3 máximas para hacer un presupuesto para una tienda online copia
Por Gananci.com

Muchos emprendedores prefieren la idea de la tienda online cuando van a crear su negocio propio debido a la diferencia de costos que existe cuando se contrasta con un negocio tradicional. Sin embargo, muchos pasan por alto que este tipo de negocio también requiere un presupuesto a fin que pueda funcionar óptimamente.

Según Gananci, uno de los negocios más rentables de hoy en día son las ventas por Internet y aunque quizá al principio no requieres de un gran capital como mucho otros negocios, si tienes pensado hacerlo en serio, deberás disponer de un presupuesto al comienzo.

Ahora bien, cuando haces un presupuesto para una tienda física sabes todo lo que se requiere: un local desde donde vas a ofrecer tus productos/servicios, el acondicionamiento del mismo, el equipo de trabajo que te va a acompañar, la materia prima para crear aquello que ofrecerás en tu negocio, entre muchísimos otros aspectos.

Cuando se va a acondicionar un e-commerce también debes tener en cuenta casi la misma cantidad de aspectos, solo que los nombres de los mismos cambian. Por ejemplo, en vez de necesitar un local a dónde atender a tus clientes, necesitarás una página web bien hecha para recibirlos, entre muchas otras diferencias.

Por esto, cuando ya has estudiado tu mercado, establecido tu cliente ideal tienes claro cuáles son los productos/servicios que ofrecerás y básicamente estás listo para arrancar con tu tienda en línea, es momento de realizar un presupuesto para la misma.

Para comenzar a realizarlo y para hacerte más sencillo el proceso, a continuación encontrarás algunos puntos que no debes pasar por alto a fin de que el presupuesto quede bien hecho y más adelante no tengas problemas de dinero realizado a la mala gestión desde el principio:

1. Se realista: es necesario que te apegues a la realidad de los precios lo más posible. Una buena idea que puedes poner en práctica es la de buscar en diferentes lugares el precio del mismo rubro y después sacar un promedio.

Necesitarás incluir en tu presupuesto elementos como el dominio de tu página web o el precio mensual de la plataforma que utilizarás para construirla. En este punto hay mucha oferta, por lo que debes asegurarte de encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades y al tipo de producto/servicio que tienes en mente ofrecer.

También deberás agregar los honorarios profesionales de: los encargados de la estrategia de marketing y de levarla a cabo (social media manager y Community manager), del diseñador gráfico que mantenga en orden tu sitio web y sea el encargado de diseñar el contenido de las imágenes que se compartirán en todas las plataformas, de un fotógrafo -en caso de que aplique- entre otros.

Todo esto sin contar:
 El tipo de producto o servicio que ofrecerás (la inversión inicial para poder tener inventario para comenzar)
 La logística que requiera el traslado de los productos (si lo ofrecerás tú, alguna compañía externa o será mixto)
 Elementos diferenciadores como etiquetas, empaques especiales, material pop, entre otros.
 Elementos gráficos como imágenes pagas de bancos de imágenes, por ejemplo.
 Licencias de software de administración, gestión de clientes, etc.

2. Asegúrate de que no se te escape nada: para que un presupuesto pueda ser considerado como completo, debes revisar varias veces que cuente con todos y cada uno de los elementos que harán falta en tu emprendimiento. Si haces un presupuesto tomando en cuenta las posibles variaciones de la inflación, las temporadas, etc., pero dejas afuera algunos elementos, estarás en problemas luego.

Esto ocurre porque cuando llega el momento de ejecutar ese presupuesto te hará falta dinero que no habías contemplado anteriormente. Por eso le mejor es trabajar en él concienzudamente y no tratar de saltarte este paso en media hora, porque si bien podrías lograrlo, pueden quedar muchos cabos sueltos.

Puede parecer que es mucho trabajo, pero tener un presupuesto en realidad te da ventajas, para ampliar más este tema, mira los beneficios de elaborar un presupuesto para tu negocio.

3. Apégate al presupuesto: cuando realizas un presupuesto es con el fin de saber un aproximado (lo más realista posible) de lo que costará poner en marcha en proyecto para saber los siguientes pasos que debes dar para conseguir dicha cantidad.

Luego del presupuesto vienen proyectos de crowfunding, créditos bancarios, reuniones con inversores, préstamos o simplemente acudir a aquellos ahorros que guardábamos celosamente. Todo lo que se requiera para tener el dinero.

Una buena manera de comenzar es dividir el presupuesto en fase y ponerlas en marcha a medida que vas consiguiendo ese dinero. Así no tendrás que esperar a juntarlo todo para ponerte manos a la obra.

Cuando tienes un presupuesto realizado, tienes una guía a la cual seguir para asegurarte de que no tendrás problemas económicos predecibles, lo que te da cierta estabilidad y organización a tu próximo negocio. Todo esto si te apegas al mismo, si no eres disciplinado y te permites gastar más de lo que tenías dispuesto, el trabajo habrá sido en vano.





© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: