Por: Ferney Silva Idrobo.

Foto Ferney Silva Idrobo 1Sus ojos saltaron de las cuencas, se levantó como un resorte de la silla, su rostro trató de hacer una sonrisa que sólo llego a mueca, ¡la Contraloría! – Gritó alarmado, como un rayo llegó a él su esposa – la mujer - me di cuenta después, lo andaba buscando desde el día anterior en cada rincón del pueblo, hasta que esa tarde lo encontró.

La Contraloría es sinónimo de control, supervisión y examen; ya en la época colonial para hablar de los tiempos más recientes, el 23 de octubre de 1819, el General Santander crea la ley para organizar y controlar la Hacienda Pública, donde las sanciones por corrupción para dichos funcionarios, llegaba hasta la pena de muerte en su punto más drástico si fuese el caso.

Imagino al pelotón de soldados apuntando con sus carabinas, el funcionario corrupto sudando, pidiendo perdón y a su vez elevando plegarias y pensando que lo robado no vale más que la vida misma. Drástico y hasta salvaje la pena capital para esos casos, ¿sería efectiva?.

En la época Republicana y con la Constitución de 1886, se organiza la Hacienda pública y se le da un carácter más moderno para ese período. En 1923 y con parte de los 25 millones de dólares con que Estados Unidos indemnizo o “pago” a Colombia por la venta de Panamá, porque en la práctica fue una venta del territorio Colombiano, vaya padres de la patria republicana, fuertes con el sufrido pueblo Colombiano pero débiles y sumisos frente al poder extranjero de la época...volvamos, con parte de esos recursos se contrató a la Misión Kemmerer con el fin de organizar y proteger entre otras cosas el patrimonio público, así se organizó la Ley de Contraloría que transformo la Corte de Cuentas en la Contraloría General de la República, uno de los objetivos del presidente de la época Pedro Nel Ospina, era controlar los dineros recibidos por la venta de Panamá.

Con la Ley 20 de 1.975, se da atribución a las Contralorías del control previo, en la práctica limitaba los procesos administrativos y en algunos casos coadministraba con gerentes y representes legales de las instituciones públicas.

La Constitución de 1.991, elimino el control previo y dio facultad para que los municipios y Departamentos organizarán, tuviesen autonomía y eligieran a sus propios Contralores, siendo estos escogidos por Concejales y Diputados respectivamente.

Desafortunadamente, algunos funcionarios corruptos de las Contralorías, utilizan el órgano de control para intimidar y extorsionar a sus investigados, juegan con la honra de los buenos para lograr objetivos políticos y económicos; como parte de esa podredumbre también chantajea a los corruptos. Las Contraloría Municipal, Departamental y Nacional, tienen la misma misión y los rigen la mismas normas fiscales; la pregunta es ¿ por qué debemos de tener tres en lugar de una?.

Los políticos corruptos eligen Contralores de bolsillo, las corporaciones como el Concejo y la Asamblea venden el control y la vigilancia de los recursos públicos al mejor postor, llegando al más bajo deshonor que funcionario alguno pueda llegar; se crea toda una empresa criminal encabezada por funcionarios, gobernantes y particulares que al mejor estilo de Casa Medina intermedian absoluciones a bandidos, a cambio de una comisión por su intermediación.

Parece que la democracia y la participación que dio la constitución del 91 nos hizo daño, hoy el grado de percepción de corrupción es mucho más grande que hace 30 años; todas las expresiones de nuestro país deben abrir los ojos, sino, seremos peor que algunos países africanos y centroamericanos donde la probidad es un valor que igual que el Oso de anteojos está en vía de extinción.

El presupuesto de gastos de la Contraloría General de la República en Cauca, la Contraloría Departamental y la del municipio de Popayán, superan los 5.000 millones de pesos por año, esperamos que el Costo – Beneficio redunde en gracia del ciudadano, ya que son ellos quienes aportan a través de impuestos al funcionamiento de estas entidades.



pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: