Pasado y presente de la negociación que comienza en Quito el próximo 3 de noviembre.

negociacion eln
El 3 de noviembre, en Quito, se instalará una mesa de negociación de paz que el país lleva esperando hace meses: la del gobierno de Juan Manuel Santos con el Ejército de Liberación Nacional (Eln).

Previa liberación de al menos dos secuestrados –entre ellos el excongresista Odín Sánchez– que están en manos de esa guerrilla,arrancará oficialmente una negociación que podría poner fuera del ajedrez de la guerra a unos 2.000 hombres y mujeres (entre combatientes y milicianos). En los últimos cuatro años, cuando la negociación de paz con las Farc llevó a la firma del Acuerdo Final, que ahora está en el limbo por el triunfo del ‘No’, el Eln se ha convertido en el actor armado ilegal más activo en el país.

Hace un año, al día siguiente de las elecciones regionales, el Eln asesinó en límites entre Arauca y Boyacá a 11 militares y un policía que regresaban de cuidar los comicios en la sierra nevada del Cocuy. Y en todos los meses posteriores no han dejado de acosar a la Fuerza Pública ni de recurrir a secuestros y extorsiones en contra de la población civil.

Tampoco cejaron en el uso de su arma más recurrente: atacar oleoductos. El año pasado lo hicieron 18 veces, y este año la cuenta va en nueve. El Eln ha atacado 1.317 veces el oleoducto Caño Limón-Coveñas, lo que ha arrojado a selvas, ríos y cañadas 151 millones de barriles de petróleo.
Pero con las Farc ya montadas en el tren de la paz, el Eln está más presionado que nunca. El camino de enfrentarse en solitario a toda la capacidad de fuego del Estado (que tradicionalmente se ha concentrado más en las Farc) no parece tener mucho futuro.

No obstante, la guerrilla de ‘Gabino’ enfrenta el reto de romper el escepticismo de un país que en los últimos quince años ha visto varias veces a los ‘elenos’ dejar servida la mesa de la paz.

Diferencias en el proceso con el Eln
La negociación con el Eln será más rápida que con las Farc, entre otras razones porque al gobierno de Santos le quedan apenas dos años de mandato. Con las Farc ya van casi 6 años de diálogo.

El proceso con el Eln tendrá que tomar algunos de los puntos del acuerdo logrado con las Farc.

“No veo qué puede negociar el Eln diferente a lo que ya negociaron las Farc”, aseguró Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (Cerac).

Por razones de tiempo y circunstancias, es casi seguro que el proceso con el Eln no será sometido a refrendación. De eso ya se habla en el Gobierno.

¿Cuál es la agenda?
Gobierno y Eln ya definieron una agenda de negociación de seis puntos: participación de la sociedad civil, ‘democracia para la paz’, ‘transformaciones para la paz’, ‘víctimas’, ‘fin del conflicto’ e implementación.

Se definió priorizar “gestos y dinámicas humanitarias” para que las regiones golpeadas por el conflicto sientan cuanto antes el beneficio de los diálogos.

Alejo Vargas, catedrático de la Universidad Nacional y quien en anteriores oportunidades ha trabajado en la paz con el Eln, dice que hay puntos del acuerdo con las Farc que sin duda deberían retormarse como base para la negociación con el Eln, como los que tienen que ver con víctimas, justicia y con el fin de la guerra.

(Consulte aquí el documento completo con la agenda del proceso)

¿Qué se negociará?
Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), advierte que el Eln se decidió tarde por apostarle a la paz y, en ese sentido, se tendrá que acomodar a la realidad del acuerdo con las Farc. “Salvo algún tipo de discusión sobre consultas y participación de comunidades en proyectos de desarrollo, es poco lo que esa guerrilla puede pretender discutir que sea diferente a la agenda ya definida en La Habana”, asegura.

En ese sentido, dice Restrepo, la renegociación del acuerdo con las Farc en temas como justicia y participación en política definirá la esencia del modelo que, inexorablemente, se aplicará también con los ‘elenos’.

¿Qué ha pasado con los intentos de paz anteriores?
Como las Farc, el Eln completa 52 años de guerra. El primer intento de paz con esa guerrilla se dio en el gobierno de Belisario Betancur, que logró que algunos de los frentes se adhirieran al cese del fuego que ya se había acordado con las Farc en 1983. También hubo acercamientos en el gobierno Gaviria, en Tlaxcala y Caracas, y luego intentos de humanizar la guerra a través de reuniones con la sociedad civil como la de Maguncia (Alemania).Uno de los compromisos, por ejemplo, fue la renuncia al secuestro de civiles. Todos terminaron en letra muerta.

En el gobierno de Andrés Pastrana se anunció el inicio oficial de diálogos en el sur de Bolívar, con despeje incluido, pero la oposición de las comunidades presionadas por los grupos paramilitares llevó al traste ese esfuerzo pocos meses antes de que las negociaciones de Pastrana con las Farc en el Caguán también terminaran en fracaso.

Y en los gobiernos de Álvaro Uribe hubo un intenso contacto con el Eln que llevó a la salida temporal de ‘Felipe Torres’ y ‘Francisco Galán’ de prisión para servir como gestores de paz. Primero en Cuba y luego en Caracas, se llegó a un escenario de prenegociación que, de nuevo, no terminó en nada. En ese momento se denunció que las Farc estaban torpedeando los contactos.

Históricamente, el carácter federado del Eln ha sido un obstáculo para lograr el arranque de las negociaciones.

¿Por qué es clave que los ‘elenos’ también lleguen a un acuerdo?
Esta semana, al anunciar el arranque formal del proceso con el Eln, el presidente Juan Manuel Santos habló de la posibilidad de que el país tenga “una paz completa”. Esto porque aunque desde mediados de los 90 la fuerza de guerra del Eln viene en franca caída –sobre todo por la arremetida paramilitar que lo sacó a sangre y fuego de zonas históricas como el sur de Bolívar, el Magdalena Medio y el Catatumbo–, esa guerrilla conserva capacidad de daño, especialmente en departamentos como Arauca, Cauca y Nariño.

El coronel (r) John Marulanda, experto en temas de seguridad, advierte que un riesgo en el proceso es que mientras en la negociación con las Farc había una clara unidad de mando, en el Eln esto es mucho más discutible: “El Comando Central (Coce) enfrenta el poder de ‘Pablito’, jefe de Arauca que maneja el 70 por ciento de hombres en armas y la parte económica”.

Al respecto hay señales positivas porque los tres secuestrados liberados de las últimas semanas estaban en manos de la gente de ‘Pablito’, que está establecido en Venezuela desde hace varios años, como el resto de los comandantes ‘elenos’.

Si al final el Eln le camina a la paz, dicen los analistas, se reducirá el riesgo de rebrotes violentos en las zonas de las que saldrían las Farc si la renegociación llega a buen puerto. Las alarmas están puestas sobre Cauca, Nariño, el bajo Cauca y el Catatumbo.

Tomado de eltiempo.com

Foto 1
El director del DNP, Simón Gaviria Muñoz, expresó su preocupación por los casos de personas con ingresos superiores a ese monto que tienen puntajes inferiores a 50 puntos: aumentaron de 83.330 a 135.756.

Desde septiembre de 2015 a agosto de 2016, la calidad de la base de datos del Sisbén ha mejorado sustancialmente, dijo el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria Muñoz, quien informó que en ese lapso los casos en verificación (colados) pasaron de 653.143 a 384.582 en todo el país.

Sin embargo, Gaviria Muñoz expresó preocupación con una de las variables que, en vez de bajar, ha venido aumentado. Es el caso de las personas que, aunque tienen ingresos mensuales por encima de 3,8 millones de pesos, siguen apareciendo con puntajes muy bajos en el sistema y podrían estar recibiendo de manera irregular subsidios del Estado.

"De todas las modalidades de fraude, es supremamente indignante que esto esté ocurriendo, es un robo social, es supremamente injusto con los colombianos más humildes. El problema de dejar que los colombianos con altos ingresos alcancen puntajes bajos de Sisbén es que se cuelan en la fila y le quitan el puesto a una persona humilde que genuinamente lo necesita", sostuvo el director del DNP.

De paso, felicitó a los alcaldes que han hecho la tarea de depurar sus bases de datos. "Eso genera equidad, pues las ayudas del Estado llegan a quienes más las necesitan. Sin embargo, seguimos teniendo retos, pues las personas con ingresos mensuales mayores a $3,8 millones con puntajes menores a 50 pasaron de 83.330 a 135.756 y eso se debe corregir prontamente", añadió Gaviria Muñoz.

Señaló que estas personas les están quitando la oportunidad a otros colombianos de recibir las ayudas oficiales que de verdad necesitan.

"Si bien, en el global, la disminución ha sido importante, el hecho de que estén aumentando de manera tan importante los colombianos de altos ingresos que se cuelan en los programas sociales es supremamente, preocupante, indignante, inaceptable y queremos exigirles a los alcaldes de Colombia que nos colaboren en este ejercicio, porque no hay corrupción buena, que se permita este tipo de ejercicio no es justo con los colombianos humildes", agregó Gaviria Muñoz.

Los datos revelados por el DNP también indican que el número de personas fallecidas y que se encuentran registradas en el Sisbén descendió en el consolidado nacional, al pasar de 232.747 a 161.594 entre septiembre de 2015 y agosto de 2016.

Los casos de quienes tenían inconsistencias en la información de su vivienda, pues reportaban vivir en un cuarto, pero en realidad lo hacían en una casa, también bajaron de 90.735 en septiembre de 2015 a 62.529 en agosto de 2016.

La variable de 'cambios no justificados', que incluye a quienes disminuyen de manera irregular su grado de escolaridad o cambian su casa de zona urbana a rural sin modificar la dirección, también se redujo. En septiembre de 2015 había 32.078 de estos casos y a agosto de 2016 se registraron 24.703.

Actualmente, el Sisbén (Sistema de Identificación y Clasificación de Potenciales Beneficiarios para Programas Sociales) tiene 35.800.785 personas registradas en todo el país, de las cuales 384.582 se encuentran en verificación o, lo que es lo mismo, en proceso de depurar su información.

El Sisbén es utilizado por entidades como el ICBF, el Sena, el Icetex, los ministerios de Salud y de la Protección Social, Educación Nacional, Agricultura y Desarrollo Rural, y Trabajo, así como el Ejército Nacional para otorgar beneficios a las personas que reportan mayores necesidades.

Los que más han depurado:
Bogotá es la ciudad que más casos ha depurado en el país, al pasar de tener 63.410 casos en verificación en septiembre de 2015 a 31.783 en agosto de 2016, con un avance del 50%. Le siguen Cali, Cúcuta, Ibagué y Valledupar.

1
Los que no han hecho la tarea:
Si bien, a nivel general los municipios han hecho la tarea de depurar sus bases de datos, hay algunos en los que las cifras han aumentado. Fundación, en el departamento de Magdalena, encabeza la lista de los menos juiciosos, seguido de Medellín (Antioquia), Soledad (Atlántico) y Santa Rosa de Cabal (Risaralda).

2
Este es el top 10 de ciudades donde hubo mayor aumento de casos de personas que ganan más de $3,8 millones y que tienen bajos puntajes en el Sisbén:

3
Top 10 de ciudades con mayor número de casos de personas que ganan más de $3,8 millones y que tienen bajos puntajes en el Sisbén

4



Contra todos los pronósticos ha ganado el No a los acuerdos de paz en Colombia. Ha sido derrotado el Si por un estrecho margen. Con este resultado se aplaza el desarme de las FARC y el cierre del conflicto armado. La situación es de gran incertidumbre.

conferencia

03-10-2016. Una fuerza de oposición, el Centro Democrático, encabezada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, con menos del veinte por ciento del Congreso y sin nada de gobernabilidad en las regiones se ha alzado con la victoria contra una coalición de gobierno de los partidos mayoritarios liderada por el presidente Santos. También sufrió el revés la izquierda que con innegable fervor acompañó estos acuerdos.

Algunas causas de la derrota del Si: la baja popularidad de Santos, el rechazo que suscitan las FARC especialmente en las urbes del centro del país, el miedo de mucha gente a los cambios que traerían los acuerdos de paz y una habilidosa explotación del conservadurismo del país por parte de las oposición de derechas.

Los ganadores han dicho que procede renegociar los acuerdos con las FARC, especialmente en dos puntos: exención de cárcel para los líderes de la guerrilla que les había sido concedida a cambio de juicios en el Tribunal Especial para la paz y condenas con restricción de libertad y compromisos de verdad y reparación; y, su participación directa en la política que fue punto fundamental de la reivindicaciones de la insurgencia.

El presidente Santos en una corta alocución señaló que mantenía el Cese Bilateral de las Hostilidades y enviaría su delegación a conversar con las FARC para definir el futuro. Al tiempo iniciaría un dialogo con la oposición para aclarar el quehacer de ahora en adelante. Pero es evidente la grave dificultad y el escaso margen de maniobra política que tiene Santos para encabezar una renegociación de los acuerdos. La oposición quedó con la mayor capacidad de decisión en sus manos en una situación completamente atípica

Las FARC manifestaron desde la Habana que seguirán en la lucha por la paz, pero no ocultaron su enorme desconcierto. Los acuerdos que habían sido aprobados por unanimidad en su X conferencia han sido negados por la voluntad popular y tendrán que sentarse a reflexionar sobre la posibilidad de renegociar.

Lo más probable es que aceptando la oferta de mantener del cese de los fuegos y las hostilidades piensen en nuevo escenario de negociación en el que una Asamblea Nacional Constituyente sea la pieza central de las conversaciones con el gobierno en funciones y con la oposición triunfante en el plebiscito. Aprovecharían para poner a discusión nuevamente sus propuestas de reformas sociales, económicas y políticas que les fueron negadas en los cuatro años de negociaciones.

En esta nueva situación podría tener cabida el ELN que levanta entre sus banderas la Constituyente y que ha insistido en la participación activa de la ciudadana en las conversaciones de paz con el gobierno.

Un escenario catastrófico no descartable es que después de un periodo de cese de las hostilidades retorne la confrontación armada y la guerrilla de las FARC confluya con el el ELN en acciones militares que prolongarían la guerra que ha vivido el país en los últimos cincuenta y dos años.

Para evitar este escenario doloroso es preciso seguir trabajando con mayor vigor desde los movimientos civiles por la paz, desde quienes por fuera del gobierno, de los partidos y de las FARC hemos realizado campañas por el apoyo a los acuerdos de paz. Tenemos que buscar un nuevo escenario de negociación y apoyar la decisión del gobierno de las FARC de mantener el cese al fuego y a las hostilidades que eventualmente incluya al ELN.

Tomado de Fundacion Paz y Reconciliacion 





Por mienlaceregional.com 

paz victimas10-10-1-2016. Cualquiera que conozca las estadísticas de lo que ha dejado el conflicto armado en este país entenderá la importancia de una salida política y de las razones por las cuales fue galardonado el presidente colombiano Juan Manuel Santos. En los últimos 50 años, según el Centro Nacional de Memoria Histórica, 220.000 personas fueron asesinadas; 177.000 población civil y 40.787 combatientes (Ejercito y Guerrilla). Además, 16.340 asesinatos selectivos, 25.000 desaparecidos, 27.000 personas secuestradas, 5.712.506 personas desplazadas, 1982 masacres y cerca de 7.000.000 millones de hectáreas robadas a medianos y pequeños propietarios de predios rurales. De estas cifras, frías y lamentables, se señala a los grupos paramilitares, a la guerrilla, a grupos indeterminados y al ejército.

Los intentos de Santos, al igual que los de la guerrilla por alcanzar la paz son inmensamente valorados en otros continentes, más que acá, y ha rendido frutos; la comunidad europea retiró a las FARC del listado de organizaciones terroristas y Noruega le concedió al presidente Santos el premio Nobel de Paz. Esto último es también un reconocimiento a las víctimas y a los mas de 6.000.000 de colombianos que le dijeron el pasado 2 de octubre SI a la paz los cuales, ocho días después, continúan manifestándose a favor por todo el país.




El Congreso aprobó en primer debate el proyecto de presupuesto general de la Nación para el 2017 por 224.4 billones de pesos.

senado republica
22-09-2016. Las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes avalaron la iniciativa que contiene cerca de 100 artículos.

El ministro de Hacienda y Crédito Público Mauricio Cárdenas explicó la reasignación de recursos dentro del presupuesto para cubrir los faltantes en sectores neurálgicos como el Agro, la salud, la educación y la rama judicial.

Dicha recomposición alcanzó los 2.3 billones de pesos.

Este monto fue trasladado del servicio de la deuda y de otros rubros, al sector de inversión, que pasó de $32.9 billones a $35.2 billones.

Entre los sectores que resultaron beneficiados con la recomposición del presupuesto sobresalen del agro que tuvo recursos adicionales por 632.000 millones de pesos.

Esto quiere decir que ahora este sector pasará a tener recursos por 2.1 billones de pesos.

Otro los sectores con un incremento en su presupuesto fue el de educación al que le fueron trasladados 379.000 millones adicionales para reforzar el programa de alimentación escolar y los planes de créditos educativos del Icetex.

El sector educativo queda con recursos por 33.9 billones de pesos.

De igual forma, el sector de la salud recibió recursos adicionales por 800 mil millones de pesos para reforzar los planes del régimen subsidiado de salud.

Así las cosas el sector salud tuvo un monto total de 22.2 billones de pesos.

En cuanto a la rama judicial, la recomposición permitió que llegaran recursos adicionales por 71 mil millones de pesos.

Esto significa que finalmente este sector quedó con recursos por 3.68 billones de pesos.

Con la modificación la Fiscalía queda con un presupuesto por 3.3 billones de pesos.

De igual forma, para el sector de minas y energía el incremento de 400 mil millones de pesos con el fin de cubrir los subsidios que materia de energía y gas se le entregan a los estratos 1 2 y 3.

Con este incremento este sector quedará con recursos por 2.4 billones de pesos.

Para el sector defensa fueron destinados $350 mil millones adicionales. Con ello, este sector queda con recursos por 29.5 billones de pesos.

Según Cárdenas este presupuesto “va acorde con la coyuntura actual e impulsa la continuidad de los programas sociales para las clases menos favorecidas”.

La iniciativa pasa ahora a las plenarias de Senado y Cámara para su segundo debate.

Tomado de correoconfidencial.com



Página 6 de 47

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: