Foto Ferney Silva Idrobo
Por: Ferney Silva Idrobo

Ah raíz de las denuncias parciales hechas por un senador del partido Verde sobre la corrupción en Arauca y Cúcuta, recolectamos información sobre cuáles son las variables en un ente territorial o institución del Estado que nos mostrarían el riesgo de corrupción en ellas; La cosa resulto así:

- Ineficiencia del Estado.
- Estructura Electoral politizada y poco ajustada a nuestra realidad.
- Organismo de Justicia dependientes del poder ejecutivo.
- Deficientes mecanismo de control y retroalimentación
- Entre otras muchas.

La corrupción en Colombia y el Cauca es tan amplia y compleja que modifica sanas costumbres y socava los cimientos de la comunidad; es decir que modifica los comportamientos culturales de la gente, primero individual y luego colectivamente.

Hoy en día la corrupción va desde una licencia de construcción, de conducción, conseguir un contrato, modificar un fallo en un juicio, entrar a una Universidad, influir en los medios de comunicación, levantar un paro y hasta la atención de un enfermo, se volvió un tema común y frecuente que desmoraliza al ciudadano.

El ciudadano al observar que políticos, jueces, policías, gerentes, líderes y otros tantos del sector privado se pasan por encima las buenas costumbres y la ley; terminan simplemente en seguir su ejemplo; modifican sus buenas hábitos y entran en el soborno social y económico para ser aceptados en el nuevo circulo que destroza la estructura del Estado y la sociedad.

En especial las clases bajas y medias de nuestro país ven en la corrupción el “Fast track” – termino de moda - el camino corto para lograr la igualdad, pero lo peor es que lo ven como su única opción y tratan de conservar dicha ventaja individual y egoísta, evitando luchar contra ella.

En las clases altas se creería que serían menos susceptibles de ser permeadas debido a que sus necesidades básicas están cubiertas y exceden en lujo de detalles a las demás clases, concepto este que debe ser reevaluado, casos como la compra aparentemente fraudulenta de terrenos baldíos propiedad del Estado por parte de Ingenios, entidades financieras robadas por las clases más dominantes del país y casos de Reficar, SaludCoop y ahora Odebrecht, dan a señalar que dicho paradigma sea roto.

He aquí algunas señales que podrían señalar riesgos de corrupción en las entidades del Estado:

1. Procesos de licitación donde se presentan menos de tres oferentes, en estos casos se hablan en algunos casos de licitaciones tipo sastre, es decir a la medida de quien debe recibir el favor político. Los procesos contractuales están orientados a desestimular la presentación de un mayor número de oferentes por las condiciones técnicas o financieras direccionadas a un determinado proponente.

2. Pliegos de condiciones en los procesos de licitación pública, selección abreviada de menor cuantía y concurso de méritos abierto, otras modalidades de selección que no guardan homogeneidad, por ejemplo: Colocan como requisito para comprar papelería (10) diez años de experiencia pero para contratar elementos de aseo, ferretería, solo exigen (2) dos años, o en su defecto para la misma compra en actividades iguales o similares varia los requisitos. – operación sastre elaborar las condiciones de los procesos de contratación a la medida de intereses particulares.

3. Gerentes públicos, Alcaldes, Gobernadores entre otros, empiezan a realizar convenios de asociación, contratos interadministrativos, convenios de cooperación con entidades sin ánimo de lucro como fundaciones, donde el aporte de la contraparte jamás supera del 30%. Es decir, un ente territorial realiza un convenio y el aporte es inferior al 30% y el servicio lo puede prestar cualquier particular o entidad bajo las mismas características, hablamos de que hay serios elementos de contratación amañada y la desviación de la contratación pública.

4. Contratos en algunos casos, entre entes territoriales con entidades descentralizadas o de economía mixtas para que realicen procesos de selección, compras o actividades que no hacen parte de su objeto misional. Que buscan?. En algunos casos la contracción de los Entes descentralizados como Empresas Comerciales Industriales del Estado, Empresas Sociales del Estado o similares tienen estatutos de contratación propia, lo que les permite señalar y direccionar el beneficiario del contrato obviando a ley de contratación Estatal. Es la forma más común hoy en día de corrupción.

5. Cuando no se abren las ofertas recibidas en audiencia pública, en horario oficial o son recibidas por ventanilla. Si bien en algunos casos no es una falta, da serios indicios que existe un alto grado de corrupción.

6. Excesivo protagonismo de gerentes y burgomaestres en los medios de comunicación, publicidad estatal injustificada. Da una clara señal de recursos mal invertidos o buscan encubrir la información estadística real.

7. Acompañamiento de personal técnico sin experiencia, conocimiento o liderazgo. Señal clara que quien Gerencia busca la manipulación de todas las acciones institucionales con el fin de que no ofrezcan resistencia ideológica y haya un alto grado de intimidación.

8. Gerentes y burgomaestres que entregan a sus seguidores o comunidad en general, sumas importantes de dinero en efectivo, que aparentemente salen de su propio peculio.

9. Estatutos de Contratación flexibles y con poco control de sus juntas directivas que permiten la operación sastre.

10. Creación o modificación de su objeto contractual de entidades después de la fecha de las elecciones territoriales o nacionales que luego contratan con las Instituciones del Estado.

11. Entre otras muchas.

Las Leyes pueden ser buenas, necesitamos hombres y mujeres con principios y valores que las apliquen e inspiren a los demás ciudadanos a volverlas costumbres; la sana y leal competencia es señal necesaria para nuestra región y el país.


pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: