aves estincion
Una investigación del Instituto Humboldt y la U. Javeriana revela que el deterioro de los hábitats amenaza la supervivencia de estos animales. Especialmente, en regiones como el Tapón del Darién y la Sierra Nevada de Santa Marta.

El volumen II del Libro Rojo de Aves de Colombia, una publicación del Instituto Humboldt y la Universidad Javeriana, muestra nuevas cifras sobre el estado de estos animales en el país. Aves acuáticas, marinas, de ecosistemas secos, insulares, sistemas montañosos y bosques húmedos, hacen parte del estudio.

Dentro de un listado de 72 especies amenazadas, dos están probablemente extintas, nueve afrontan peligro crítico de extinción, 30 están en riesgo y 31 en grado de vulnerabilidad. Según el estudio, las regiones con mayor concentración de aves amenazadas en Colombia se encuentran en el Tapón del Darién y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Una de las principales causas de riesgo para estas especies es la mano humana. Los asentamientos, el ecoturismo, la deforestación, la cacería, los cultivos ilícitos, la minería ilegal y la transformación de humedales, son algunas de ellas.

El libro, además de revelar cifras sobre el deterioro de los hábitats, hace un llamado a las autoridades ambientales para la conservación de los ecosistemas. Pues, con respecto al primer libro publicado en 2002, 15 especies de aves entraron por primera vez en condiciones de amenaza, 25 permanecen en riesgo, ocho empeoraron, 19 mejoraron y cuatro pasaron de estar en bajo riesgo a casi amenazada.

Por ejemplo, el zambullidor cira se encuentra extinto hace algunos años. Según un comunicado del Instituto Humboldt, esta especie fue vista por última vez hacia finales de los años ochenta en aguas del lago Sochagota en Paipa, Boyacá.

“El drenaje de humedales, la contaminación, erosión y deterioro de la calidad del agua en las lagunas donde habitó serían causantes de su desaparición”, puntualiza el comunicado.

Un caso similar es el de los colibríes heliangelus de Bogotá y el zamarrito gorjiturquesa: ambos están en peligro de extinción. Esa especie de colibríes, particularmente, tienen una población reducida en la cordillera Oriental, como en Choachí, Villa de Leyva, los cañones de Chicamocha y el Suárez.

A partir de los datos recopilados, el libro destaca la enorme responsabilidad que las autoridades ambientales tienen para la protección de las especies. “Sugiere a Parques Nacionales Naturales establecer un gran parque nacional que proteja el conjunto de los sistemas montañosos del Darién, o bien decrete parques nacionales para cada una de estas montañas”, señala el comunicado.

Tomado del espectador.com


© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: