El envejecimiento de la población es un fenómeno mundial. Las tasas de mortalidad y fecundidad decrecientes, sumadas a una mayor longevidad y a un mejor nivel de salud, han modificado la estructura de edad de la población, incrementando el peso relativo de los mayores.

adultos2
En efecto, según el DANE la población mayor de 60 años pasó de un millón cincuenta mil personas en 1970 a cerca de 5 millones 500 mil personas en el 2016, es decir, a casi el 11% de la población.

Para atender este enorme desafío que impone cada vez con mayor fuerza a las sociedades modernas el alto crecimiento poblacional de las personas mayores de 60 años, en Colombia en los últimos 20 años se ha legislado sobre el particular y también en esa misma dirección ha suscrito acuerdos internacionales de distinto orden que tienen como fin amparar a esta población mediante la institución de políticas públicas destinadas para ello, entre otras, y muy especialmente, La Declaración Universal de los Derechos Humanos, la resolución 46 de 1991 de las Naciones Unidas la cual instruye sobre los principios fundamentales a favor de las personas de edad; el de independencia, Cuidado, Participación, Autorrealización y Dignidad, y el protocolo de San Salvador de 1988 el cual fue ratificado por Colombia mediante la expedición de la Ley 319 de 1996 la cual dispone que, “Toda persona tiene derecho a protección especial durante su ancianidad. En tal sentidos los Estados partes se comprometen a adoptar de manera progresiva las medidas necesarias para llevar este derecho a la práctica y en particular a proporcionar instalaciones adecuadas, así como alimentación y atención médica especializada a las personas de edad avanzada que carezcan de ella y no se encuentren en condiciones de proporcionárselas por si misma”. Igualmente nuestra constitución dispone que, “El Estado, la sociedad y la familia concurrirán para la protección y la asistencia de las personas de edad avanzada y promoverán su integración a la vida activa y unitaria”

En Santander de Quilichao, según el DANE, existen cerca de 10.600 personas mayores de 60 años de los cuales cerca de un 11%, es decir, 1.200, viven en condiciones de miseria. De estas 1.200 personas, 900 son beneficiarios del programa nacional “COLOMBIA MAYOR” por lo que reciben del gobierno un subsidio de 110.000 pesos cada dos meses, 35 viven en el Centro de Bienestar y/o ancianato municipal y a cerca de 50 se le suministra alimentación en el Centro Vida Patricia Giménez.

Digamos, que la lucha por los derechos de los adultos mayores de Santander de Quilichao que se encuentran en condiciones de miseria empezó en el 2009 cuando este periodista denunció en el periódico Enlace Regional las condiciones inhumanas y vergonzosas en los que se hallaban 22 adultos mayores residentes en el ancianato municipal. Esta denuncia fue igualmente acompañada de una Acción de Tutela contra el alcalde municipal de la época Juan José Fernández Mera para que se ampararan los derechos fundamentales a la vida, a la salud y a la integridad física y moral de los adultos mayores residentes la cual fue fallada a nuestro favor. A raíz de esta sentencia las instalaciones locativas del ancianito fueron reparadas, se obligó a la alcaldía a garantizarles a estos adultos una atención integral y se ordenó, mediante acuerdo del Concejo Municipal, la emisión y cobro de la estampilla para el bienestar del adulto mayor en el municipio de Santander de Quilichao. Finalmente, en el 2014, en la administración del Ing. Luis Eduardo Grijalba Muñoz, se adquirió una vivienda con el fin de mejorar las condiciones de bienestar de estos adultos mayores y garantizarles una vida digna.

Sin embargo, y pese a estos avances, los resultados en la atención de los adultos mayores en condiciones de miseria o de pobreza extrema sigue siendo critica, el Centro de Bienestar o ancianato municipal sobrepasó su capacidad de residencia por lo que hay adultos mayores viviendo en condiciones inhumanas y sin ningún tipo de ayuda estatal en el sector rural y urbano de este municipio. Igualmente, a esto se suma la negligencia de algunos funcionarios de la alcaldía en el ejercicio de sus deberes para responder de manera asertiva y acertada a la atención especial a la que tienen derecho estos adultos y a la falta de una política pública local orientada a enfrentar los desafíos de una población rural y urbana que crece y envejece rápidamente.

En este programa se documentaron tres situaciones de adultos mayores de Santander de Quilichao de los varios que existen los cuales viven en condiciones inhumanas. Tres reseñas que dejan muchas más preguntas que respuestas.








pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: