pacho santos
Las declaraciones del exvicepresidente, en las que dijo que en el Centro Democrático parece haber quienes no quieren que los diálogos entre el Gobierno y los voceros del No en el plebiscito lleguen a un acuerdo, desataron una tormenta al interior de la colectividad.

Dicen que una de las peticiones que le hizo el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe al presidente Juan Manuel Santos, en la reunión del pasado 5 de octubre tras el triunfo del No en el plebiscito, fue que el Gobierno “no tratara de dividir al Centro Democrático”. Solo que por parte de algunos miembros de esa colectividad –y sin que el Gobierno tenga nada que ver- se han hecho pronunciamientos que tienen alborotado el avispero.

Primero fue lo de la renuncia Juan Carlos Vélez, quien fungió como el gerente de la campaña del No en Antioquia, quien tras confesar en una entrevista que la estrategia del partido apeló a distorsionar y decir mentiras sobre el acuerdo de paz para conseguir votos, fue linchado mediáticamente por sus compañeros y se tuvo que hacer a un lado.

Ahora la fractura se ve venir el por el lado del exvicepresidente Francisco Santos, quien en declaraciones para RCN Radio, en la noche del martes, afirmó que dentro del Centro Democrático hay quienes no quieren que el pacto nacional de paz, entre representantes del No y la mesa de La Habana, avance.

La declaración causó revuelo en las toldas del uribismo y el senador Ernesto Macías le salió al paso con una fuerte crítica contra el exvicepresidente. “Últimamente veo varias coincidencias y cierta cercanía entre “Pacho” Santos y su primo-hermano presidente”, escribió el parlamentario en su cuenta en Twitter.

Lo propio hizo la senadora Paloma Valencia, quien desestimó lo dicho por “Pacho” Santos y le pidió que revele los nombres de quienes considera que no quieren que los diálogos avancen, ya que según ella, el partido está unido en torno a que los acuerdos de La Habana sean renegociados para “evitar que el narcoterrorismo termine dueño de la instituciones”.

Terció en la controversia el representante a la Cámara Samuel Hoyos, quien aseguró, sin pelos en la lengua, que en el Centro Democrático “hay algunos que buscan ser más papistas que el papa”, insistiendo en que respalda la posición del exvicepresidente, en el sentido de que se rescaten los elementos positivos del acuerdo de La Habana y que se incluyan las observaciones que los voceros del No han dado a conocer.

Y como en río revuelto ganancia de pescadores, desde la coalición de la Unidad Nacional salieron algunos a cuestionar la actitud del uribismo. El senador liberal Juan Manuel Galán sostuvo que lo dicho por “Pacho” Santos demuestra que la estrategia del Centro Democrático es dilatar y propuso al Gobierno que lo tenga en cuenta en el caso de que se plantee un encuentro entre los voceros del No y las Farc.

Por su parte, Germán Varón, senador de Cambio Radical, puntualizó que “queda claro que están poniendo por encima del interés de la paz, los intereses políticos”. Y el senador Hernán Andrade, del Partido Conservador, concluyó que “”Pacho” ha sido el único sensato del Centro Democrático desde el triunfo del No, ha demostrado serenidad y compromiso y si él lo dice hay que creerle”.

Este escenario despierta los fantasmas de división al interior del Centro Democrático. Los mismos que rondaron la convención del partido en octubre de 2013, cuando un sector afín a “Pacho” Santos se enfrentó a quienes apoyaban a Óscar Iván Zuluaga, en la lucha por ganarse la nominación oficial a la Presidencia de la República. Fractura que no parece haber sanado y que se deja ver en estos momentos de efervescencia política.

Tomado de elespectador.com



© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: