El último informe de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) alerta sobre dos peligros latentes: las limitaciones a los periodistas que cubren el proceso de paz y la falta de medios de comunicación en territorios ‘claves’ para la implementación de acuerdos.

informe flip 1“El actuar de algunas entidades del Estado, las Farc y actores claves dentro del proceso de paz sugiere que hay un interés de evitar que los medios hagan un cubrimiento que pueda derivar en críticas de temas que son de alto interés público”, señala el informe sobre el estado de la libertad de prensa en 2016 de la FLIP. (Vea aquí el informe)

De acuerdo con el documento, varios periodistas se encontraron con restricciones para grabar escenas, acceder a zonas o eventos de interés público del proceso de paz. De hecho, se documentaron ocho casos de agresiones contra reporteros por parte de miembros de las Farc, del gobierno nacional y de bandas criminales, la mayoría cuando intentaban cubrir los eventos de pedagogía que se hizo en las filas de la guerrilla.

“Algunos de los hechos registrados muestran que es menos problemático tener medios de comunicación pasivos y a la espera de la información que le suministren las diferentes instancias con competencia dentro del acuerdo de paz”, indica la FLIP. Esto, sin duda, va en contravía de los intereses de los ciudadanos que esperan un cubrimiento integral de este proceso.

Malos precedentes
El informe se refiere a tres aspectos o decisiones específicas que se tomaron en pleno proceso de paz que afectan la libertad de prensa.

La discusión más vigente tiene que ver con cómo se va a garantizar el cubrimiento periodístico en las 29 Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) y siete Puntos Transitorios de Normalización (PNT), espacios donde los miembros de las Farc dejarán las armas y harán tránsito a la vida civil. Para la Flip no es claro que la prensa tendrá plenas garantías para cubrir el desarme de la guerrilla.

Esto porque cada una de las zonas cuenta con un espacio delimitado conocido con nombre del campamento, donde sólo tendrán acceso los miembros de las Farc con armas y los observadores internacionales, es decir, que allí no pueden ingresar la población civil ni los medios de comunicación. Dentro de cada zona existirá un centro de atención previsto para atender la prensa, pero fuera del campamento.

La FLIP recomienda que se establezca un protocolo claro que determine las condiciones para ejercer el oficio periodístico en la zona campamentaria para evitar futuros incidentes.

El informe también se refiere a irregularidades en la ley que reglamentó el plebiscito del 2 de octubre, específicamente, a las facultades que se le entregó al Presidente de la República para publicitar y difundir durante cinco minutos gratuitos el acuerdo de paz en televisión y en radio. “El principal problema con esta norma era que, sin los controles adecuados, podría presentarse una imposición de contenidos a los medios de comunicación por parte del gobierno nacional”, dice el documento.

Sin embargo, ante las preocupaciones que presentó la FLIP, la Corte Constitucional señaló que el gobierno nacional debía ceñirse condiciones de objetividad e imparcialidad.

Por otra parte, la Fundación asegura que el Consejo Nacional Electoral (CNE) abusó de sus competencias, cuando publicó la Resolución 1733 de 2016 en la que estableció que los medios debían presentar un equilibrio informativo e imparcial sobre las campañas del Sí y de No. Por esta razón los medios debían remitir un informe semanal al CNE, quien incluso podía ordenar rectificaciones.

informe flip 2“Esta regulación, aunque no presentó problemas en la práctica, sienta un mal precedente para la garantía de la libertad de expresión en las elecciones y el rol del organismo de vigilancia electoral como garante de la libertad de prensa”, de acuerdo con la FLIP. Esto porque, entre otras cosas, desconoce que las rectificaciones sólo pueden ser definidas por un juez y porque en algunas salas de redacción se abstuvieron de publicar encuestas por miedo de enfrentarse a una multa.

La FLIP le manda también un mensaje a las Farc, quienes en varias oportunidades han criticado públicamente a los medios de comunicación: “Las Farc deberán aprender a vivir en democracia, siendo tolerantes a la crítica y absteniéndose de dar lecciones pontificando sobre qué tipo de periodismo debe hacerse. Esto parte de evitar estigmatizaciones y dejar de señalar a los medios de comunicación cuando los contenidos que publican no son de su agrado”.

Regiones silenciadas
El informe retoma una investigación que la FLIP comenzó en 2015 llamada ‘Cartografías de la Información’. En una primera etapa el proyecto caracterizó 447 medios de comunicación, en 220 municipios de 9 departamentos y dos subregiones: Bajo Cauca, en Antioquia, y Catatumbo, en Norte de Santander.

El resultado arrojó que 2 millones 460 mil personas viven en lugares donde no existen medios de comunicación que produzcan noticias locales. “En Chocó, Bajo Cauca y Catatumbo el 50% de sus habitantes no tiene acceso a la información local. En los departamentos de Putumayo, Cauca y Caquetá ese porcentaje es del 40%”.

Además, de los 447 medios observados, 41 son emisoras de la Fuerza Pública. La militarización de la radio ha sido utilizada en las últimas dos décadas como un arma de guerra del Estado en contra de las guerrillas y otros actores armados. “En Guaviare, El Catatumbo, Vichada y Amazonas el número de estas emisoras superan o igualan al de medios comunitarios. Hay municipios como Miraflores y Calamar, en Guaviare; Caloto, Guapi y Miranda, en Cauca; Solano, en Caquetá; y El Bagre, en Bajo Cauca, donde el único medio que existe es del Ejército o de la Policía”.

Este panorama, para la FLIP, envía un mensaje claro a las zonas de conflicto en el que prima la guerra ante la información.

Aunque la implementación del acuerdo de paz permitirá hacer ajustes normativos a temas importantes como la publicidad oficial y los medios comunitarios. Para la FLIP debe resolverse el problema de manera integral “Más temprano que tarde, el déficit de liderazgo y metas del sector deberá ser compensado”.

Tomado de verdadabierta.com



Debido a que es muy caro y tóxico separar el oro y la plata que contiene la basura electrónica, como los teléfonos celulares y computadoras que son desechados, estudiantes de diferentes ingenierías del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Monterrey, decidieron usar bacterias modificadas genéticamente para disolver los metales y concentrarlos fuera del dispositivo electrónico recuperado.

Usan bacterias para extraer oro y plata de la basura electronica largeLas bacterias modificadas genéticamente por los jóvenes ingenieros tienen una capacidad adicional: también consumen cianuro, por lo que en el proceso de liberación de metales no se generan residuos tóxicos para el medio ambiente.

Esta investigación, que corresponde al campo de los Bioprocesos y Biología Sintética, presenta una alternativa de manejo de desechos tecnológicos que genera menos contaminantes que los procesos normales de lixiviado que se usan para recuperación de metales y fue seleccionada como la mejor investigación estudiantil del año 2016, del ITESM y por ello recibió el Premio Rómulo Garza a la Investigación y Desarrollo 2016.

El proyecto de extracción de metales contó con la participación de 14 estudiantes de Ingeniería en Biotecnología, Física Industrial y Computación. En octubre de 2016 este mismo proyecto fue seleccionado como ganador de la medalla de oro en el concurso internacional de biotecnología iGem, realizado en Boston, Estados Unidos.

Basura o Recurso
La bacteria con la que trabajaron los estudiantes de ingeniería del Tec de Monterrey se llama Chromobacterium violaceum y ya se tenían antecedentes de su capacidad para generar sustancias que intervienen en la separación de metales.

De acuerdo con Alejandra Vela Elizondo, coordinadora del proyecto y estudiante de noveno semestre de ingeniería en biotecnología, la bacteria produce cianuro por sí misma.

“El cianuro forma unos iones complejos con la plata y el oro, los cuales quedan disueltos en el medio. Entonces se pasan a una celda electroquímica y, por medio de enzimas, precipitan y se separan los metales solos”, explicó la joven estudiante.

El primer logro del equipo del Tec de Monterrey fue contar con cianuro producido por la bacteria para lograr la disolución de oro y plata presentes, por ejemplo, en la parte que se llama “tarjeta madre”, de las computadoras. Sin embargo, este primer paso planteó un segundo reto: ¿Cómo manejar el cianuro, que es una sustancia sumamente contaminante?

Para resolver el problema los estudiantes recurrieron a la ingeniería genética. “Le hicimos una modificación genética a la bacteria para que no le afectara el cianuro del medio, y también logramos que lo procesara y lo convirtiera en su propio alimento”, explicó Alejandra Vela, de 22 años.

En la investigación también se trabajó con Acidithiobacillus ferrooxidans, otra bacteria que también dio excelentes resultados en la separación de metales como cobre, níquel y zinc, los cuales pueden reutilizarse en la fabricación de nuevas computadoras.

Este proceso de separación de metales está en fase de prototipo y se buscará que sea integrado a alguna línea de producción de alguna empresa, para lo cual se realizan trámites de protección a la propiedad intelectual y patentamiento.

En entrevista con la revista Tec Review, tras el triunfo del equipo en Boston, la coordinadora, Alejandra Vela, explicó que este tipo de proyectos permiten cristalizar su visión de ciencia como una actividad generadora de conocimiento útil para cualquier otra disciplina que pretenda mejorar la calidad de vida del ser humano.

“Por ejemplo, si yo no me metí a estudiar medicina fue porque yo creo que con la ingeniería en biotecnología puedo ayudar a muchísima más gente. Un médico necesita medicinas, vacunas, saber cómo actúa una bacteria... y toda esa ciencia que el médico utiliza, es producida por un biotecnólogo”, indicó Vela Elizondo.

Ecoportal.net
La Crónica de Hoy


Si la Gran Colombia existiese hoy, sería una nación de 96 millones de habitantes y 2,5 millones de kilómetros cuadrados de territorio.

gran colombia 3

Las cuatro naciones que alguna vez formaron la alianza soñada por Simón Bolívar después de conseguir la independencia de España tienen hoy, entre todas, un producto interno bruto de US$952.000 millones.

Y junto a un potencial económico que incluiría las mayores reservas petroleras del mundo, un canal interoceánico y varias de las principales metrópolis de América Latina, sería la dueña de una variedad geográfica, cultural y social con pocos paralelos.

¿Cómo funcionaría políticamente? Nadie lo sabe a ciencia cierta, por supuesto.

La Gran Colombia se acabó en 1830 cuando Ecuador, Venezuela y Colombia tomaron sus propios caminos. Y Panamá se convirtió en una nación independiente en 1903 al separarse de Bogotá.

Vida tormentosa
Las cuatro naciones que por cerca de una década compartieron el experimento Grancolombiano se han caracterizado por una vida independiente tormentosa.

gran colombia 2
Colombia experimenta todavía uno de los conflictos armados más largos del mundo, que el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC aspira a terminar pronto.

Ecuador experimentó en los dos siglos de vida independiente numerosos alzamientos militares.

Panamá tuvo una complejísima relación con Estados Unidos que incluyó la controversia colonial en torno a la zona del canal y la traumática invasión de diciembre de 1989.

Y Venezuela, por supuesto, vive en la actualidad una profunda crisis económica en medio de la enorme polarización política que produjo la llamada Revolución Bolivariana.

¿Habrían estado mejor si hubieran seguido juntos? Es terreno de especulaciones. También es cierto que, cada una por su lado, estas cuatro naciones han conseguido logros impresionantes en todos los terrenos a lo largo de su vida independiente.

Logros
Al momento de su disolución en 1830, la Gran Colombia era un rincón económicamente olvidado al que la reciente independencia no le había solucionado los problemas manifiestos cuando era una colonia atrasada y empobrecida del alicaído imperio español.

gran colombia 1
La Gran Colombia exportaba poco y consumía menos aún como resultado de su pobreza.

Su casi despoblado territorio era mirado con codicia por otras potencias europeas.

Y muchos dudaban que con sus abismales diferencias raciales, culturales y económicas, de ahí pudiera surgir un sentimiento de nación.

Casi 190 años después, las antiguas naciones gran colombianas tienen una cultura consolidada, aplaudida y en algunos aspectos imitada en muchos rincones distantes del mundo.

También han mejorado, aunque con altibajos, el nivel de vida de sus habitantes.

Por ejemplo, la expectativa de vida promedio de un colombiano en 1900 era de 30 años. Hoy es de casi 75.

Un camino distinto
Sin duda alguna, ser parte de una confederación como la que soñó Bolívar habría cambiado la economía, y por ende, la política de las cuatro naciones.

gran colombia 5
Tal vez Panamá no habría desarrollado su enorme vocación por el comercio y los servicios internacionales si no hubiera sido una pequeña nación desprovista de muchos otros recursos nacionales, sino una provincia pequeña en un país mucho más grande.

Muchos expertos señalan que uno de los factores detrás de la violencia que experimentó Colombia por buena parte del siglo XX era la extrema debilidad y falta de recursos del gobierno central, que permitió que vastas zonas del territorio nacional estuvieran casi sin presencia estatal.

Algunos dirían que si a mediados del siglo XX Colombia fuera parte de un estado con acceso a los vastos recursos petroleros de sus vecinos, la historia habría sido muy distinta.

Pero del mismo modo, en Venezuela son muchos los que han puesto como hipótesis que parte de los problemas políticos y económicos de esa nación provienen de la excesiva dependencia del petróleo. Y en ese sentido, tal vez haber sido parte de una confederación con una economía mucho más diversificada, le habría ahorrado dolores de cabeza a la nación venezolana.

Ecuador, a su vez, enfrenta hoy la inusual circunstancia de haber tenido que adoptar el dólar estadounidense como moneda nacional, luego de una crisis económica y política que experimentó a comienzos de este siglo.

Quizás si hubiera sido parte de la confederación grancolombiana la historia habría sido distinta y se habría podido evitar la turbulencia que la llevó a renunciar a uno de los distintivos de un estado independiente: su propia moneda.

Las hipótesis de lo que pudo haber sido son ilimitadas.
Tal vez resulta más simple imaginarse lo que habría sido en el campo deportivo, uno que ha traído muchas alegrías pero también enormes desilusiones a las cuatro naciones.

Las cuatro naciones que formaron la Gran Colombia obtuvieron en conjunto 11 medallas en los recientes Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

E, independientemente de lo que hubiera pasado en la política y la economía, probablemente clasificarían más seguido al Mundial de Fútbol.

Y al menos en ese aspecto no hay duda que la Gran Colombia habría traído mejores resultados para las naciones que resultaron del fallido sueño integracionista de Simón Bolívar.

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Cartagena, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad colombiana entre el 26 y 29 de enero de 2017.



Trump resistiremos
El pasado miércoles 25 de enero era el quinto día en el despacho de la Casa Blanca del Presidente de EEUU, Donald Trump. El quinto día y ya se habían ejecutado órdenes para reactivar proyectos de destrucción ambiental y climática como son los oleoductos de KeyStone XL y el de Dakota. El quinto día de trabajo de un gabinete negacionista del cambio climático que está conformado por ex presidentes de petroleras, dueños de las mayores empresas de fracking y fiscales que han flexibilizado normativas de la Agencia de Protección Ambiental de ese país.

El quinto día y ya existe una ordenanza para construir un muro en una frontera natural y humana con México, que nos recuerda a otra frontera y a otra valla, en Melilla. El quinto día y ya se ha borrado cualquier mención al cambio climático o a los derechos LGTB en la página web del gobierno y el quinto día y Trump ya había aplicado parte de su particular ley mordaza para los funcionarios de medio ambiente que les prohibirá hablar con la prensa.

Y resistiremos.
Amanecía ese quinto día en Washington D.C. y desplegábamos una pancarta de 22 x 10 metros en una grúa del lateral de la Casa Blanca con un simple infinitivo: "resistir". Llamamos a aquellos y aquellas que quieren resistir a los ataques de Trump a la justicia ambiental, social, económica y educativa que contribuyen a que cualquier país sea mejor. Una de los siete activistas, Karen Topakian, desde la grúa lo decía bien clarO: "Aunque el desdén y la falta de respeto de Trump por nuestras instituciones democráticas me asusta, estoy tan inspirada por los movimientos como la Women's March que se están generando que estoy lista para resistir".

En Greenpeace llevamos utilizando la no violencia para resistir a tiranos desde 1971 y no vamos a detenernos ahora. Seremos parte los próximos cuatro años de los movimientos sociales y ambientales que no vamos a tolerar el retroceso en los derechos de las personas, la justicia climática y el derecho al acceso a energías limpias y renovables. Resistiremos a Trump, a su negacionismo climático, racismo, misoginia, homofobia y fanatismo. Espero que haya quedado claro desde esa grúa de la Casa Blanca. Vamos a resistir y mucho.

Tomado de www.huffingtonpost.es

Las similitudes entre lo que sentimos los humanos y lo que sienten los animales largeBasta con ver las expresiones de los animales cuando se comunican con personas u otros animales, o sus reacciones en distintos eventos de felicidad, angustia o miedo para preguntarnos: ¿sienten los animales igual que los humanos?

Los animales poseen emociones y establecen vínculos de apego con otros seres vivos. Basta con ver sus expresiones cuando les decimos algo, la felicidad que demuestran al vernos o el llanto que manifiestan cuando algo los perturba. Animales y humanos compartimos entonces el experimentar emociones y las necesidades de apego.

Vivimos en una sociedad en la que los animales forman parte de la cadena de producción, pero tristemente, muchos viven en condiciones que van en contra de su naturaleza, pues el hombre parecer olvidar que ellos también sufren como nosotros.

Uno de los vínculos que desarrollaron se denomina vínculo materno filial. Al igual que los seres humanos, los animales establecen un lazo con su madre dentro de las primeras horas. ¿Cómo lo hacen? Por ejemplo, gracias al olfato. Éste será su guía ya que muchas crías nacen ciegas o sordas.

El olfato resulta muy importante dado que, entre tantos animales juntos, sería imposible que cada madre reconociera a sus hijos. Por ejemplo, cuando un pollito recién abre el cascarón, encuentra a su madre, se reconocen y hacen un vínculo tan poderoso que sin cuestionamientos sigue a esa gallina a donde sea que vaya.

Entre las emociones que experimentan los animales y se asemejan a los de los seres humanos, están la tristeza, la angustia, y el dolor. Los animales pueden llorar al alejarse de sus crías o al perder a un ser querido. Cuando fallece una vaca, su comunidad le brinda una despedida rodeándola y olfateándola. Incluso, varios estudios han comprobado que las vacas recuerdan a otras que ya han muerto.

Por último, es importante señalar que los animales también sienten alegría o felicidad y eso se hace posible si se respeta su comportamiento natural. Los animales necesitan estar con sus seres queridos y vivir en comunidad. Por ejemplo, si encerramos a un caballo sin que tenga contacto con compañeros, el animal no será feliz porque no está pudiendo desarrollar su comportamiento natural.

Al conocer estas afirmaciones, resulta imposible no pensar en el bienestar animal. Los animales deben tener una vida digna, tienen que ejercer sus 5 libertades. Entendemos que mucha gente no quiere ser vegetariana, pero lo que se puede hacer como consumidor para frenar el maltrato, es indagar acerca de su origen, el trato que reciben y cómo tienen que vivir en bienestar.

Hacen falta prácticas más humanitarias, más conscientes, que brinden espacios de movimiento y calidad de vida. Pero sobre todas las cosas, lo que precisamos es empatía; entender que los animales también sienten y que merecen vivir dignamente, al igual que todos.

Ecoportal.net
World Animal Protection (Protección Animal Mundial)



Página 6 de 52

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: