Por Jaime Soto Palma - Periodista
A finales del 2012 la OCAD, un organismo creado por el Gobierno Nacional para definir los proyectos que serían financiados con recursos del Sistema General de Regalías, aprobó la ejecución de un número importante de proyectos para el Departamento del Cauca, en total trece, entre los que se destacaba por su valor, 29.000 millones de pesos El Fortalecimiento de la Agroindustria Panelera en el Departamento del Cauca de los cuales cerca de 5.000 millones los aportaban la gobernación y los municipios incluidos en este proyecto.

Según el proyecto, su propósito, era el de impulsar la producción de panela con la adecuación de las instalaciones físicas de los trapiches para mejorar los procesos y procedimientos, crear espacios de trabajo dignos, óptimos y agradables para la población rural y en consecuencia adaptarlos a las normas sanitarias de INVIMA, además, fortalecer los canales de comercialización para mejorar los niveles de ingreso de los productores y la competitividad en 85 trapiches. Aunado a esto, también iba un componente orientado a mejorar, renovar y ampliar la producción de la caña panelera.

Para la ejecución de este proyecto fueron seleccionados 18 municipios del Departamento del Cauca; El Tambo, Piendamó, Cajibio, Suárez, Santander de Quilichao, Caldono, Morales, Rosas y La Sierra entre otros, y en cada uno de estos municipios se seleccionaron los trapiches que, al parecer, mejor se ajustaban a los propósitos del proyecto. En el Tambo, por ejemplo, fueron seleccionados 8 trapiches, en Bolivar 9, en Mercaderes 6, en Suarez 5, en Caldono 6 y en Santander de Quilichao, se seleccionaron 7, el trapiche Mazamorrero localizado en la vereda Mazamorrero, El Triunfo en la vereda Bajo San Francisco, la Palmereña en la vereda El Palmar, El Porvenir en la vereda La Toma, la Palomera en KITEÑUXSA resguardo de Munchique, ASOPACA en la vereda Nuevo San Antonio y ASPROEMCAUCA en la vereda Caloteño.

Igualmente, a cada uno de estos trapiches se le destinó un presupuesto de inversión según un diagnóstico, al de Mazamorrero se le destinaron 111 millones para el mejoramiento de su infraestructura y 54 millones para dotarlo de maquinaria y equipo, al de El Triunfo 39 millones para mejoramiento y 54 millones para dotación, al de la Palmereña 58 millones para mejoramiento y 57 para dotación, al de El Porvenir 68 millones para mejoramiento y 32 millones para dotación, al de Kiteñuxsa 103 millones para mejoramiento y 51 millones para dotación, al de Asopaca 96 millones para mejoramiento y 56 para dotación y al de Asproencauca 64 millones para mejoramiento y 49 millones para dotación.

También, para mejorar, renovar y ampliar la producción de la caña fueron seleccionados 113 trapiches en todo el departamento y en Santander de Quilichao se seleccionaron los mismos, Mazamorrero, El Triunfo, La Palmereña, El Porvenir, Kiteñuxsa, Asopaca y Asproencauca, y se les destinó, además, 190 millones de pesos los cuales serían invertidos para implementar semilleros, controlar plagas y enfermedades, y renovar y repoblar los cultivos en algunos de estos. Es importante anotar que la inversión en todo el departamento alcanzó los 2.292 millones.

Los encargados para la ejecución de este proyecto fueron, La Gobernación del Cauca a la cabeza de Temistocles Ortega Narváez y la Secretaría de Agricultura del Departamento como ejecutor, FEDEPANELA como operador, Induluz como encargado de suministrar la maquinaria y equipos, y Corpocauca como interventor del proyecto.

Sobre la escogencia de Fedepanela como operadora del proyecto, esta fue seleccionada a dedo por el exgobernador Temistocles Ortega Narváez, sin licitación y mediante el sistema de contratación directa. Dentro de sus obligaciones estaba implementar semilleros de caña con variedades promisorias, realizar programas para el manejo integrado de plagas y repoblar los cultivos de caña para aumentar la productividad en un 10%, asistencia técnica en 18 municipios y fortalecer las asociaciones de productores entre otras. Hasta hoy, de los pobres resultados se colige que Fedepanela no cumplió con el objeto por el cual fue contratada. El valor de su contrato fue la media bobadita de 9.228 millones de pesos.

Induluz fue seleccionada mediante el sistema de licitación pública para que suministrara e instalara equipos en 85 trapiches de 17 municipios del Departamento del Cauca, incluidos los 7 de Santander de Quilichao con un promedio de inversión en cada trapiche de 52 millones de pesos. En dos licitaciones, una por 7.633 millones y la otra por 4.191 se presentaron varios proponentes, sin embargo, por las condiciones establecidas en los pliegos de la licitación estos se ordenaron de tal forma para asegurar que solo induluz accediera a los contratos. Dentro de los elementos y equipos que debía suministrar Induluz estaban, motores, molinos, pailas y Calderos, entre otros. Pero, Induluz tampoco cumplió. El suministro de motores de mala calidad con sobrecostos o que no se adaptaban a las características de los trapiches fue una constante. Tampoco se entregaron, al parecer, los elementos requeridos en los trapiches que se habían incluido en el proyecto. El valor total de los contratos fue de 11.824 millones.

Por el lado del Departamento, La Secretaria de Agricultura, las cosas pintaron peor. El raponazo de los recursos del Sistema General de Regalías fue de tal magnitud que no hay forma de contrastarse; sobrecostos en todo. Por ejemplo, el mejoramiento de un trapiche cuyo costo ascendió según la Secretaría de Agricultura del Departamento a 66 millones de pesos, si a mucho, la inversión real que se hizo no alcanzó ni siquiera a la mitad, es decir 30 millones, y así ocurrió en la mayoría de los trapiches a pesar de que la mano de obra la colocaron los dueños y beneficiarios de los trapiches. Y hablamos de 87 trapiches en todo lo el departamento lo que nos da una idea de lo que en cuestión recursos pudo haberse perdido.

Pero no solo a Fedepanela, Induluz y a la Secretaría de Agricultura del Departamento les cabe una cuota grande de responsabilidad. También tiene una parte importante de responsabilidad la Corporación para el Desarrollo del Cauca Corpocauca. Esta fue la institución interventora del proyecto que fue impuesta, al parecer, por el exgobernador Temistocles Ortega Narváez. A modo de alarma y de vergüenza Corpocauca en sendos informes se limitó a dar por sentado que todas las acciones adelantadas por Fedepanela, Induluz y la Secretaría de Agricultura, fueron realizadas de manera correcta y transparente, y es que, para esto, pareciera ser que se le contrató. Corpocauca cobró por no inmutarse ante semejante vergüenza y por engañar con informes espurios la suma de 828 millones de pesos por su interventoria.

“Este fue un proyecto que estuvo plagado de coimas y sobornos, como todos los de regalías, pero su pecado más grande fue que coincidió con la campaña electoral del 2014” le dijo a este periodista un funcionario de la Secretaria de Agricultura del Departamento al que, por obvias y diversas razones, no revelaremos su nombre.

Pero, ¿Quiénes deben responder por semejante debacle?. Si este fuera un país decente y su cruzada contra la corrupción fuera incorruptible y si se desmantelaran todas esas bandas delincuenciales que los políticos del Cauca han impuesto en los organismos de control, la fiscalía, la contraloría y la procuraduría, haciendo la salvedad, por supuesto, de que todavía hay en estas instituciones algunos funcionarios honestos, los llamados a responder serían, Temistocles Ortega Narváez, el Secretario de Agricultura de la Gobernación, Fedepanela, Induluz y Corpocauca, y también, al parecer, los políticos caucanos que recibieron la plata de este proyecto para financiar sus campañas al Senado y a la Cámara de Representantes en el 2014.

Por último, el llamado es a los caucanos para que tomemos conciencia sobre los efectos negativos y las implicaciones que también tiene en nuestro departamento la corrupción, a mi juicio, uno de los más corruptos del país y entre los mas silenciados gracias a las actuaciones de los organismos de control (la fiscalía, la procuraduría, y la contraloría), al papel de manipuladores que algunos medios y periodista ejercen sobre la opinión pública caucana en aras de mantener la cuota publicitaria y a la inexistencia de veedurías ciudadanas desligadas de la política y la politiquería.


pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: