Por Jaime Soto Palma
07-06-2016

La noticia no era el paro ni las consecuencias de este, pues en este país hay protestas todos los días, sino, qué había hecho el gobierno para evitarlo y por qué no lo evitó cuando desde finales del 2015 las dignidades agropecuarias, indígenas y campesinas venían señalando, insistiendo y denunciando el incumplimiento de los acuerdos pactado en distintos escenarios, y cuando sabía desde marzo que para el 30 mayo se había programado una movilización.

negociaciones la maria piendamo
“Indios HP”, “Denles plomo”, “Vagos” etc. y etc., fueron los epítetos con los que algunos ciudadanos y ciudadanas se pronunciaron por las redes sociales para manifestarse unos en contra del taponamiento de la vía panamericana y otros, contra el paro nacional agrario en sí mismo. Algunos de estos calificativos fueron inducidos por comentarios de unos cuantos periodistas que movidos, quizás, por el afán del rating, o de reconocimientos, se dieron a la tarea de desinformar desde sus cómodos lugares a la opinión pública.

La noticia no era el paro ni las consecuencias de este, pues en este país hay protestas todos los días, sino, qué había hecho el gobierno para evitarlo y por qué no lo evitó cuando desde finales del 2015 las dignidades agropecuarias, indígenas y campesinas venían señalando, insistiendo y denunciando el incumplimiento de los acuerdos pactado en distintos escenarios, y cuando sabía desde marzo que para el 30 mayo se había programado una movilización. Esta era la noticia y no el resultado pues el espacio de las protestas es y serán siempre las vías, porque es justo en las vías donde se tumban o imponen gobiernos, se han hecho las revoluciones; pacíficas o violentas, y se ejerce presión. Y esto lo saben muy bien todos los estadistas del mundo y en especial nuestros gobernantes.

El bloqueo a la panamericana es una condición de la protesta y no hay duda que si el gobierno le hubiera prestado atención a estas demandas; pero no con reuniones interminables que no conducen a nada, hoy Popayán no estaría aislada del país, no habría desabastecimiento de alimentos ni de medicamentos, tal como lo aducen y desproporcionan, ni tampoco estaríamos lamentando la muerte de los tres indígenas ni de los casi 40 heridos del ESMAD.

Esta es pues una protesta legitima que debería de obligarnos a todos, sobre todo a los periodistas, a mirar más allá.

En este orden de ideas, también merecen una mención especial la lánguida actuación de los cinco ministros, de ambiente, Agricultura, Posconflicto, Interior y de Minas, y del Gobernador del Cauca Oscar Campo el pasado viernes en La María-Piendamó. Llamados a conciliar con las comunidades indígenas, y con excepción del Ministro de Agricultura Aurelio Iragorry Valencia, poco conocimiento mostraron los funcionarios sobre los temas a tratar. Y lo peor, es que desconocen totalmente lo que se ha pactado con estas comunidades en los últimos 17 años y lo que se pactó en el 2014 con las dignidades agropecuarias.

Finalmente, este es un paro completamente legítimo en el que sobreabundan las razones para multiplicarlo.

Yo apoyo el paro, a los campesinos negros y mestizos, y pese a mis diferencias también a los indígenas.



pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: