Huracanes terremotos y llamaradas solares El miércoles pasado el Sol emitió una de las llamaradas más potentes de la última década, llegando a clase X9, de las más intensas en la escala de valoración de fulguraciones solares, al decir de los científicos está 'quemando' el campo magnético de la Tierra.

La comunidad científica vigila atenta la radiación ya que sus efectos podrían incidir en las comunicaciones durante los próximos días, además de producir auroras boreales en latitudes más bajas de lo habitual.

¿Qué son las fulguraciones o llamaradas solares?
Las llamaradas o fulguraciones solares son poderosas ráfagas de radiación que aumentan repentinamente el brillo de una región de la atmósfera del Sol. Esa radiación no puede atravesar la atmósfera de la Tierra y afectar físicamente a los seres humanos, pero cuando es suficientemente potente puede perturbar la capa atmosférica por donde viajan las señales de comunicaciones (las de radio, sobre todo) y GPS.

Las tormentas solares son el resultado de una acumulación de energía magnética en algunos lugares. Estos chorros de materia ionizada se proyectan a gran velocidad en la corona del Sol y más allá, hasta cientos de miles de kilómetros de altitud.

Fenómenos naturales
La serie de fenómenos naturales que estremecieron esta semana a la Tierra ha sido insólita, pero la peor noticia es que aún se esperan otros.

Además de la llamarada solar registrada el miércoles, la más potente de los últimos 12 años, el jueves México fue golpeado por un terremoto de magnitud 8,2, el más fuerte registrado en ese país desde 1985. Decenas de personas resultaron muertas. El movimiento telúrico llevó incluso a declarar alerta de tsunami en una inmensa región: desde las costas mexicanas hasta las de Ecuador, pasando por Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia.

Muchos científicos están vinculando los terremotos con la intensidad de las llamaradas solares. Algunos ejemplos: el caso del gran Terremoto de Chile en el 2010, hubo tormenta solar previa y el campo gemomagnético estaba alterado hora antes, para el terremoto de Japón del 2011. La lista es larga para el fenómeno. En esta ocasión, y para el caso de México, la historia se repite.

Los estudios de correlaciones entre tormentas solares y terremotos, toman en consideración la resonancia Shuman. Se dice que la carga eléctrica que llega a la Tierra, y que entra por alguno de nuestros polos, se dirige luego a zonas con mayor presencia de rocas ígneas, y hace que el límite de fricción entre ellas disminuya, pues de eleva su temperatura y existe entonces mayor posibilidad de un movimiento telúrico.

Las tormentas solares, debiesen servir de alerta temprana para zonas con historial sísmico. Es claro, que es muy complejo determinar en qué punto geográfico se desencadenará el movimiento, pero al menos, avisando a la población sin crear una alerta, educando e informando, se pueden salvar vidas.

Huracanes
Entretanto, desde principios de esta semana, tres huracanes —Irma, José y Katia— se pasearon por el Caribe provocando muertos, evacuados y graves destrozos. Este sábado y domingo Irma se convirtió en la mayor tormenta tropical del Atlántico e ingresó a territorio continental con vientos que rondaron los 215 kilómetros por hora (categoría 4), según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) continuando con los graves daños y evacuados.

Inundaciones en India, Bangladesh y Nepal que han dejado 1.200 muertos y millones de desplazados

De junio a fines de septiembre se desarrollan fuertes lluvias a causa del Monzón, pero este año la Cruz Roja comunicó que han sido las peores en décadas. La vocera de esa organización comentó: “se le ha puesto mucha atención a otros desastres en otras partes del mundo en estos momentos y el sureste de Asia ha sido ignorado".

Muchas de las víctimas fueron arrastradas cuando las inundaciones causadas por las lluvias torrenciales del monzón golpearon el estado himalayo de Uttarakhand en junio, destruyendo pueblos y ciudades enteras en esta zona del país que se encontraba llena de turistas al ser temporada alta. Seguir leyendo

Ecoportal.net




SALLos grupos ecologistas y la comunidad científica internacional ya llevan un tiempo advirtiendo sobre las miles de toneladas de plástico que se arrojan a diario al mar y sus posibles consecuencias. Un reciente estudio español, confirma una de ellas: la sal de mesa marina contiene ya microplásticos.

Através del análisis de las sales producidas en costas españolas, los investigadores concluyeron que todas ellas contienen distintas concentraciones de plástico.

Un kilo de sala alberga de 60 a 280 micropartículas de sal, advierten.

La mayoría es PET (Tereftalatos de polietileno), que representa el 83.3 por ciento del total, seguido de PP (polipropileno) con un porcentaje de 6.7 y PE (polietileno) que alcanza el 3.3 por ciento.

Los expertos del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Alicante analizaron la producción de sal de las costas españolas entre septiembre de 2016 y junio de este año.

Este estudio se suma a uno publicado en 2015, en el que científicos de Shangai, China, encontraron concentraciones mayores de plástico en sal marina.

Por otro lado, el grupo español analizó un estudio de universidades de Malasia que sostenía que la presencia de microplásticos en la sal marina era insignificante.

De acuerdo con los responsables del nuevo documento, los malayos utilizaron filtros que les permitían retener partículas de tamaño superior a 150 micras, situación que redujo de manera considerable el conteo de fragmentos, que miden hasta 30 micras.

Las empresas salineras emplean una técnica antigua para conseguir su producto: embalsan agua de mar en espacios de baja profundidad, el sol y el viento la secan hasta que se cristaliza.

El trabajo sugiere que una persona que respeta el consumo de sal recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de cinco gramos diarios, comería una cantidad teórica de 510 micropartículas.

La cantidad es baja con respecto a las concentraciones de otro productos, asegura el documento. Un mejillón puede contener hasta 178 microfibras de plástico, añade.

Pese a lo anterior, el plástico tarda siglos en degradarse de forma natural y tiene la capacidad de absorber contaminantes del medio ambiente para transferirlos a la cadena alimenticia.

El estudio se publicó en la revista "Scientific reports", del grupo "Nature".

Microplásticos convertidos en Megaproblema

Cada año se tiran al mar alrededor de ocho millones de toneladas de plástico. Una vez en el agua, el plástico se rompe en miles de diminutos fragmentos. Muchos de ellos acabarán siendo consumidos por los animales.

Los microplásticos son resultado de piezas más grandes que acaban desintegrándose por la acción del sol, las olas o porque algunos animales las muerden, como los tiburones, por ejemplo. El viento y la corriente del mar concentran estos desechos que flotan en los llamados giros oceánicos. El océano funciona, explican los expertos, como una licuadora que los sigue dividiendo una y otra vez. Su cantidad podría ser el doble en diez años.

Además, mucho de este plástico, aseguran los investigadores, volverá a tierra tras haber recorrido miles de kilómetros por el mar.

Todo este plástico amenaza a las aves y a los mamíferos marinos. Además, destruye los ecosistemas del océano. En concreto, los científicos estiman que unas 600 especies de animales marinos sufren directamente las consecuencias de la contaminación por plástico de los oceános y que el 90% de las aves marinas tienen trozos de plástico en su estómago.

Ecoportal.net



Tienen derechos los animales large

Tienen razón, en última instancia, quienes dicen que los animales no humanos no tienen derechos; pero se olvidan de decir que los humanos tampoco.


Nadie tiene derechos como algo intrínseco o consustancial: los derechos de cada cual no son sino aquellas reglas del juego social que lo protegen y benefician, y son el resultado de un acuerdo colectivo. Cuando la religión apela a una supuesta “ley natural” o a una “moral natural”, incurre -como es propio del pensamiento mágico- en esa “fusión de contrarios” que solo tiene cabida en los delirios y en los sueños. Por definición, la ley y la moral son constructos culturales que añadimos a la naturaleza precisamente porque en ella no existen.

Esto no significa que los derechos no tengan una base natural, y mucho menos que sean contrarios a la naturaleza, sino que no se derivan o deducen de ella de forma necesaria y unívoca. De hecho, llevamos cientos de miles de años en nuestro actual estadio evolutivo y nuestra visión de los “derechos humanos” ha variado considerablemente de unas épocas a otras, e incluso de unos lugares a otros en una misma época.

El racismo ha sido (y en algunos países sigue siéndolo) una de las mayores lacras de la humanidad. Los judíos se creían (y algunos siguen creyéndolo) el pueblo elegido. Los nazis les copiaron la idea y la volvieron contra ellos. Los antiguos romanos llamaban “bárbaros” a los no romanos. Los estadounidenses se autodenominan “americanos” de forma excluyente y llaman Unamerica al resto del mundo. La esclavitud no se abolió hasta elsiglo XIX, y muchos cristianos (que teóricamente creían en la igualdad y el amor fraterno) tenían esclavos... Hay innumerables y muy variados ejemplos de que tendemos a creernos mejores que los demás y merecedores de más derechos, incurriendo a menudo en las mayores contradicciones, y hasta fecha tan reciente como 1948 no nos dotamos de una Declaración Universal de los Derechos Humanos ampliamente consensuada.

Históricamente, hemos excluido total o parcialmente de los derechos que hoy consideramos fundamentales a los extranjeros, los esclavos, los plebeyos, las mujeres, los negros, los homosexuales... Y aunque la xenofobia, la explotación, el clasismo, la misoginia, el racismo y la homofobia estén lejos de haber sido superados, al menos hay un amplio consenso teórico sobre la necesidad de superarlos. ¿Por qué no ocurre lo mismo con el especismo, impugnado solo por una exigua minoría de la humanidad? ¿Por qué nuestra capacidad de compasión por el sufrimiento ajeno suele detenerse en seco en el umbral de las mascotas y ni siquiera nos asomamos más allá? ¿Por qué la mayoría de la gente considera que abandonar o apalear a un perro es una crueldad inadmisible, a la vez que acepta sin inmutarse la matanza del cerdo o “fiestas” como los sanfermines?

Como dijo Isaac Bashevis Singer, que conoció en carne propia los rigores del nazismo, con respecto a los animales no humanos todos somos nazis. ¿Dejaremos de serlo algún día?

Una vez más, parece una pregunta retórica, y en cierto modo lo es. Parece una pregunta capciosa, y en cierto modo lo es. Pero también es una pregunta verdadera, de las que buscan respuesta. Y como intentaré mostrar en sucesivos capítulos, de cuál sea esa respuesta depende nuestra propia supervivencia.

Tomado de Ecoportal.net


Las energias renovables en America Latina large

En el marco del Student Energy Summit 2017, realizado en Mérida, Yucatán, el investigador —quien desde 2005 se ha dedicado al tema del peak oil (agotamiento de petróleo) y las implicaciones para el futuro de la energía y la economía— compartió para la Agencia Informativa Conacyt un panorama de las energías renovables en América Latina.

Luca Ferrari Pedraglio, investigador del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de Yucatán (Geociencias UNAM), enfoca su labor en el estudio de la tectónica regional de México y el Caribe, así como en las relaciones entre magmatismo, tectónica y geodinámica con aplicaciones para la exploración geotérmica y para recursos minerales.

En el marco del Student Energy Summit 2017, realizado en Mérida, Yucatán, el investigador —quien desde 2005 se ha dedicado al tema del peak oil (agotamiento de petróleo) y las implicaciones para el futuro de la energía y la economía— compartió para la Agencia Informativa Conacyt un panorama de las energías renovables en América Latina.

“Primero hay que partir de la situación en donde estamos. América Latina en su conjunto todavía depende por tres cuartas partes de los combustibles fósiles, 74 por ciento. México mucho más, 86 por ciento. Argentina y Venezuela aún más. Brasil tiene una mayor producción de energías renovables, depende solo de 56 por ciento de la energía fósil. Pero realmente somos una región que depende fuertemente de estos combustibles: petróleo, gas y carbón”, apuntó.

México como importador neto de energía
De acuerdo con Ferrari Pedraglio, adscrito con nivel III al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), aunque México es exportador de petróleo crudo, es prácticamente importador neto de energía desde 2016. “Importamos tanta gasolina, diesel y gas que, si uno hace el balance energético, vemos que estamos importando más energía de la que exportamos”, indicó.

Desde 2004, la producción de petróleo en México ha pasado de 3.4 millones de barriles diarios a alrededor de 2.0 barriles, de acuerdo con los datos de producción de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Argentina, Chile y Brasil (que produce más petróleo que México) son importadores de petróleo también. “Todas las grandes economías de la región son importadores. La transición a las energías renovables es algo urgente por tanto”, apuntó.

A través de la reforma energética, las políticas gubernamentales intentan repuntar actualmente la producción petrolera y mitigar su declive. “Incluso se está pensando en licitar en algunas áreas del norte del país para la explotación de petróleo y gas no convencional, con la técnica de la fractura hidráulica o fracking”, comentó el investigador.

A pesar de que en Argentina y Brasil también se discute la posibilidad de implementar el fracking, en Estados Unidos se ha encontrado que este representa un recurso de elevados costos y un fuerte impacto ambiental, con beneficios a muy corto plazo. “Es posponer el problema unos cuantos años. Yo creo que debería haber una política mucho más decidida hacia la transición a las renovables, que no la hay en México aún”.

Tomade de ecoticias.com




inteligencia artificial

El empresario fundador de Tesla Motors aseguró que el principal accionista de Facebook "no entendía" los peligros de este tipo de tecnología.

La inteligencia artificial está cambiando el mundo. El hecho de que una máquina aprenda de sus errores, infiera, deduzca, piense por si misma y simule el razonamiento de los seres humanos ha empezado a transformar todos los sectores de la industria; desde los autos inteligentes, hasta los robots que escriben artículos de prensa, pasando por herramientas de prevención de desastres naturales, mecanismos para reducir el hambre o formas de personalizar la publicidad.

Parece que ya no hay vuelta atrás. El alcance de este tipo de tecnología es tal que la mayoría de empresas del sector, incluyendo Google, Facebook, IBM y Microsoft tienen vastos proyectos de inteligencia artificial y se calcula que la inversión en iniciativas similares se triplicó este año.

Sin embargo, el auge de la IA ha traído consigo una serie de riesgos que están enfrentado a la comunidad científica y empresarial. El asunto de la pérdida de empleos y de los peligros para la conservación de la humanidad hicieron que Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, y Elon Musk, fundador de Tesla Motors, tuvieran una álgida discución en redes sociales.

El debate comenzó cuando uno de los seguidores de Zuckerberg le preguntó su opinión sobre una entrevista reciente en la que Musk había dicho que su mayor miedo para el futuro era la inteligencia artificial. "Tengo una opinión bastante tajante sobre esto", respondió Zuckerberg. "Yo soy optimista. Creo que uno puede construir cosas para hacer un mundo mejor. Pero, además, soy especialmente optimista en lo que respecta a la inteligencia artificial".

Y añadió: "hay quienes son pesimistas y tratan de darle bombo a todos estos escenarios apocalípticos. Simplemente, no lo entiendo". Horas más tarde y a través de su cuenta de Twitter, Musk le respondió y sostuvo que Zukckemberg no sabía muy bien lo que estaba diciendo: "He hablado con Mark sobre inteligencia artificial. Su entendimiento en el tema es limitado".

La declaración de Musk en la que aseguraba que la inteligencia artificial representa el raro caso en el que se necesita ser proactivos con la regulación, en vez de reactivos y donde sostenía que la IA representaba un riesgo fundamental para la existencia de la civilización humana coiciden con la carta abierta de 2015, en la que 8.000 científicos, entre ellos Stephen Hawking y Tom Dietterich, presidente de la Asociación para el Avance de la IA, alertaron de los peligros de esta tecnología e hicieron un llamado para utilizarla en beneficio de la humanidad.

Al final, Zuckemberg terminó la polémica asegurando que la tecnología puede ser usada para cosas buenas y malas, y sostuvo que "se necesita ser cuidadoso al desarrollar la inteligencia artificial y cuidadoso en lo que se va a crear y cómo se va a usar".

Tomado de elespectador.com


Página 3 de 52

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: