pacho santos
Las declaraciones del exvicepresidente, en las que dijo que en el Centro Democrático parece haber quienes no quieren que los diálogos entre el Gobierno y los voceros del No en el plebiscito lleguen a un acuerdo, desataron una tormenta al interior de la colectividad.

Dicen que una de las peticiones que le hizo el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe al presidente Juan Manuel Santos, en la reunión del pasado 5 de octubre tras el triunfo del No en el plebiscito, fue que el Gobierno “no tratara de dividir al Centro Democrático”. Solo que por parte de algunos miembros de esa colectividad –y sin que el Gobierno tenga nada que ver- se han hecho pronunciamientos que tienen alborotado el avispero.

Primero fue lo de la renuncia Juan Carlos Vélez, quien fungió como el gerente de la campaña del No en Antioquia, quien tras confesar en una entrevista que la estrategia del partido apeló a distorsionar y decir mentiras sobre el acuerdo de paz para conseguir votos, fue linchado mediáticamente por sus compañeros y se tuvo que hacer a un lado.

Ahora la fractura se ve venir el por el lado del exvicepresidente Francisco Santos, quien en declaraciones para RCN Radio, en la noche del martes, afirmó que dentro del Centro Democrático hay quienes no quieren que el pacto nacional de paz, entre representantes del No y la mesa de La Habana, avance.

La declaración causó revuelo en las toldas del uribismo y el senador Ernesto Macías le salió al paso con una fuerte crítica contra el exvicepresidente. “Últimamente veo varias coincidencias y cierta cercanía entre “Pacho” Santos y su primo-hermano presidente”, escribió el parlamentario en su cuenta en Twitter.

Lo propio hizo la senadora Paloma Valencia, quien desestimó lo dicho por “Pacho” Santos y le pidió que revele los nombres de quienes considera que no quieren que los diálogos avancen, ya que según ella, el partido está unido en torno a que los acuerdos de La Habana sean renegociados para “evitar que el narcoterrorismo termine dueño de la instituciones”.

Terció en la controversia el representante a la Cámara Samuel Hoyos, quien aseguró, sin pelos en la lengua, que en el Centro Democrático “hay algunos que buscan ser más papistas que el papa”, insistiendo en que respalda la posición del exvicepresidente, en el sentido de que se rescaten los elementos positivos del acuerdo de La Habana y que se incluyan las observaciones que los voceros del No han dado a conocer.

Y como en río revuelto ganancia de pescadores, desde la coalición de la Unidad Nacional salieron algunos a cuestionar la actitud del uribismo. El senador liberal Juan Manuel Galán sostuvo que lo dicho por “Pacho” Santos demuestra que la estrategia del Centro Democrático es dilatar y propuso al Gobierno que lo tenga en cuenta en el caso de que se plantee un encuentro entre los voceros del No y las Farc.

Por su parte, Germán Varón, senador de Cambio Radical, puntualizó que “queda claro que están poniendo por encima del interés de la paz, los intereses políticos”. Y el senador Hernán Andrade, del Partido Conservador, concluyó que “”Pacho” ha sido el único sensato del Centro Democrático desde el triunfo del No, ha demostrado serenidad y compromiso y si él lo dice hay que creerle”.

Este escenario despierta los fantasmas de división al interior del Centro Democrático. Los mismos que rondaron la convención del partido en octubre de 2013, cuando un sector afín a “Pacho” Santos se enfrentó a quienes apoyaban a Óscar Iván Zuluaga, en la lucha por ganarse la nominación oficial a la Presidencia de la República. Fractura que no parece haber sanado y que se deja ver en estos momentos de efervescencia política.

Tomado de elespectador.com



Luego del asesinato de una líder social en el municipio de Corinto (Cauca), donde se instalaría una zona de concentración, la guerrilla exige medidas de seguridad inmediatas.

garantiasEn un campanazo de alerta ante una eventual cadena de asesinatos sistemáticos contra desmovilizados de las Farc y líderes sociales se convirtió el asesinato de Cecilia Coicué, dirigente social del municipio de Corinto (Cauca), por eso la guerrilla emitió un comunicado en el que reclaman al Gobierno empezar a implementar las medidas de seguridad. (Lea: Asesinada propietaria de predio donde se concentrarán las Farc en Cauca)

Coicué es militante del movimiento Marcha Patriótica y propietaria del terreno en donde se planificó la instalación del Punto Transitorio de Normalización de la vereda La Cominera dentro del proceso de normalización acordado en la Mesa de Conversaciones de La Habana, lo que plantea un escenario de mayor gravedad para y riesgo tanto para la firma del acuerdo como para el futuro de las Farc en la arena política.

El comunicado enviado por Secretariado Nacional del Estado Mayor de las Farc, señala que “el asesinato, ocurrido el pasado 6 de septiembre, en momentos en que Cecilia se encontraba en su predio, constituye una pésima señal de confianza en el desarrollo de la construcción de paz en los territorios”.

Y plantean la preocupación porque estos hechos se están dando “mientras avanzamos hacia la puesta en marcha de todos los dispositivos del cese bilateral y la normalización de los territorios”.

Pero ponen el dedo en la llaga al señalar que no es un hecho aislado. Pues solo el día después del anuncio del cese bilateral y definitivo del fuego, fueron asesinados tres líderes sociales. “Se suma a una larga serie de asesinatos y amenazas en contra de dirigentes sociales del suroccidente colombiano que configuran una grave crisis humanitaria que debe preocupar al gobierno nacional, al pueblo colombiano y a la comunidad internacional.”, señala las Farc.

Este fue uno de los puntos que más dilató la firma del acuerdo de paz en La Habana, pues las Farc no están dispuestas a repetir la historia que vivió la Unión Patriótica, movimiento del cual fueron asesinados cerca de 5.000 de sus militantes. Por eso agregan que “no se podrá hacer realidad la paz estable y duradera si persiste el asesinato selectivo de líderes y lideresas cívicos y populares”.

Ya el director de Unidad Nacional de Protección, Diego Mora, afirmó que están listos protocolos para la vigilancia y protección de desmovilizados de las Farc y líderes sociales. Sin embargo, con el asesinato de líderes que se viene dando la guerrilla reclama la implementación inmediata.

Finalmente señalan “desde La Habana hacemos llegar a la familia de Cecilia Coicué, a sus compañeros y compañeras y a toda la comunidad de La Cominera, nuestras condolencias de compatriotas. Hacemos votos por el inmediato esclarecimiento de su asesinato y esperamos acciones ciertas que nos permitan decir que situaciones como estas, no ocurrirán ya más”.

Tomado de elespectador.com

de la calleEl jefe del equipo negociador de paz del Gobierno pidió a los colombianos leer el acuerdo final por completo y tomar una decisión a conciencia. Recordó que “no hay espacio para renegociar”.

El jefe negociador de paz del Gobierno, Humberto de la Calle, se refirió nuevamente al plebiscito por la paz, que se celebrará el próximo 2 de octubre, y donde los colombianos decidirán si le dan el Sí al fin del conflicto armado con las Farc. (El Espectador publica aquí el contenido completo del acuerdo)

“Lo que no puede suceder es que se abstengan, les pedimos que estudien los acuerdos y tomen una decisión a conciencia, teniendo en cuenta que ese es el mejor acuerdo posible y nadie debe abstenerse de tomar una decisión el próximo 2 de octubre”, indicó De la Calle.

Como en otras oportunidades, recordó a los ciudadanos que tras ganar el No, no hay espacio para renegociar. “Tras la experiencia de estos cuatros años sé que este es el momento de decidir, sugiero que se haga balance entre las ventajas de terminar el conflicto o continuar con un largo doloroso proceso de victimización”, agregó.

Frente al día ‘D’, día en que los guerrilleros serían movilizados a las zonas veredales de concentración para iniciar el proceso de dejación de armas, De la Calle explicó que este día ocurrirá antes del plebiscito por la paz.

“A partir de la firma formal para esos efectos que hará el presidente de la República en fecha que vamos a convenir comienzan a aplicarse los plazos para el Día D, el comienzo de la movilización, la destrucción del armamento, todo el método de desmovilización. Esa fecha será antes del Plebiscito, o sea, en el momento del Plebiscito estarán corriendo los 180 días para la entrega de la última arma en poder de las Farc”, indicó.

Tomado de elespectador.com


Jueza solicitó información para definir caso. En Colombia fue condenado a 17 años por corrupción.

Andres Felipe Arias
El exministro de Agricultura del gobierno Álvaro Uribe, Andrés Felipe Arias, llegó el miércoles, hacia mediodía, a la Corte del Distrito Sur de Miami.

Esposado y escoltado por la alguaciles federales, Arias compareció ante la jueza Alicia Otazo Reyes, a quién se le informó que el colombiano había sido capturado en la mañana del miércoles, atendiendo una solicitud del Gobierno colombiano.

La juez fue enterada de que sobre el exministro pesa una condena de 17 años de cárcel por corrupción, vinculada al uso indebido de fondos del programa estatal Agro Ingreso Seguro. Además, que Colombia tramitaba la respectiva solicitud de extradición. 

De inmediato, sus abogados, Emmanuel Pérez y Hans Burgos, alegaron que su cliente tiene un estatus de protección temporal por estar gestionando asilo en calidad de perseguido político. Incluso, exhibieron un permiso de trabajo, que acaba de ser renovado, con el que el colombiano ha podido laborar en una empresa que ofrece sistemas de energía solar.
Sin embargo, los alguaciles que capturaron a Arias aclararon que su detención nada tiene que ver con su estatus migratorio y que se trata de una causa federal ajena a temas políticos y sustentada en peticiones oficiales del gobierno de Colombia.

La jueza Otazo, conocida por llevar casos de narcotraficantes –como Sandra Ávila, alias la Reina del Pacífico–, solicitó más información sobre el tema antes de definir si lo pone en libertad o si lo somete a una extradición exprés, sustentada en la información que ha enviado Colombia.

Por eso, citó a una nueva audiencia, este viernes a las 11 de la mañana. La nueva audiencia sería atendida por el juez John O. Sullivan, titular del caso, quien podría pedir un nuevo plazo mientras conoce los argumentos de la defensa.

La nueva audiencia
EL TIEMPO estableció que Colombia solicitó la detención con base en el fallo, de julio del 2104, en el que la Corte Suprema encontró culpable a Arias de los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación en favor de terceros, causando perjuicios al Estado por una suma que supera los 15 millones de dólares, cerca de 45.000 millones de pesos.

Arias se declaró inocente dentro de ese proceso y negó cualquier conducta irregular. Por eso, de entrada, su defensa en Estados Unidos pidió que se le otorgara libertad bajo fianza. 

Pero la jueza Otazo anunció que el tema de la fianza también se resolverá el viernes. Por ahora, el exministro pasó a una celda en el sur de la Florida en donde puede recibir visitas de su defensa.

Al final de la audiencia, a la que asistió su esposa, Catalina Serrano, los abogados del exministro insistieron en que se trata de un perseguido político y en que corre peligro si es extraditado.

En Colombia, el primer pronunciamiento sobre el tema provino del expresidente Álvaro Uribe, jefe político de Arias, quien se perfilaba como su sucesor.

En un trino, a las 7 de la mañana del miércoles, aseguró: “Por presión de Santos para que lo extraditen a Colombia Andrés Arias fue puesto preso en Estados Unidos”.

Horas después, la Cancillería de Colombia informó que tramitó la solicitud de extradición de Andrés Felipe Arias por solicitud directa de la Corte Suprema de Justicia. Pero fue clara en el hecho de que no intervino en ningún trámite para pedir que se le expidiera una circular roja ante la Interpol.

Tomado eltiempo.com




La ministra de Educación, Gina Parody, protagonizó una emotiva defensa en la plenaria del Senado por los controvertidos manuales sobre diversidad sexual. El procurador Ordóñez la tildó de mentirosa.

Gina Parodin debateGina Parody representa al Partido de la U en el gabinete como ministra de educación, pero eso no impidió que el senador Jimmy Chamorro citara un debate en su contra a pesar de pertenecer al mismo partido de gobierno.

Lo hizo junto a la opositora María del Rosario Guerra, del Centro Democrático, y pretendían poner a la ministra contra las cuerdas, al borde de la renuncia, por un asunto muy espinoso: las versiones encontradas frente a los manuales sobre diversidad sexual que, presuntamente, el gobierno estaría dispuesto a distribuir en los colegios del país, en cumplimiento de una sentencia de la Corte Constitucional.

Un debate que además contaba con un invitado que se convertiría en protagonista, el procurador Alejandro Ordóñez. Todo apuntaba a que la polarización que se vivió la semana pasada en las calles, cuando se produjeron numerosas marchas contra el gobierno y la ministra, se trasladaría a la caldera de la plenaria del Senado. Las barras se llenaron de asistentes, decenas se quedaron fuera y tuvieron que habilitar un salón alterno y una pantalla para que pudieran seguir el debate. Una expectativa con pocos antecedentes.

Gina Parody, con un blazer azul, un color que en el Senado se asocia a los conservadores, llegó como quien comparece a un juicio. Varios ministros la acompañaron, como el del Interior, Juan Fernando Cristo, y los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti fueron los que más la rodearon.

Chamorro y María del Rosario Guerra iniciaron el ataque. Ambos coincidieron en acusar a la ministra de mentir en el tema de las cartillas y de promover la ideología de género. Casi una hora se repartieron ambos congresistas.

El turno de Gina llegó al filo de las 7:00 de la noche. La ministra subió el atril y antes que defenderse lanzó un contraataque. Le recordó a la plenaria que el gobierno de Álvaro Uribe también había promovido cartillas a través del Ministerio de Educación y se suscribieron convenios por más de 13.000 millones de pesos para difundir el programa de educación para la sexualidad en los colegios, según Parody, que desarrollaban una política de educación sexual con enfoque de género.

Entonces, dijo Gina, debido a que a una ministra de educación lesbiana le correspondió acatar un fallo de la Corte Constitucional, le armaron un escándalo. “¿Qué más puede explicarlo, si no mi condición sexual? (...) Por ser lesbiana me acusan de lo divino y lo humano”.

Parody, quien fue senadora hace seis años, se desenvolvió con soltura durante una hora de intervención que encendió los ánimos de algunos, como el uribista Evert Bustamante, quien rechazó la afirmación de que el debate se tratara de la condición sexual de la ministra.

Dijo que no entiende ese término de la ‘ideología de género‘ y que el único concepto que aplica es la identidad de género. “La Constitución es mi única ideología”.

Luego la ministra señaló que durante toda su vida ha tenido que enfrentar desplantes, mentiras, odios, prejuicios, y también persecuciones por el hecho de ser gai, pero que nunca antes había vivido una campaña de manipulación masiva que utiliza el miedo de los padres de familia.

"Recuerdo que cuando le conté a mi mamá que era lesbiana se puso a llorar y le dije, ¿estás llorando por esto? Y me contestó que no. ‘Yo a ti te amo como eres, pero vas a sufrir más, mucho más que el normal de los seres humanos. Te va a tocar vivir en un mundo más difícil‘".

Incluso, habló de Jesucristo, y que aplica su legado, amar los unos y a los otros, y terminó su intervención pidiendo un minuto de silencio por aquellos niños, madres y padres que hoy sufren discriminación. Dijo que soñaba con una Colombia donde todos seamos iguales. Parody fue despedida en medio de una ovación desde las barras.

“Lo querían pasar de contrabando”
A pesar de lo emotivo del discurso de la ministra, Alejandro Ordóñez, procurador general, insistió en que el gobierno del presidente Santos está promoviendo una ideología de género, y está “arrebatando” derechos fundamentales de los padres, como el de escoger la educación de sus hijos.

Justificó las marchas de la semana pasada, en las cuales participó, como un mensaje de los padres contra una política pública que quiere ser impuesta. “Detente gobierno”, señaló.

Ordóñez le dijo a la ministra que había mentido en el tema de las cartillas, y que tampoco le creía cuando decía que no entiende qué es la ideología de género. “Pero claro que lo sabe, y esas cartillas no las querían pasar de contrabando. ¿Porqué no hablaron con los padres?”.

Tras el procurador el turno fue para los partidos políticos. La U dividió sus opiniones, mientras Roy Barreras y Benedetti respaldaron a la ministra, José David Name se puso del lado contrario. Los conservadores estuvieron del lado de las tesis del procurador, y Claudia López, de los Verdes, insistió en que los homosexuales “no somos anormales, no somos parásitos”.

Fueron más de cinco horas, lleno en las barras y las curules casi al completo, en un debate que se recordará por mucho tiempo sobre una polémica que está lejos de disiparse.

Tomade de www.semana.com




Página 3 de 15

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: