ornato parque4
Por Jaime Soto Palma
Hoy fue un día inusual para los funcionarios y funcionarias de la alcaldía de Santander; escoba en mano, pintura y rodillos, desde tempranas horas de la mañana ultiman detalles para entregar el próximo jueves a los ciudadanos y ciudadanas de este municipio el parque General Santander. Una obra que fue polémica en sus inicios y que se reorientó luego en aras de conservar la estructura y los estándares mínimos de intervención para un bien considerado de Interés Cultural.

Pese a las críticas que aún persisten; todas sin fundamento y en algunos casos malintencionadas, hay que decir con franqueza que esta fue una gran obra en la que tuvimos la oportunidad de palpar y medir los ciudadanos y ciudadanas el compromiso con esta ciudad de la Policía Nacional en cabeza del Mayor Jesús Ruiz y de los bachilleres de la policía, del Señor Hernando Betancourt, y de los comerciantes Hernando Orozco, Carlos Eder Trujillo, Cielo Pabón, Hernán Crespo, del Arq. Ronny Erazo entre otros, y del alcalde Álvaro Mendoza quien no se vino a menos pese a las presiones.

Si todos los ciudadanos y ciudadanas de Santander aprendiéramos que no todo debemos esperarlo del Estado y que hay acciones integradoras que podemos emprender como comunidad o por nuestra propia cuenta, esta fuera una ciudad modelo en muchas cosas; en seguridad, en cultura ciudadana, en obras de bienestar, en desarrollo sostenible y en la protección de nuestro recursos ambientales, por ello, el ejemplo y de que, unidos se puede, es lo más importante que nos lega esta obra.

Es importante señalar que en la remodelación del parque Santander no hubo recursos públicos; la mano de obra la colocó la policía, los materiales fueron donados por los comerciantes, algunos particulares contribuyeron con sus conocimientos y la alcaldía brindó la asesoría.

Tal vez, hoy ya no hay quien recuerde que hace más de 100 años así se comenzó a construir el parque Santander, qué para esa época oficiaba como plaza de armas y de mercado, y que cada vez que se anunciaba la visita de un hombre ilustre o la llegada de una efemérides el cura y el alcalde convocaban a la ciudadanía para asearlo, para lavar la pila de agua, sembrarle árboles o recoger fondos para iniciar su construcción o empedrar alguna de sus partes. Es que hasta comienzos de la década de los 70 Santander fue una ciudad cívica.

Y gracias a ese civismo tuvo Santander una galería y, anterior a la galería las lámparas de querosene que hacían las veces de alumbrado público y que por lo demás fueron una novedad tecnológica en aquella época. Santander fue en muchas cosas la primera.

Y sin duda ese civismo debemos recuperarlo y retomar el ejemplo de quienes asumieron el desafío de recuperar después de 20 años de abandono nuestro parque General Santander.



ornato parque1

ornato parque 3

ornato parque7

ornato parque 2




Por: Ferney Silva Idrobo
Foto Ferney Silva Idrobo onternasNacer en 1483, no pudo ser fácil, pocos tenían oportunidad de aprender a leer y sumar, solo unos gozaban del privilegio de educarse y para ello debían pertenecer a las casas reales o latifundistas, quienes disfrutaban de los modos de alcanzar cierto nivel de conocimiento.

Cuando un rayo casi lo mata, y bajo la premura de una promesa originada de ese suceso, determino el cambio de sus estudios en Derecho para convertirse en un monje agustiniano. En ese proceso de encontrarse así mismo, se dedicó de lleno a estudiar toda la literatura religiosa de la época y dedicar grandes espacios con sus amigos a la reflexión y a la beligerancia sobre temas de interés.

Veía contradictorio lo que estaba escrito y lo que se hacía. Cualquier individuo obtenía el perdón, indulgencias y salidas del purgatorio, de acuerdo con el oro que aportara a la causa religiosa; fué así como iban frailes de pueblo en pueblo, vendiendo y negociando la salvación del infierno. Muy parecido a las instituciones de justicia y de control de nuestro país.

Martin Lutero, empezó criticando ciertas prácticas religiosas que contrariaban sus estudios, pero terminó produciendo todo un cisma que cambió la forma y el camino de practicar la fé, sus postulados dio nacimiento a la Iglesia protestante, contrajo matrimonio y tuvo seis hijos con una ex monja, ex comulgado por Papa León X, motivó indirectamente las revueltas campesinas en Alemania.

La oferta y demanda de absoluciones no fue exclusivo de la antigua iglesia; la mezquindad superior a la justicia, llego de la mano de científicos y militares con ciertos conocimientos que por su proceder acabaron la vida de miles de seres humanos en la Segunda guerra mundial, donde muchos alemanes terminaron como investigadores patrocinados por el gobierno de los Estados Unidos. La rectitud es menor a la avaricia, ven en el “perdón” solo un escalón para alcanzar las puertas del dominio y el poder de manipular y construir súbditos.

La venta de redenciones y absoluciones son menesteres hoy no solo de magistrados que a través de su poder buscan entregar el paraíso a políticos corruptos, tampoco es exclusivo de los órganos de control cuya estructura de escogencia garantiza persecuciones e indultos, dependiendo de quién ostenta esa autoridad temporal.

El ejecutivo y algunos congresistas simulan defender y representar a la sociedad, pero aplican reformas tributarias, pensionales, limitan las acciones sindicales, “venden” los cargos más jugosos del erario público para obtener contratación y enriquecerse, se toman fotos en avalanchas, convierten el estado en un vulgar antro donde se juega la suerte de los colombianos, luego buscan a través del dinero el “perdón” de la justicia que garantice el paraíso de la impunidad.

Algunos electores por su parte, escudriñan la salvación no votando y otros haciéndolo a sabiendas que son engañados, explotados y convertidos en trozo inerte de la puesta en escena, a su vez buscan el edén con la indiferencia o con empleo mal pago, la venta de su dignidad o el ofrecimiento de un futuro que no encontrarán.

Los partidos por su parte, rebuscan su redención a través de sumar votos buenos y malos, no importa que tan feo huelan, convirtiendo el comercio electoral en la promesa de obtener de manera individual la salvación económica ante la paraplejia mental.

Necesitamos como hace 500 años en el palacio Wittenberg, 95 tesis de vida, sí, talvez menos, serían suficiente 10, una sería: defender la dignidad del ser humano.



acuerdos
Por Jaime Soto Palma

Con la protesta indígena adelantada sobre la vía panamericana en días recientes, no solo salió a flote la fobia enfermiza de algunos caucanos sobre este grupo étnico sino también la falta de responsabilidad, de precisión, de independencia, de equidad y de imparcialidad con que algunos medios de comunicación hablados y escritos manejaron la información. Para los primeros no hay duda que un nazi se quedaría pendejo ante semejante desparpajo y para los segundos Joseph Goebbels, el ministro de propaganda del Tercer Reich, parecería apenas un aprendiz.

Por fortuna el Gobierno Nacional no se dejó llevar por todas las expresiones de odio que salieron a flote resolviendo de la mejor manera el asunto; dialogando y reafirmando mediante decreto lo pactado con los indígenas en los últimos 20 años. Que vaya a cumplir, eso no se sabe, pero le corresponderá a quien salga elegido el próximo año responder por la que fuera la palabra empeñada de sus antecesores, la de Cesar Gaviria, la de Andrés Pastrana, la de Álvaro Uribe Vélez y la del actual, de lo contrario nuevas protestas se sobrevendrán.

Hasta ahora, quizás, muy pocos caucanos nos hemos preguntado y ¿Qué han logrado los indígenas del Cauca con sus protestas? Para responder a esta pregunta hay que empezar por decir que a los indígenas ningún gobierno en la historia de este país les ha dado nada porque si, ni que se ha legislado a su favor ni siquiera con la consideración a tener en cuenta de que son los pueblos originarios que algunas vez y antes de la llegada de los Españoles habitaron como sociedades organizadas todo este territorio, que fueron subyugados, esclavizados y expropiados, y lanzados a las montañosas de la cordillera bien como un mecanismo elegido de resistencia a la dominación española, por éxodos, por obligación y por reubicación. Por ello, esta es pues una lucha histórica en donde lo que han conseguido se debe entre otras a su firmeza, a su persistencia, a su cohesión social y al gran valor estratégico de La Panamericana.

Si por algunos periodistas fuera, o abogados de sangre aria de esos que sobreabundan e irrumpen de vez en cuando por las redes sociales para tratar de llamar la atención de los amos del establecimiento caucano, que más quisieran que ver a estas comunidades en guetos, en condiciones de servidumbre o de terrazguerasgo trabajando de sol a sol en los monocultivos de la caña, a lo sumo extintos, o genuflexionandole las rodillas en condiciones de mendicidad a algún político hambriento de votos para “pedirle” que gestione ante el Gobierno Nacional y en nombre de su pueblo recursos para sus territorios, etc...

Y entonces ¿Que han logrado? Hasta ahora y pese a que el Gobierno Nacional ha incumplido en cerca de 1600 acuerdos, los indígenas del Cauca han logrado constituir una de las empresas promotoras de salud mejor calificadas del país; la AIC EPS. También, la ampliación de los resguardos aunque no en las proporciones estimadas ni pactadas, avanzar en la autosuficiencia alimentaria y en la creación de verdaderos proyecto productivo con apoyo internacional como el de la trucha en Tacueyó y Toribio y el de la pulpa de frutas en Caldono y otros los cuales se comercializan en los mercados nacional e internacional, en el fortalecimiento de su cultura y de su memoria histórica, en la reafirmación de su autonomía, en la implementación de un proyecto educativo propio en básica primaria y en la Universidad Autónoma Intercultural Indígena, y en la conformación de la guardia indígena la cual cumple la función de brindar seguridad a las comunidades y de ejercer control territorial, entre otras.

Finalmente, todo parece indicar que luchar vale la pena.


mujer campesina
Popayán, Noviembre 28 de 2017

Propiciar la participación de las mujeres rurales es avanzar en el proceso de obtener la garantía del goce efectivo de sus derechos, de ahí la importancia de generar espacios de participación amplios, incluyentes y representativos para las mujeres rurales del Cauca. En esta ocasión más de 20 organizaciones de mujeres y 30 mujeres de todo el departamento participarán en un proceso formativo para formular propuestas que ayuden a mejorar las condiciones de vida de las mujeres que habitan o trabajan en el campo colombiano.

En un proceso de formación liderado por la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural a través de la Dirección de la Mujer Rural, con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo - AECID, la participación operativa de la Red Adelco y la implementación de la Asociación Belerofonte de Bogotá, se realizarán actividades en la ciudad de Popayán, los días 1 y 2 de diciembre próximos, con las mujeres miembros de estas organizaciones comunitarias de municipios y zonas rurales de todo el departamento. Los aportes y resultados de estas jornadas serán fundamentales para la construcción colectiva de las propuestas que serán incorporadas en la Política Pública de Mujer Rural de carácter nacional, que formulará el Ministerio de Agricultura el año próximo.

Esas actividades de formación, desarrolladas bajo métodos innovadores diseñados por Belerofonte, se orientan a consolidar capacidades de liderazgo de las mujeres, a formular planes de vida en torno a sus necesidades y aspiraciones, y a formular propuestas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, de equidad e igualdad, de apertura de oportunidades de participación y del acceso a la propiedad y los servicios sociales de salud, educación y otros, de las mujeres rurales en todo el país.

Las jornadas que se desarrollarán se inscriben dentro del proyecto de “Fortalecimiento de la territorialización de la política pública de equidad de género para las Mujeres” que promueven conjuntamente el Ministerio y la Consejería, en cumplimiento de obligaciones de su responsabilidad establecidas en el Artículo 232 del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, que en esta fase viene siendo ejecutado paralelamente en otros departamentos como Nariño, Chocó y La Guajira. Se espera contar con una amplia representación territorial y poblacional que visibilice la gran diversidad de mujeres que habitan y desarrollan sus labores en el campo colombiano, y que permita obtener lineamientos precisos que propicien la transformación de las condiciones de vida y bienestar de las mujeres rurales en todo el país.

Contactos importantes:
En el departamento del Cauca, Martha Lucia Flor Dagua, profesional de la Asociación BELEROFONTE. Correo-e: maluflor123@gmail.com.
En Bogotá, Asociación BELEROFONTE, Carolina Ramírez, Directora. Correo-e: belerofonte.genero@gmail.com.
En la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, responsable del proyecto, doctora Gabriela Muñoz. Correo-e: gabrielamunoz@presidencia.gov.co.

Fuente ONG Belerofonte




la gente de mi tierra


Por Yazmín Alcira Muñoz Cárdenas Mg. Paz, Conflictos y Desarrollo

Relatos de gente de a pie que quiere a su gente, también de a pie, en cuyos cuerpos se encarna la tenacidad, la disciplina y el amor por lo suyo, por lo nuestro. La admiración, el asombro y en ocasiones el desconcierto, tejen palmo a palmo las páginas de esta bella e inédita publicación, liderada por la Librería Tertulia Lámpara Maravillosa: Historia y Cotidianidad de Santander de Quilichao cuyo segundo tomo se denomina La gente de mi tierra.
 
“La gente de mi tierra” escrita a varias manos por Javier Enrique Dorado, Esmeralda Villafañe, Lizardo Carvajal, Martha Lucia Osorio, Wilson de Jesús Potes, Diego Gilberto Paredes, Víctor Ramón Bautista, Maryuri Angola, Jairo Tejada Gordillo, Elkin Yamith Burbano y la suscrita, retratamos este Cauca nuestro hecho de rostros y rastros peculiares y universales que nos interpelan a diario escribir y re escribir nuestras historias como sino de un destino de pujanza, resistencia y gloria para generaciones venideras. La gente de mi tierra es una avanzada hacia la tarea que todas las personas debemos emprender: Ser y reconocer. Ser con nuestras raíces, reconocer a lo/as otros/as y reconocernos en los otros/as. De la talla de las huellas dejadas, los caminos que hemos de recorrer. De los vínculos y los afectos proferidos, el talante de nuestra existencia.
 
En tiempos de verdad y posverdad (eufemismo para nombrar la mentira) urge la puesta en escena de relatos de carne y hueso que nos acercan a la humanidad de nuestros conflictos individuales y colectivos. Nos urge evidenciar la fuerza con que labramos nuestros sueños, el tesón con el que cotidianamente enfrentamos nuestros miedos y celebrar las hazañas que se convierten en punto de fuga para esta sociedad herida tantas veces de muerte.
 
El documento que compartimos nace en las mismas entrañas de la vida que se niega al anonimato, al olvido a la ingratitud. Emprendimos el viaje hacia los relatos de mujeres y hombres en cuya cotidianidad, la luz y la sombra hacen presencia; al tiempo que una fe inquebrantable por un mundo mejor. La palabra hecha cante, saltos al vacío, colores en pincel, la lírica de la vida, la ironía en el dibujo, la palabra denuncia, el baile, la música y arte a ritmo de las quijotadas. Maestras y maestros de la vida, para ustedes nuestros aplausos por hacer de sus historias las mejor de las versiones.

Así los relatos de vida del pintor Jimmy Villegas, el caricaturista Caleb Antonio Avendaño, el poeta Fabio Holguin, la maestra Marielly Valverde, el periodista Alfonso Luna, la librera Cecilia Ramos, la cantaora Cipriana Carbonero, el barbero Cruz Arturo Ramos, el popular “Pispirrias” , los cultores Leandro Medina y Feliz Antonio Manrique, el profesor Iván Velasco y la profesora Liset María Abonia, el popular Don Pala y la deportista Norfalia Carabalí hacen parte de la memoria viva, hecha urdimbre.
 
Nosotras y nosotros quienes nos dimos a la tarea de reconocerles nos congratulamos al fijar en mármol sus nombres. Que la palabra hecha carne, ahora libro se quede inscrita en vuestros corazones.
 
Santander de Quilichao, Noviembre 11 de 2017.

Nota: para adquirir el libro informes: 318- 8262639

Historia y CotidianidadII


Página 7 de 124

PORTADA NOV 17
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: