Fuente HFPS

Imagen2











El Programa de Farmacodependencia del Hospital Francisco de Paula Santander, realiza su oferta de atención a la persona farmacodependiente y que presentan problemas con el consumo de sustancias psicoactivas los cuales afectan su calidad de vida, tomando en cuenta el enfoque biopsicosocial como un modelo el cual agrupa como los factores biológicos, psicológicos y sociales son determinantes en el contexto y desarrollo de la adicción a las drogas.

La OMS considera la adicción como una enfermedad física y psicoemocional con un conjunto de síntomas y signos los cuales involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

OFERTA DE ATENCIÓN:

Modalidad Ambulatoria: La cual consta de Atención temprana, Ambulatorio con metadona, Bajo umbral, Centro día y Seguimiento.

Modalidad Internamiento Masculino: Cuenta con dos sedes una ubicada en la parte urbana de Santander de Quilichao dotada de los espacios requeridos para la atención de pacientes ambulatorios y la sede campestre ubicada en la zona rural de Santander de Quilichao vereda Vilachí, la cual cuenta con áreas de trabajo grupal, proyectos productivos, áreas recreativas, dormitorios, piscina natural y lindos paisajes de la región.

Etapas del cambio
*Refuerzo en habilidades para la vida Imagen1
*Proyecto de vida
*Agro terapia
*12 pasos
*Terapia familiar por Trabajo social
*Terapia individual por psicología, psiquiatría y desarrollo humano
*Terapia de pareja por sicología
*Consejería en drogas
*Programa de prevención al consumo de spa
*Programas de atención ambulatoria a pacientes consumidores de spa
*Programas para rehabilitación o reducción del daño
*Programa de atención en internación para rehabilitación del consumo de sustancias psicoactivas
*Programa de mantenimiento con metadona





CONTEXTO:
Por Jaime Soto Palma columnista

No pasa un día sin que un joven o un niño, en algunos casos acompañado de su familia, se acerquen a pedir ayuda u orientación para ingresar al programa de farmacodependencia del hospital Francisco de Paula Santander. La mayoría, remitidos por las EPS del régimen Subsidiado en Salud.

Aquí, un equipo multidisciplinario conformado por psiquiatras, psicólogas especialistas en familia y adicciones, terapeutas, pedagogas, auxiliares de enfermería y operadores, médicos generales, trabajadores sociales y concejeros en drogas, atienden los pacientes que reciben asistencia en cada uno de los programas.

Igualmente, cada programa que ofrece esta institución de salud se ajusta a las necesidades clínicas y terapéutica de cada paciente, por ejemplo, el de atención temprana está dirigido a los niños y jóvenes experimentadores o a quienes se encuentran en riesgo de experimentación (prevención), el de Centro Día para los jóvenes consumidores que adelantan alguna actividad rutinaria, especialmente, trabajadores y estudiantes, y adolescentes que presentan cuadros de dependencias emocionales y adicciones al internet. El ambulatorio para los jóvenes y adultos que por diversas razones no pueden acceder a un proceso diario de rehabilitación, El de internación para quienes han perdido su funcionabilidad debido al consumo (este programa se adelanta en un centro-finca localizado en el sector de la vereda Vilachi), el de seguimiento, para las personas que han terminado el tratamiento con esta institución, u otras, en aras de evitar su reincidencia y el de mitigación el cual se ofrece para quienes aún no han tomado conciencia, ni la decisión, de mejorar su calidad de vida.

Según indicadores, de las personas que ingresan a tratamiento en un estado avanzado de consumo las cuales algunas ya se habían encontrado en una situación de calle, el 22% terminan el proceso de recuperación (los estándares a nivel mundial ubican esta cifra en el 5%), el 40% lo abandonan en las primeras etapas, debido, entre otras razones, al dolor físico que produce la desintoxicación, la ansiedad y la falta de apoyo de la familias, y el 10% han reincidido. En último año, cerca de 60 jóvenes han sido recuperados, algunos, hoy vinculados a empresas.

Estas cifras, así como otras que superan el 75% las cuales muestran la efectividad del modelo de tratamiento utilizado (BIO-PSICOSOCIAL, BIO porque la dependencia al consumo es tratada como una enfermedad donde la primera fase de su tratamiento se inicia con la desintoxicación del paciente, PSICO porque es considerada como una enfermedad de salud mental apostillada en el lado izquierdo del cerebro el cual concentra y ordena el manejo de las emociones, el sueño y la ansiedad, y SOCIAL porque ubica al paciente en un contexto donde la familia es el primer eslabón y el más importante de la cadena), le ha valido al hospital Francisco de Paula Santander haber sido homologado por la ONU como institución sobresaliente a nivel internacional.

Pero, a la par que ha aumentado el consumo, pues se calcula que actualmente en el norte del Departamento del Cauca no menos de 15.000 jóvenes entre los 11 y 18 años son consumidores habituales de algún tipo de substancia, incluido el alcohol y el tabaco (solo un estudio adelantado por la Universidad Nacional en Santander de Quilichao en el 2010 reseñó altos niveles de consumo en 4200 personas, especialmente, heroína inhalada, cocaína, bazuco, marihuana y mixto), la demanda de tratamientos también ha crecido de manera exponencial, pero no así, el número de consumidores tratados, pues la mayoría de las EPS contributivas, pese a reiteradas sentencias de la Corte Constitucional que ha declarado el consumo como una enfermedad de salud pública, insisten en negar a sus usuarios este derecho para evadir, sin duda, los costos de su atención. Por ello, hay quienes han recurrido a acciones de tutela para hacerlo valer, otros, la mayoría, sencillamente han renunciado al tratamiento por desconocimiento y, los demás, son atendidos voluntariamente por el hospital.

Dicho lo anterior, y puesto que el hospital no recibe auxilios de ninguna otra institución, ni siquiera para apoyar sus acciones de prevención los cuales adelanta en cada uno de los municipio del norte del Cauca, el gestionamiento de recursos con la venta de servicios a las EPS para el tratamiento de sus usuarios, especialmente las del régimen subsidiado en salud, ha sido, hasta ahora y en medio de grandes dificultades económicas, la única manera de sostenerlo. Por ello, la necesidad urgente de reformular con todos los actores, alcaldes, concejales, ONGs y gerentes de los Niveles I, entre otros, esta política de salud pública.





pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: