesgo para los consumidores”, explicó la gerente.

Guzmán replicó que “la tasa de eliminación de mercurio es muy baja y muy lenta. El consumo permanente lleva a acumulación y esto tiene efectos sobre la salud. Las poblaciones en riesgo como mujeres embarazadas o niños lactantes pueden tener daños sobre el sistema nervioso y el cerebro. Además, no podemos hablar de que el mercurio es un elemento natural y que por ser natural no es tóxico y no tenemos que ponerle cuidado”. El director del Invima también criticó el argumento de la misma zona de pesca para toda la industria. “Es como usar la misma materia prima en el mismo sitio, pero en el procesamiento existen diferencias”.

Por otro lado, la gerente dijo que en los últimos meses compraron equipos similares a los del Invima para medir el contenido de mercurio en el atún y añadió que las alertas de mercurio sí han causado un impacto sobre la ventas de la compañía.

El director del Invima, Javier Guzmán, expresó que la misma marca Van Camp’s había sido reportada por la Unión Europea en dos muestreos no conformes de atún en 2007 (1,64 mg/kg) y en 2011 (2,3 mg/kg). Durante la rueda de prensa de Van Camp’s, la gerente técnica de la compañía, María Emilia Paz, aseguró que lo que había sucedido, con la alerta de exceso de mercurio en los lotes hallados por el Invima durante octubre, era una situación “inédita”, que nunca había sucedido en los 60 años de existencia de la empresa atunera, líder del mercado colombiano.

Tomado de elcolombiano.com




Página 4 de 46

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: