La aves migratorias no comen los plásticos por error sino porque en el mar estos desechos liberan el olor característico de sus fuentes de alimentos.

Por que las aves comen plastico Nuevo estudio lo responde largec, fueron las declaraciones del equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis, al analizar los vientres llenos de plástico de las aves y publicar su estudio el 9 de noviembre.

Son muchos los estudios que han demostrado que las aves, peces y otros animales marinos comen plásticos. Estos desechos causan irritación o daño al sistema digestivo, y “si se mantienen en el intestino en lugar de pasar, el animal puede sentirse lleno (de plástico y no de alimentos) y esto lo conduce a la desnutrición o al hambre”, destaca la Agencia Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos en sus registros.

Ahora se sabe que en realidad lo que está engañando a las aves para que se tienten a comer estos desechos, es una señal olfativa. La Universidad de California en Davis destacó que estos hallazgos podrían también explicar lo que está sucediendo con otras especies, incluyendo las tortugas marinas.

“Los desechos plásticos marinos emiten el olor de un compuesto sulfuroso, que algunas aves marinas han confiado durante miles de años que les está diciendo dónde encontrar comida”, dice el estudio desarrollado por Matthew Savoca y el profesor Gabrielle Nevitt.

Esto además estaría explicando por qué las aves más afectadas son las que tienen un olfato más agudo para cazar, como por ejemplo las aves marinas con nariz tubular, entre ellas los petreles y albatros.

Primero que todo los investigadores Savoca y Nevit plantearon que los animales debían tener una muy buena razón para las decisiones que toman y descartaron que comer plásticos se tratara de un simple error.

“Si queremos entender realmente por qué los animales comen plásticos en el océano, debemos pensar en cómo los animales encuentran sus alimentos”, señaló Matthew Savoca.

Luego decidieron poner mallas rellenas de tres tipos de plásticos, cuidando que no se esparcieran en el mar, y las ataron a las bollas frente a la costa de California. Una tenía polietileno de baja densidad, otra polietileno de alta densidad y la tercera polipropileno. Los científicos expusieron estos plásticos al océano durante tres semanas.

El análisis químico les permitió corroborar que los plásticos recolectados en el mar apestan a un compuesto de azufre sulfuro de dimetilo (ASD), que normalmente es liberado por las algas, ya que éstas los van cubriendo.

Años atrás el departamento de Neurobiología de esa universidad, junto a Gabrielle Nevit, estableció que el ASD atrae a las aves de nariz tubular.

“El ASD se libera cuando las algas son comidas por las especies marinas como el krill, que son una de las comidas favoritas de las aves. Por lo tanto, aunque las algas no huelen a la comida en sí, huelen como una comida que se está comiendo, lo que equivale al sonido de la campana de la cena, en la versión para las aves”, explicó el profesor.

Los petreles, y aves similares, no han sido muy estudiados ya que sus madrigueras son difíciles de alcanzar, y allí crían a un solo polluelo. Ahora se sabe que “consumen mucho plástico”, y no por un error casual, sino por una acción del ser humano, que está llevando a las especies a la extinción.

Tomado de Ecoportal.net
La Gran Epoca





396236daf70d6ebfac4e5c6659ec6842Durante el foro “Conductas de los estudiantes en redes sociales digitales”, realizado por la Universidad de los Andes, expertos llegaron a la conclusión de que se necesitan más procesos pedagógicos para combatir este fenómeno.

Justo antes de que empezara el foro “Conductas de los estudiantes en redes sociales digitales”, realizado en la Universidad de los Andes, una voz que apareció desde un parlante les pidió a los asistentes que apagaran sus celulares. Pero el hecho, aparentemente irrelevante, tiene mucho que ver con lo que más tarde mencionó el magistrado de la Corte Constitucional Aquiles Arrieta: la evolución tecnológica está transformando a la sociedad , por lo que hay que movernos de un escenario conocido a uno desconocido. Uno en el que el celular, por ejemplo, deje de verse como una metáfora del teléfono fijo y pase a convertirse en la metáfora de un computador, por lo que sería absurdo solicitar que fuera apagado.

Él y otros panelistas invitados se reunieron en este foro para discutir sobre los problemas del ciberbullying. Un fenómeno virtual que ha venido creciendo a través de las redes sociales, pero del que se tiene muy poca información para saber cómo abarcarlo. ¿Deben ser los agresores de las redes sancionados con castigos punibles? ¿Hasta dónde pueden intervenir las reglamentaciones educativas en estos casos? ¿Están las leyes y la normativa actualizadas para comprender el mundo de las redes sociales?

Para Arrieta, las redes sociales se convirtieron en un nuevo tipo de panóptico, pero donde los “moradores se exhiben y desnudan”. Un espacio donde la sociedad está cambiando rápidamente, mientras las reglas no se han modificado al mismo ritmo.

Para dar un ejemplo de esta situación, el magistrado pone el siguiente ejemplo: si yo voy a poner una acción de tutela contra un medio de comunicación, antes el juez me va a pedir que pida rectificación ante este medio. Pero, ¿pasaría lo mismo con un “youtuber” que es una persona natural, pero pueda que tenga más alcance?

Los casos del ciberbullying, explica, no suelen ser asimilables a casos del tipo penal o criminal que se conocen, ya que tienen lógicas distintas. Detrás de ellos hay un deseo de burla que no viene del deseo de atacar, sino de ser aprobado por otras personas. Desde su punto de vista, entonces, lo mejor no es empezar a reglamentar con leyes y normas para atacar el problema, sino ir encontrando claves caso por caso. “Una de las primeras sentencias frente al tema, en la que las reglas sancionatorias del colegio son extendidas para poder atrapar a los agresores, la Corte trata de ponderar pidiéndole al colegio que implemente un proceso pedagógico para los agresores”. Lo que indica, en otras palabras, que los mecanismos sancionatorios no siempre son la mejor solución.

Por su parte, para Sandra Cortesi, directora del Youth and Media, del Berkman Klein Center for Internet and Society, de la Universidad de Harvard, uno de los principales problemas de las redes sociales es que se han visto desde una narrativa de peligro y no de oportunidades. Entre más se restringa su uso, menos oportunidades para desarrollar ciertas habilidades tendrán los jóvenes.

Para esto, explica, es fundamental fortalecer el rol que tienen los padres, pues algunos estudios han demostrado que los adultos – principalmente los profesores- son las últimas personas a las que acude un niño cuando sufre de bullyng. En cambio, prefieren comentar su situación con un amigo.

Idea que fue reforzada por Carolina Piñeros, directora ejecutiva de la Red Papaz al afirmar que uno de los mayores retos es “lograr que los niños vean que somos una persona que entiende el mundo digital”.

Cuando “la cultura ciudadana” llega a las redes sociales

En redes como Facebook y Twitter es común encontrar debates que mutan a insultos. Recientemente, con la votación del plebiscito que logró polarizar a Colombia en un país entre los del sí y los del no, está situación escaló y muchas de las redes se convirtieron en tribunas de ofensas y humillaciones. Y aunque lo casos pueden no ser propiamente de ciberbullying, Enrique Chaux, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes cree que mucho de lo aprendido del bullyng tradicional, puede aplicarse para detener la furia en redes.

“El bullyng es un fenómeno de grupo, donde hay testigos y lo que hagan ellos es fundamental para su dinámica. Está documentado y demostrado que si se ríen o sólo observan, los agresores se sientes legitimados. En cambio, si frente a esa agresión se interviene de forma no violenta, logran frenarlo de manera efectiva”, explica.

Para el ciberbullying aplica lo mismo. Los que comparten o dan “like” a pesar de no ser los agresores, lo legitiman. Por ende, gran parte de detener este comportamiento de ciberbullying es mirando como mejorar esos comportamientos e intervención. “La regulación por parte de los compañeros, a la que Mockus se refiere con cultura, es muy efectiva en estos casos”, aclara.

Tomado de elespectador.com



Protegemos a ciertos animales, mientras matamos a millones de otros diariamente sólo porque no nos parecen y aun así sostenemos vivir de manera ética.

El monje budista Matthieu Ricard sobre la profunda incongruencia con la que tratamos a los animales largeEl monje budista Matthieu Ricard, llamado también el "hombre más feliz del mundo" luego de que se midieran sus ondas cerebrales al meditar, recientemente fue entrevistado por la revista Tricycle sobre la gran inconsistencia con la que tratamos a los animales hoy en día.

Según Ricard, aunque hemos hecho mucho progreso en el tema de los derechos humanos, existe una enorme brecha de coherencia ética en lo que refiere a las otras ocho millones de especies que coexisten con nosotros en el mundo. Mientras que le damos, de manera correcta, infinito valor a la vida humana (sin que sea posible ponerle una cantidad) básicamente le damos cero valor intrínseco a otras especies salvo en los casos que tienen un interés comercial o instrumental para nosotros.

Ricard, quien ha estudiado con algunos de los más grandes maestros del budismo tibetano, mantiene que la forma en la que tratamos a los animales hoy en día hace que todos perdamos: los animales, el ambiente, y la gente más pobre. Y, además, no existen beneficios por comer animales. Para el budismo incluso existen daños kármicos por la incapacidad de comprender que los animales son seres sensibles que también contienen la misma naturaleza búdica que los seres humanos. De hecho, el budismo concibe una especie de evolución que no es necesariamente lineal, en la que animales pueden reencarnar luego como humanos y los mismos humanos podrían luego reencarnar en otros planos, entre ellos como animales, fantasmas o incluso dioses.

Las razones por las cuales las personas siguen comiendo carne no convencen a Ricard. Pone un ejemplo interesante. En una conferencia le preguntó al público: "¿quién está a favor de la ética, la moralidad y la justicia?". Todos levantaron la mano. luego preguntó "¿quién cree que es ético, justo, y moral infringir sufrimiento innecesario a un ser sensible?". Nadie levantó la mano. Ricard argumenta que nadie realmente, salvo los esquimales, necesita comer carne para sobrevivir. Al parecer nos comportamos de una forma bastante contradictoria.

Tomado ecoportal


pijao quindio
Los habitantes de la tranquila localidad de Pijao, en Quindío, tuvieron una semana agitada. La noticia de que su municipio estaba en la primera plana de los medios de comunicación del país rompió su cotidianidad. Todo por una acción de tutela que interpuso una líder del municipio, que buscaba convocar a una consulta popular contra la minería pero que logró lo inesperado: que la Corte Constitucional advirtiera que los entes territoriales sí puedan prohibir la minería.

Aunque la sentencia de la alta corte le cayó como agua fría al gremio minero que no entiende cómo este fallo puede “legislar sobre el sector (minero)”, en el municipio celebran la decisión, pues aseguran que los 23 títulos mineros que hay vigentes amenazan su vocación agrícola.

Estos títulos fueron precisamente los que motivaron a la comunicadora social y exconcejal de Pijao, Mónica Flórez, a buscar los mecanismos que fueran necesarios para frenar la posible llegada de la locomotora minera al primer municipio ‘slow’ o sin prisa del Latinoamérica.

Tras varias actividades con la comunidad incluido un cabildo abierto, Mónica presentó la propuesta al alcalde anterior, Alberto Peña, quien radicó en el Concejo Municipal un proyecto de acuerdo sobre la consulta popular y esta corporación lo aprobó por unanimidad.

La iniciativa llegó al Tribunal Administrativo del Quindío que declaró inconstitucional la pregunta “¿está usted de acuerdo, sí o no, con que en el municipio de Pijao se ejecuten actividades que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de fuentes hídricas, afectación a la salubridad de la población, o afectación de la vocación agropecuaria del municipio, con motivo de proyectos mineros?”.

Con el apoyo de la organización Dejusticia, la comunicadora formuló una acción de tutela contra el Tribunal del Quindío que radicó en el Consejo de Estado y que, en primera y segunda instancia, fue negada. “Sentí que el Tribunal nos había negado el derecho para que los ciudadanos de Pijao decidamos sobre el uso del suelo”, dijo Flórez.

Pero esto no se quedó ahí, pues el caso pasó a la Corte Constitucional, que esta semana reveló su decisión: proteger el derecho de los habitantes de Pijao de expresar su opinión a través de las urnas frente a los impactos de la actividad minera en su territorio.

“Pijao sienta un precedente en este tema, porque la Corte está diciendo finalmente que quienes deciden sobre minería en los municipios son sus habitantes”.

Con estos títulos mineros, Pijao se vio contra las cuerdas, pues vio amenazada su permanencia en la red mundial Cittaslow o ciudades sin prisa, objetivo que se consiguió después de 11 años y de la mano de Flórez, quien logró que Pijao fuera incluido en 2014 en esta red, que en ese momento tenía 221 pueblos de todo el mundo. Ella cuenta que fue su hermano, el concejal de Bogotá Juan Carlos Flórez, quien le dio la idea de que Pijao podría hacer parte de la red.

Este grupo de ciudades sin prisa está conformado por localidades de menos de 50 mil habitantes que viven en comunión con la naturaleza, la cultura local y les brindan una buena calidad de vida.

Los habitantes de este municipio, como la mayoría de los quindianos, como lo dijo el Gobernador del departamento, Carlos Osorio, rechazan la minería. Incluso, en algunas de las coloridas viviendas, se aprecian letreros en contra de proyectos mineros.

En 2012, se realizó allí una multitudinaria marcha en contra de la minería.Pijao es el primero de los municipios del Quindío que llevó al Tribunal Administrativo su intención de realizar una consulta popular. Aunque los actuales alcaldes de Córdoba y Salento han dicho que van a convocar a una consulta, aún no lo han hecho.

Sin embargo, en el departamento hay optimismo tras la sentencia de la Corte, pues el Tribunal de Quindío no podrá negar la posibilidad de una consulta popular con el argumento de que los entes territoriales no tienen el poder de tomar la decisión de regular el uso del suelo.

Cabe recordar que, hace meses, la Corte tumbó el artículo 37 de la Ley 685 del 2001, el Código Minero, que les impedía a alcaldes y concejos crear en sus municipios zonas vedadas para la minería. Con este fallo, a través de consultas populares y reformas de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), los entes locales podrán frenar cualquier proyecto minero, una facultad que estaba en manos de las autoridades nacionales.

El alcalde de Pijao, Edinson Aldana, señaló que quedaron las puertas abiertas y que “la ciudadanía me presente la consulta. Es mi obligación como alcalde prestar todas las herramientas necesarias para realizar la consulta”.

Por su parte el personero Albert Quintero también celebró la decisión, “es muy importante para nosotros por la conservación de los recursos naturales del municipio. Y se establece un precedente para que en los demás municipios puedan iniciar estos procesos”.

Fuente: El Tiempo




Los dedos, las cervicales e incluso la calidad del sueño pueden resentirse por la “sobredosis” de smartphone.

Que lesiones causa el uso del telefono movil
Los teléfonos son inteligentes, pero el modo de usarlos no, y deja secuelas. Algunos médicos hablan ya de la wasapitis para referirse al dolor intenso que aparece en los pulgares por teclear mensajes sin parar. Ocurre porque se inflama el tendón que controla el movimiento que flexiona los dedos. Para tratarla, no valen los medicamentos y hay que aplicar una medida radical: limitar el uso del móvil.

La postura que adoptamos para mirar la pantalla es, a la larga, la principal fuente de lesiones. Las cervicales están diseñadas para soportar la carga de la cabeza, pero si la inclinamos 60 grados, tiene que sostener un peso de 27 kilogramos, cinco veces más que si la mantenemos erguida. Si esta postura persiste durante horas, se sobrecargan los hombros o el cuello, y con el tiempo pueden registrarse alteraciones en la columna cervical.

Por otra parte, fijar la atención en la pantalla mucho tiempo contrae los músculos suboccipitales, que situados en la base del cráneo facilitan el movimiento de la cabeza. Esto da lugar a cefaleas e incluso sensación de mareo.

Si lo que notas son dificultades respiratorias, es probable que se deba a la postura que adoptan muchas personas mientras escriben sentadas, con el tronco inclinado. En esta posición se cierra el tórax y disminuye la capacidad pulmonar, lo que puede suponer el origen de una cadena de efectos; el primero, la disminución de la calidad del sueño. Este, a su vez, alimenta la ansiedad que ya de por sí propicia el abuso del teléfono.



Página 7 de 51

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: