Por Jaime Soto Palma
Investigación 15-04-2016

En tan solo 5 años, la nómina se incrementó en aproximadamente 5.000 millones de pesos; en promedio 1.000 millones por año

Hospital Fransisco de Paula Santander 1
A comienzos de este año, una huelga de médicos que no pasó desapercibida llamó la atención de los ciudadanos de Santander. Seis meses antes, El ministerio de Salud había determinado que el nivel de riesgo del hospital era Medio, y que por tal motivo debía someterse a un Plan de Saneamiento Fiscal y Financiero, es decir, que debía ingresar a cuidados intermedios. Estas dos circunstancias se conjugaron para que se desinformara a la opinión pública con el apoyo del secretismo de la actual administración del hospital que, huelga decir, sino es con la amenaza de Acciones de Tutela no hubiera sido posible acceder a la documentación requerida. Comentarios como, “Orla Minan quebró el Hospital Francisco de Paula Santander y como premio el Gobernador del Cauca y la Secretaria de Salud lo nombraron por cuatro años más” se extendió rápida y explosivamente por las redes sociales. Todos quedamos atónitos.

Sobre temas tan delicados como estos los periodistas no podemos caer en el error de repicar una sola voz, o porque soy amigo del Dr. Orlam me siento obligado a salir en su defensa o porque, sin más, los médicos pararon y esto denota una grave crisis en el hospital... corrupción y etc. y etc. El tema no es pues de quien soy hincha sino lo que está pasando en el campo de batalla, máxime, cuando es un hospital público que le presta grandes e invaluables servicios al norte del Cauca.

En el país existe 968 hospitales que son Empresas Sociales del Estado, 312 están en alto riesgo, 91 en riesgo medio, en riesgo bajo 227 y sin ningún riesgo 338. Esto pues deja claro que el sistema de salud como tal fracasó; ley 100. Y entonces, las preguntas que hay que respondernos es ¿En qué medida las acciones administrativas llevadas a cabo por los Gerentes de estas ESES han contribuido a deteriorar aún más las condiciones de salud de los hospitales? y ¿Hasta cuándo les alcanzará la cuerda para persistir?

Con relación a la respuesta de la primera pregunta es importante reseñar lo siguiente:
Analizando el Informe financiero del Plan de Saneamiento Fiscal y registros de vigencias pasadas, encontramos que, en el 2010 había en la planta de personal del Hospital Francisco de Paula Santander 291 funcionarios (82 cargos vinculados a la institución y 209 en promedio por Órdenes de Prestación de Servicios y cooperativas). Hoy 2015, hay 518 funcionarios (108 cargos vinculados a la institución y 411 por Ordenes de Prestación de Servicios y por valor hora entre otros). Es importante reseñar que el mayor repunte en este banco de empleos que es el hospital se presentó entre el 2012 y el 2013.

En este mismo periodo la nómina de los funcionarios con cargos vinculados a la institución, incluidas horas extras y cesantías pasó de 3.023 millones en el 2010 a 4.233 en el 2014, y la del personal contratado por cooperativas y OPS pasó de 7.000 millones en el 2010 a 11.000 millones en el 2015. Es decir, que en tan solo 5 años, estos gastos se incrementaron en aproximadamente 5.000 millones de pesos; en promedio 1.000 millones por año. También, es importante destacar que pese al aumento del personal contratado por OPS y el ingreso de nuevos funcionarios los costos por recargos de dominicales y festivos, pasaron de 374 millones de pesos en el 2010 a 575 millones en junio de 2015.

Lo que decantan estas cifras, para empezar, es la falta de planeación de la Gerencia y de controles a la hora de contratar personal, así como su desconocimiento sobre, qué personal necesita y de qué calidades. Por ello, no es del todo cierto que este aumento haya obedecido, según el informe, a la necesidad de cubrir la demanda, por el incremento de los servicios asistenciales y por el ajuste de las tarifas en algunas especialidades.

A lo anterior se suman de acuerdo al informe, los gastos de esta institución los cuales alcanzaron los 22.000 millones de pesos en promedio anual en el 2014. Las áreas en las que más se hayan concentrado los gastos es la quirúrgica con 7.200 millones, seguido de urgencias con 4.579 millones y luego hospitalización con 4.025 millones. Estas tres áreas no solo cargan con el 72% del total de los gastos sino que, además, ocupan el 73% del total de la planta de personal. En estas tres áreas se concentran 376 empleados; 40 camilleros, 252 auxiliares de enfermería y 84 enfermeros y enfermeras lo que denota un lánguido manejo del recursos y en consecuencia afectaciones en el resultado final del ejercicio financiero.

(El área quirúrgica –en donde solo hay 4 salas de cirugía y 13 camillas de recuperación-, cuenta con 11 camilleros, 29 enfermeros y enfermeras y 51 auxiliares de enfermería. Urgencias con 145 auxiliares de enfermería, 22 camilleros y 38 enfermeros y enfermeras, y hospitalización con 56 auxiliares de enfermería, 7 camilleros y 17 enfermeros y enfermeras.

No hay duda que, es urgente que este hospital entre en un proceso de reingeniería, si hay, claro, voluntad de salvarlo. Las condiciones actuales del hospital obligan a decisiones audaces y severas. Resulta claro que la planta de personal es demasiado costosa, que la tercerización de algunos servicios está impactando también de manera negativa, que hay que ajustar las tarifas de los servicios a las del mercado parar ser competitivos y esto pasa necesariamente por reducir costos y gastos. Además, La reformulación de una política administrativa debe obligar a mirar cada uno de los servicios que presta, pero especialmente, los que están generando pérdidas con el fin de minimizarlas así no generen ganancias.

Esta es la parte de la crisis del hospital que a partir del 2011 empezó a agudizarse y en la que tienen responsabilidad los empleados, los Gerentes y la Junta Directiva.

Continuaremos informando.



pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: