Edith Gómez
Editora- gananci.com

La relación existente entre trastornos psiquiátricos y el consumo de alcohol es de carácter bidireccional, uno da lugar al otro y viceversa.

Tienen Relación la Ansiedad y el Alcohol1Esto se conoce a nivel científico como "patología dual" que viene definida como la relación de todas las sustancias de abuso y dependencia, con determinados trastornos psíquicos; aunque actualmente este concepto no se considera muy acertado ya que a nivel práctico psiquiátrico la comorbilidad de varios procesos ha sido siempre una constante, y de hecho da lugar a varios tratamientos, así como alimentos que ayudan contra la ansiedad, conoce más en Nutrición Sin Más. Siendo importante no el tipo de tratamiento sino el discernir sobre qué aspectos hay que actuar de forma principal al comienzo y cuales hay que dejar en un segundo plano.

Es comprensible que una persona alcohólica no debe ser a la fuerza una persona ansiosa, y una persona afecta de síndrome de ansiedad no tiene por qué acabar con un problema de abuso o dependencia del alcohol como medida para mitigar sus males.

La verdad es que el alcohol no ayuda a calmar los nervios, ni mucho menos puede ser considerado como un remedio para la ansiedad. Ocurre lo mismo con el tabaco, al que mucha gente recurre en los momentos de más estrés.

Los efectos del alcohol pueden parecer relajantes, pero en realidad son más depresivos que otra cosa. Tampoco ayuda mucho esa percepción de la realidad provocada por el alcohol ya que, ante un trastorno de ansiedad, lo que más necesitamos es una dosis de pensamiento lógico y racional.

Podemos observar estos efectos contraproducentes del alcohol sobre nuestro estado emocional si ponemos como ejemplo uno de los tipos de ansiedad que más acompañan a los problemas de alcohol. Una persona con fobia social teme interactuar en público, por lo que se toma un par de copas antes de acudir a algún evento con la esperanza de que la sensación de euforia que produce el alcohol le ayude a soportar el miedo y los nervios.

Efectivamente, esas copas de alcohol le han dado fuerza para asistir pero una vez allí, o sigue consumiendo alcohol con los riesgos de exposición pública que ello supone, o pasados unos minutos se sentirá aún más indefenso en esa situación que le aterrorizaba. Es importante estar saludable, por eso queremos enseñarte algunos consejos para llevar una vida sana 100 %.

¿Entonces por qué sentimos ansiedad cuando bebemos?
● El alcohol afecta nuestro estado de ánimo, ya que disipa la serotonina en el cerebro. La serotonina, es una sustancia química del cerebro que hace que usted se sienta bien, cuando esta escasea puede causar ansiedad y depresión.

● El alcohol causa deshidratación que tiene como consecuencia síntomas de nerviosismo, temblores, mareos, confusión y debilidad y por supuesto ansiedad.

● Cuando bebemos en exceso nuestro sistema nervioso reacciona ya que trata de contrarrestar los efectos sedantes del alcohol, que pueden conducir a un estado de hiperactividad. El estado de hiperactividad puede conducir a una privación del sueño, que puede contribuir a que se desarrolle la ansiedad.

● Beber cantidades excesivas de alcohol puede causar que su ritmo cardíaco se eleve, lo que lo lleva a palpitaciones del corazón cada vez más fuertes, lo que termina causando ansiedad.

Si piensas enfrentar el problema, hay algunas cosas importantes a considerar:
● Asiste al terapeuta y al médico y da cuenta precisa de cuánto bebes o qué sustancias usas; aunque compartir esa información pueda ser potencialmente embarazoso, tu salud depende de ello.

● Es peligroso beber y combinarlo con medicamentos recetados para la depresión y la ansiedad; así que si te comienzas a tratar, olvídate del trago.

● Date cuenta de que a pesar de la percepción inmediata de que el alcohol tiene un efecto calmante, en realidad aumenta la ansiedad a largo plazo.

● El uso de alcohol puede hacerte sentir más cómodo socialmente pero también menos competente en otros rubros de tu vida, y también en el social.

● Los trastornos de ansiedad son muy tratables, y si reconoces tu abuso con el alcohol, puedes lograr vencerlos.

La automedicación aumenta la ansiedad y además, es una práctica de riesgo que puede acabar en adicción. Puede ser que empezaste a consumir alcohol como una forma de atajar tu ansiedad, o puede que el alcohol te produzca ansiedad y tengas que seguir bebiendo para taparla, de cualquier manera siempre ante todo lo más recomendable será buscar ayuda profesional, ya que es la salida más óptima para salir de estos problemas.




© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: