inteligencia artificial

El empresario fundador de Tesla Motors aseguró que el principal accionista de Facebook "no entendía" los peligros de este tipo de tecnología.

La inteligencia artificial está cambiando el mundo. El hecho de que una máquina aprenda de sus errores, infiera, deduzca, piense por si misma y simule el razonamiento de los seres humanos ha empezado a transformar todos los sectores de la industria; desde los autos inteligentes, hasta los robots que escriben artículos de prensa, pasando por herramientas de prevención de desastres naturales, mecanismos para reducir el hambre o formas de personalizar la publicidad.

Parece que ya no hay vuelta atrás. El alcance de este tipo de tecnología es tal que la mayoría de empresas del sector, incluyendo Google, Facebook, IBM y Microsoft tienen vastos proyectos de inteligencia artificial y se calcula que la inversión en iniciativas similares se triplicó este año.

Sin embargo, el auge de la IA ha traído consigo una serie de riesgos que están enfrentado a la comunidad científica y empresarial. El asunto de la pérdida de empleos y de los peligros para la conservación de la humanidad hicieron que Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, y Elon Musk, fundador de Tesla Motors, tuvieran una álgida discución en redes sociales.

El debate comenzó cuando uno de los seguidores de Zuckerberg le preguntó su opinión sobre una entrevista reciente en la que Musk había dicho que su mayor miedo para el futuro era la inteligencia artificial. "Tengo una opinión bastante tajante sobre esto", respondió Zuckerberg. "Yo soy optimista. Creo que uno puede construir cosas para hacer un mundo mejor. Pero, además, soy especialmente optimista en lo que respecta a la inteligencia artificial".

Y añadió: "hay quienes son pesimistas y tratan de darle bombo a todos estos escenarios apocalípticos. Simplemente, no lo entiendo". Horas más tarde y a través de su cuenta de Twitter, Musk le respondió y sostuvo que Zukckemberg no sabía muy bien lo que estaba diciendo: "He hablado con Mark sobre inteligencia artificial. Su entendimiento en el tema es limitado".

La declaración de Musk en la que aseguraba que la inteligencia artificial representa el raro caso en el que se necesita ser proactivos con la regulación, en vez de reactivos y donde sostenía que la IA representaba un riesgo fundamental para la existencia de la civilización humana coiciden con la carta abierta de 2015, en la que 8.000 científicos, entre ellos Stephen Hawking y Tom Dietterich, presidente de la Asociación para el Avance de la IA, alertaron de los peligros de esta tecnología e hicieron un llamado para utilizarla en beneficio de la humanidad.

Al final, Zuckemberg terminó la polémica asegurando que la tecnología puede ser usada para cosas buenas y malas, y sostuvo que "se necesita ser cuidadoso al desarrollar la inteligencia artificial y cuidadoso en lo que se va a crear y cómo se va a usar".

Tomado de elespectador.com


© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: