Foto Ferney bannerNació en 1942, como estudiante de secundaria no fue brillante, a los 21 años empezó a quedar inmóvil y dijeron que solo viviría 2 años más, le diagnosticaron ELA -Esclerosis Lateral Amiotrófica – enfermedad moto neural que paraliza todos los músculos de su cuerpo, a pesar de esto, se casó dos veces y tuvo tres hijos.

Está reducido a una silla de ruedas y respira a través de una traqueotomía que se le realizó, habla desde un ordenador que se comunica con el movimiento de su mejilla y el de sus ojos, hoy tiene 75 años, desafío el conocimiento científico del siglo pasado y los pronósticos sobre su muerte.

Este científico al igual que otros, utilizan herramientas de modelación para análisis futuros sobre la existencia de la tierra, está convencido que el mundo tal como lo conocemos le quedan menos de 100 años, Stephen Hawking cree que debemos buscar otro planeta donde podamos vivir o mirar cara a cara la extinción del planeta como sistema vivo.

Es un hecho que los seres humanos somos las langostas “inteligentes” que estamos acabando con el planeta, su fauna, flora, su aíre y geografía, arrasamos con todo, el cambio climático es la tontería más grande ocasionada por nuestra especie, el mundo se muere de manera inevitable, solo queda colocarnos de acuerdo para que esta sea demorada y digna.

Mientras el mundo se acaba, pensamos en el futuro, sin embargo, el futuro como tal no existe, es una idea imaginaría de lo que podría ser, lo que llamamos futuro no es otra cosa que una simple idea o un presente más adelantado.

Los cambios del planeta y específicamente los que requiere el país deben hacerse con el valor, pero no el valor futuro, sino con la valentía del presente, dispuestos a romper paradigmas de langostas, encontrar y abrir nuevos caminos, estar dispuestos al sacrificio, sudor y las lágrimas.

Stephen Hawking, se concentró en lo que podía hacer, se apasionó con ello, no pensó en sus limitaciones, asumió con valor los retos de la vida y entendió que esta no quita, solo da.

Hay lider@s muy valiosos en el país, en el Cauca, pero se concentran más en lo que No tienen que en las herramientas que poseen, quieren tomar decisiones y salir al ruedo de las ideas y de lo electoral, solo con la comodidad que da el dinero, la corrupción, la mentira y el engaño.

Debemos entender que no hay un mañana, solo un presente infinito. Si los hombres y mujeres del Cauca esperan el futuro, talvez encuentren un país destruido por una clase dirigente ignorante, corrupta pero audaz para manipular la necesidad de los pobres, con una guerra nuclear o como dice Hawking, de cara a cara con nuestra extinción.

Los grandes cambios de la humanidad se han producido cuando se encuentra en juego la supervivencia y la libertad, será que el País y los Caucanos deben llegar al fondo del estanque, para darse cuenta que estamos al límite de perder estos preceptos.

Si le dijeran a cada uno de los Caucanos que le queda 24 horas de vida, ¿Qué harían? ¿Lo correcto?
Aún discutimos cosas triviales como los colores electorales, mientras la drogadicción, el pandillismo, las enfermedades, la descolarización, los hurtos, la corrupción y la desigualdad crecen sin avergonzarnos.

Como la película de James Bond, parece que el mañana nunca muere.

Al desojar las margaritas, ojalá más temprano que tarde, te darás cuenta de que la vida no te quita, la vida te da.... ¡el presente es el momento!



pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: