informe paz y reconciliacion


Así lo afirma la ONG Paz y Reconciliación que alertó sobre aspirantes con serias irregularidades.

Vea el informe completo de Paz y Reconciliación

La organización alerta sobre presuntas irregularidades que afectan a candidatos que buscan avales para las elecciones. Vea el informe aquí.

Por eltiempo.com


legislativo21/07/2015. El presidente Juan Manuel Santos hizo una alusión al periodo histórico de la Patria Boba cuando instaló la segunda legislatura del Congreso: "Hace dos siglos terminó ese corto periodo de cinco años de libertad que se conoció como la Patria Boba. Y comenzó la cruenta Reconquista. ¿Cómo ocurrió esto? ¿Cómo pasamos de la ilusión al desencanto? ¿Cómo pasamos de la esperanza a la tragedia? La causa fue la división".

Así comenzó el discurso del presidente, el cual estuvo marcado por una de sus principales causas: el proceso de paz. "Hemos obtenido en los últimos años grandes triunfos – sociales, económicos, políticos, internacionales– y avanzamos al fin en la búsqueda de la paz, lo que debería llenarnos de entusiasmo. Sin embargo –como en aquella Patria Boba– nos pueden más las divisiones, los orgullos personales, los dogmas y prejuicios, y no nos permiten ver lo que tenemos y lo que podemos construir si avanzamos juntos".

Santos insistió en la necesidad de que la oposición deje de lado sus posiciones radicales: "¡Colombia unida es imparable! Lo sabemos muy bien y solo nos falta llevarlo a la práctica".

Ya en materia de la agenda legislativa, el presidente hizo énfasis en la aprobación de la reforma de Equilibrio de Poderes: "Prefiero ser recordado, no como el último presidente que fue reelegido, sino como el presidente que eliminó la reelección en Colombia", apuntó.

Otro anuncio relacionado con el sector justicia fue la presentación del proyecto de Ley Estatuaria de la administración de Justicia, el cual, según Santos, garantizará "una justicia mejor administrada, más ágil y más cercana al ciudadano".

Seguridad y ruralidad
Además de este proyecto de ley, el presidente anunció dos más que se presentarán para mejorar la seguridad en el país. Uno de ellos es la reforma del Código Nacional de Policía y Convivencia y otro es lo que denominó el proyecto "Justicia Rápida para Delitos Menores".

Un proyecto más que destacó el presidente fue la reforma rural integral, el cual, "luego de las debidas consultas y debates con las organizaciones sociales, vamos a presentarlo al Congreso. En este vamos a tomar en cuenta las recomendaciones de la Misión Rural, las propuestas que nos hicieron llegar en el Pacto por el Agro, las que han presentado otras organizaciones representativas del sector rural, y los resultados del Censo Nacional Agropecuario".

Frente a la preocupación de diferentes sectores por la situación económica del país, Santos señaló que "mientras los organismos multilaterales prevén que América Latina crezca en promedio este año un 0,5%, Colombia puede crecer un 3%".

El presupuesto de la Nación será un tema clave a discutir, pues el mismo Ministerio de Hacienda ha anunciado "austeridad por todos lados".

Críticas desde la oposición
Las palabras de Santos no cayeron bien en la bancada del Centro Democrático. El senador Álvaro Uribe fue contundente en las siguientes afirmaciones: "no podemos aplaudir el homenaje a los soldados y policías por el Gobierno que ha legitimado que los asesinen; nuestra economía apenas lleva 5 años de derroche oficial y de crecientes sustos a la inversión, ya aparecen los efectos que el Gobierno oculta; habla de reducción de emisiones de carbono y aumenta narco cultivos que destruyen selva, matan fauna y flora y contaminan agua; insiste en demagogia agraria a la manera del Chavismo que dejó a Venezuela sin producción agropecuaria".

Otros partidos políticos que se pronunciaron fueron la Alianza Verde, el Polo Democrático y la U. Los primeros exigieron atención a las licencias exprés y a la minería en páramos, los segundos hicieron énfasis en las promesas incumplidas para mejorar el sector del agro. Finalmente, el presidente del Partido de la U, Roy Barreras, le dijo a la oposición que "la paz es para todos los colombianos, para todos los soldados y policías. La paz es necesaria también para ellos".

Por elcolombiano.com


El senador arreció sus críticas en contra de la Fiscalía por sus decisiones en contra de figuras del uribismo.


El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez cuestionó la actuación de la Fiscalía General de la Nación en casos como el del exsecretario de prensa de Presidencia, César Mauricio Velásquez; y el exsecretario Jurídico, Edmundo del Castillo, por la visita de alias 'Job' y la Casa de Nariño. 

Luego de conocer que el 3 de agosto les imputará cargos en un nuevo episodio por el escándalo del espionaje del DAS, Uribe lamentó que el Gobierno Nacional permita la destrucción del país y la Fiscalía se dedique a perseguir a "personas transparentes".

"El Gobierno Nacional destruyendo el país y la Fiscalía en lugar de actuar contra bandidos, pretendiendo llevar injustamente a la cárcel, a personas de la bondad, de la transparencia de César Mauricio Velásquez", señaló.

A Velásquez y Del Castillo se les investiga por la cuestionada visita del exjefe paramilitar Antonio López Jiménez, alias Job, a la Casa de Nariño, en abril de 2008.

A Velásquez, quien además ofició como embajador ante el Vaticano, se le va a imputar el cargo de concierto para delinquir. A Del Castillo, por su parte, se le van a imputar los cargos de peculado por apropiación, concierto para delinquir y violación ilícita de comunicaciones.

Para el ente investigador hay evidencias suficientes para reabrir este caso, cerrado en 2010, e imputar a estos dos exfuncionarios porque, en su criterio, hicieron parte de un complot para desprestigiar a la Corte Suprema de Justicia y a la excongresista Yidis Medina, protagonista del escándalo de la yidispolítica.

Por elespectador.com

A propósito del anuncio de "desescalar el lenguaje" contra las Farc, como por ejemplo no llamarlos "bandidos o terroristas", recordamos la entrevista con Álvaro Sierra sobre el lenguaje y la narrativa que se utiliza en medio de los diálogos de paz.

periodicos
17/07/2015. Álvaro Sierra, periodista especializado en paz y conflicto armado, con una experiencia de 30 años, habló con Confidencial Colombia acerca de cómo se está narrando e informando sobre el proceso de paz que se adelanta en La Habana entre el gobierno y las Farc y la guerra que se vive en Colombia.

Falta de contexto y explicación a la hora de hablar del proceso de paz y el conflicto

Nombrar medios de comunicación es muy general, una cosa es lo que está haciendo la Silla Vacía y otra muy distinta lo que hace RCN; son coberturas completamente distintas, con públicos totalmente diferentes, que es una parte que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de cubrimiento. Lo primero sería no generalizar.

Con excepciones, lo que tenemos del proceso de paz es un déficit de explicación. Hay mucha noticia sobre los diálogos de paz, del conflicto y sus impactos; hay muchísimos despliegues, es decir, no nos podemos quejar por falta de información. Pero, hay un déficit muy grande de poner las cosas en contexto, no basta con decir solo cosas del proceso de paz y ya. Es que esto es más profundo y esto en particular es muy notorio en televisión.

Por otra parte, está el gobierno. Éste ha sido muy débil en la pedagogía para explicar sobre lo que están haciendo en La Habana. El gobierno ha confundido un poco el significado del secreto y la confidencialidad para dar información de lo que se hace en la mesa negociadora. Pero cuando hablo de esta información no es precisamente lo que discuten en la mesa o lo que negocian con las Farc; es la falta de pedagogía y una falta de explicación sobre ciertos elementos del proceso, esto ha hecho que haya una percepción de que el proceso es una cosa lejana y que no tiene que ver con la gente del común.

Si a la gente le explicaran, por ejemplo, al campesino o a la vereda cómo el acuerdo de paz les va a cambiar la vida, si le dijeran que le van a poner un sistema de riego para que puedan cultivar, que les van a poner una escuela, que les van construir una vía terciaría y les van poner un puesto de salud, pues va a ser un vereda distinta a la que había antes del conflicto. Este tipo de explicaciones hacen falta.

En ese sentido hay un gran problema para acercar lo que están haciendo en La Habana y las preocupaciones de la gente. Tanto el gobierno como los medios de comunicación han tenido muchas dificultades para poner en contexto.

El lenguaje y la narrativa en temas de paz y guerra

Hay un doble estándar en la narrativa de la guerra, cosa que no es nueva; esto hace parte de una narrativa que logró imponer el gobierno de Álvaro Uribe Vélez en los dos periodos presidenciales.

Esto tiene que ver con dos problemas:

Primero, es la forma. Hay dos tipos de lenguajes que son inverosímiles. Por ejemplo, aquí hay dos tipos de muertos, hay unos que son abatidos o dados de baja y otros asesinados, y resulta que todos son seres humanos; unos tienen un uniforme que tiene más legitimidad que los otros, porque son las fuerzas del Estado, pero en un conflicto armado interno como este todos son muertos, todos mueren en combate.

Entonces llamar a unos abatidos o dados de baja, que casi es un término de cacería, y los otros asesinados, o llamar masacre el atentado en donde murieron los 11 soldados en el Cauca y calificar a un bombardeo como una "operación exitosa", significa estándares muy distintos en el lenguaje. Evidentemente no se trata de igualar a las dos partes porque aquí hay una diferencia muy grande de legitimidad entre el Estado y las Farc.

Hay que tener en cuenta que el problema no es que los medios pongan X o Y apelativo a las Farc, sino que este grupo guerrillero también ha hecho cosas para ganarse estos adjetivos. Por ejemplo, el Ejército no ha puesto ninguna bomba en el Club el Nogal.

Este tipo de acciones han generado reacciones muy fuertes contra las Farc, que le permitió al gobierno de Uribe acoger una narrativa tajante sobre este grupo guerrillero y los medios de comunicación han sido un vehículo para acoger este tipo de lenguaje y narrativas.

Soy partidario de un lenguaje mucho más neutro para que el lector se forme su propia opinión, que ellos mismos digan si son o no terroristas, si son masacrados o no son masacrados. Creo que ahí hay un trabajo de lenguaje muy importante.

Ahora, esta es la forma pero el problema es de fondo. Uno puede hacer una guerra, sin justificar las razones por las cuales tú vas a matar a otro; en toda guerra hay proceso de identificación del contrario en donde se construye una imagen del contrario para justificar matarlo, entonces se llega a decir que es un narcoterrorista o es un terrorista islámico.

Este tipo de narrativa es esencial para justificar matar o asesinar a otra persona, así construyendo una narrativa de justificatoria. Es decir: -yo defiendo la patria, el honor y la democracia y estos son unos bandidos delincuentes y hasta ratas, les han llegado a decir el Ministro de Defensa, ahí están justificando para matarlos.

Las Farc

Pero del otro lado ocurre exactamente lo mismo. Si miramos a las Farc, ellos consideran acciones militares legítimas unos atentados que son contrarios a las normas básicas de la guerra. En ese sentido el problema del lenguaje no solo es un problema de los medios de comunicación, es un problema de las narrativas de las Farc y el Estado, es decir, es una competencia de la narrativa de la guerra. Si uno se fija en los medios de las Farc o cercanos a las Farc vamos a ver exactamente lo mismo pero al revés.

Los periodistas y el cubrimiento de los diálogos

En esto hay muchas desigualdades. Hay gente muy buena, que no es mucha, y hay otra que por la situación de los medios de comunicación, es joven y contratan a gente sin experiencia. No usan gente experimentada porque les sale muy cara. Hay periodistas que no se dedican a viajar o hacer reportería. Hay poco esfuerzo para contactar a la guerrilla en la sus zonas de influencia, aunque a la vez hay mucha desconfianza de la guerrilla para dar entrevistas y por todas esas razones hay gente inexperta cubriendo este tema.

Por otro lado, hay una gente muy buena con una cierta experiencia periodística, pero que sus lineamientos editoriales hacen que tengan problemas, por ejemplo pensamientos de justificar todo lo que se haga en contra de la guerrilla.

¿Los últimos hechos han debilitado el proceso de paz? ¿Qué tanto han cambiado las negociaciones?

Volvemos a la falta de explicación. Una parte ha estado concentrada en hechos noticiosos grandes, como la muerte de los 11 militares en el Cauca, la decisión de no bombardear a la guerrilla, pero luego la reanudación de estos en donde en tres días matan a 40 guerrilleros entre ellos 3 miembros del Estado Mayor o la suspensión del cese unilateral de fuego.

Esto da la impresión que el proceso está por romperse. He hablado con gente que no conoce el tema y que ve en televisión lo que está pasando y dicen que lo de La Habana se está acabando, pero si seguimos lo que están diciendo en La Habana pues es todo lo contrario.

Por ejemplo las Farc hicieron un comunicado sobre los 51 años y no mencionan los bombardeos, tienen una mención de pasada de que el enemigo cobardemente bombardeó, sin embargo, todo el comunicado trata sobre cómo han ido avanzando las negociaciones. Hoy salió una carta de 'Timochenko' (jefe máximo de las Farc) en la que prácticamente defendia al gobierno de Santos de la ultraderecha.

En La Habana la negociación sigue mientras aquí están bombardeando y las Farc están poniendo bombas; allá siguen conversando. Esa ha sido la situación en la que han estado conversando durante tres años hasta la declaratoria unilateral del cese al fuego de las Farc en diciembre y la suspensión de los bombardeos en marzo.

Entonces si ponemos la información de lo que está pasando en La Habana y se explica lo que están dialogando junto con la tensión que se vive en Colombia, pues se tiene el cuadro completo. Evidentemente se ha perdido la confianza entre las partes, un terreno ganado, pero eso es muy distinto a que los diálogos se vayan acabar.

Por el confidencialcolombia




La encuesta dice que apenas el 28% de los encuestados aprueba la gestión.

juan manuel santos 2 19

El 66% de los colombianos desaprueba gestión del presidente Santos.
 
La gestión del presidente Santos ha sufrido un duro rechazo, pues el 66% de los colombianos encuestados por la firma Gallup desaprueba la gestión del mandatario.

En la tercera medición del año que hace la encuestadora Gallup correspondiente a junio de este año muestra una desaprobación de la gestión del presidente Santos del 66%, en tanto que apenas el 28% avala los resultados del mandatario.

En abril de este año, la desaprobación de la gestión presidencial era del 64% y la aprobación del 29%. Un año atrás en junio de 2014, el presidente Santos contaba con un desaprobación del 42% y la aprobación era del 49%.

En cuanto al alcalde Petro, el 64% no avala la gestión en la alcaldía y el 32% la aprueba.

La gestión del mandatario colombiano sale mal librada en corrupción donde el 84% desaprueba la gestión, economía con el rechazo del 64%, desempleo 54%, guerrilla 77%, narcotráfico 51% de rechazo, costo de vida 81%, e inseguridad con una desaprobación de 87%.

Los colombianos creen que el presidente Santos ha ejecutado una buena gestión en relaciones internacionales donde el 64% aprueba los resultados frente a 20% que no los avala, y en construcción de vivienda popular que cuenta con el apoyo del 69% de los encuestados y la desaprueban el 20%.



Página 7 de 14

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: