Alvaro Bermudez

Por Jaime Soto Palma


Una reunión con funcionarios de la alcaldía municipal y otra con el Concejo Municipal, la Personera Municipal y periodistas, adelantó hoy en horas de la mañana el alcalde de la localidad Álvaro Mendoza Bermúdez para informar sobre el fallo de segunda instancia proferido por el Tribunal Superior del Cauca en el cual se obliga al municipio de Santander de Quilichao a cancelar a la Compañía Energética de Occidente CEO, 2.500 millones de pesos por el servicio de energía facturado entre el 4 de agosto de 2010 al 4 de junio de 2011 a las instituciones educativas, la alcaldía municipal y alumbrado público.

En la reunión, el alcalde de la localidad inició su intervención ubicando a los asistentes en el origen de esta pugna cuando en 1962 el municipio de Santander de Quilichao le trasladó a Cedelca su planta generadora de energía localizada en el corregimiento de Mondomo con la condición de que Cedelca a partir de este acuerdo el cual, además, fue elevado a escritura pública, no le cobraría a Santander de Quilichao como compensación el servicio de energía a las dependencias municipales y a las instituciones educativas, ni el servicio de alumbrado público a los ciudadanos.

Luego, prosiguió el alcalde, en el año 2007 Cedelca instaura una demanda ante el Tribunal Superior del Cauca en el que solicitaba que se anularan los efectos de la escritura pública argumentando entre otras razones desequilibrios financieros. Igualmente el municipio hizo lo propio al defender el peso de las obligaciones contenidas en la escritura pública. En esta primera instancia el Tribunal falla a favor de Cedelca y en contra de los intereses de Santander por lo que esta decisión es inmediatamente apelada. Actualmente este proceso se encuentra en el Consejo de Estado sin resolver.

En el 2010 Cedelca es intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios y le entrega mediante un contrato de concesión a la recién creada Compañía Energética de Occidente CEO la prestación del servicio de energía, incluida, además, la planta generadora del corregimiento de Mondomo. En este mismo año la CEO le notifica a la alcaldía municipal que le debe cancelar el alumbrado público, el consumo de las dependencias municipales y el de las instituciones educativas a lo que la alcaldía responde que mientras el Consejo de Estado no se resuelva en segunda instancia los efectos legales de la escritura pública el municipio no puede asumir esa obligación. Luego, la CEO demanda al municipio por lo facturado entre agosto de 2010 y junio de 2011.

El fallo de esta demanda, continúa el alcalde, salió en el 2015. En este fallo la juez de primera instancia resuelve a favor de la CEO, pero decide no acoger en su totalidad las pretensiones de la compañía. Resolvió que el municipio estaba obligado a cancelar el servicio de energía de las dependencias municipales y el de las instituciones educativas del periodo agosto de 2010 y junio de 2011, pero no el servicio de alumbrado público porque este, según el fallo, no se regía por la Ley que regulaba la prestación de los servicios públicos domiciliarios. Este fallo que fue parcialmente favorable al municipio fue apelado por la alcaldía y también por la CEO por lo que pasó este proceso al Tribunal Superior del Cauca para una segunda instancia.

Luego, el 2 de marzo de 2017 el Tribunal resuelve revocar lo dicho por la Juez de primera instancia y le ordena al municipio cancelar el servicio de energía de las instalaciones municipales, el servicio de energía de las instituciones educativas y el servicio de energía del alumbrado público. También, ordenó que se devolviera el expediente al juzgado de primera instancia para que se continuara con la liquidación. Con esta sentencia, dijo el alcalde, culmina el proceso puesto que ya, no hay más instancias judiciales; no existe una tercera instancia.

Con respecto al valor a cancelar, señaló, de que antes de que la compañía trasladara la liquidación de los valores adeudados al juzgado y puesto que el fallo del Tribunal había salido con una cifra de “no inferior a mil millones de pesos”, gracias a los buenos oficios del Gobernador del Cauca se concretó una cita con el Gerente de la compañía con el objeto de escuchar sus pretensiones y que, entonces, este mostró una liquidación por lo facturado entre agosto de 2010 y junio de 2011, incluidos intereses, en los que aparecía que la deuda ya había alcanzado los 2.500 millones de pesos, más 15.500 millones por lo facturado entre lo que restaba de 2011 hasta diciembre de 2016, mas otros 700 millones por lo corrido de enero hasta abril de 2017.

La postura del Gerente de la Compañía es que no hay ninguna forma de arreglo distinta a que se les cancele los 18.700 millones de pesos; 3.000 millones en tres años y 15.700 millones en 15 años, más 130 millones de pesos mensuales aproximadamente a partir de abril por alumbrado público y, entre 160 y 170 millones de pesos mensuales por las dependencias municipales y las instituciones educativas.

Coletilla: ¿A caso no es esto un abuso?. Al municipio prácticamente lo están obligando a cancelarle al grupo Fenosa, propietaria de la Compañía Energética de Occidente, 1.500 millones de pesos mensuales. Un absurdo!!!





pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: