recaudo santander banner
Por Jaime Soto Palma

En la mayoría de los casos los ciudadanos y ciudadanas solemos calificar o descalificar el ejercicio de gobierno de un mandatario solo por lo que ven nuestros ojos, sin embargo, hay cosas que no vemos pero que son igual, o más importantes, como el manejo de las finanzas públicas. En Santander desde hace bastante tiempo veníamos hablando de la necesidad de bancarizar los recaudos para que la gente consignara directamente en cualquier entidad bancaria y no en la tesorería y hoy ya se está haciendo lo cual fue un paso importante en aras de controlar y transparentar el ingreso y manejo de los recursos.

Y como bancarizar no era suficiente esta administración se empeñó, además, en buscar los servicios de quien le suministrara un nuevo soporte informático, software, para reemplazar el que se tenía, con pleno dominio y clave de acceso para corroborar en tiempo real si lo cancelado por los ciudadanos y ciudadanas por concepto de impuestos correspondía realmente al valor facturado. Es que, y aunque parezca increíble, la alcaldía no tiene acceso a esta información; la clave y la información es manejada por particulares, parodiando un poco, esto es, como si mi cuenta de ahorros la manejara mi vecino y al final del mes me reportara lo que tengo disponible… (¿?).

Debo decirlo con toda franqueza que yo celebré esta decisión porque significaba recuperar el control sobre la gestión de tesorería y lamenté profundamente que ese convenio con la Universidad Distrital Francisco José de Caldas por errores en la implementación del Sofware, entre otros, cobros excesivos a los ciudadanos, haya finalizado. Todavía creo que los quilichagueños y quilichagueñas no entendieron el mensaje. Pudo más el escarnio y la bulla que una medida absolutamente necesaria que podría haberse pulido en el camino.

Santander de Quilichao es un municipio pobre, de clase medio-bajo, dependiente para la ejecución de proyectos de los recursos del nivel central el cual demanda cada vez más, más inversiones en salud, vivienda, saneamiento básico, pavimentación de vías y educación, entre otros, por lo que necesita con urgencia, más que otras cosas, organizar el tema de sus finanzas con la única forma que existe, la tributación.

En Santander de Quilichao se factura anualmente cerca de 4.200 millones de impuesto predial y solo se recaudan 1.500 millones, ni siquiera la mitad, y era justamente esto lo que este convenio también buscaba corregir; aumentar el recudo anual del impuesto predial de 1.500 millones a 3.500 actualizando el avaluó catastral urbano de 2011, de esta fecha acá lo que antes eran lotes hoy son viviendas y también han aparecido nuevos barrios y urbanizaciones. Igualmente, se proponía, el adelantamiento de cobros coactivos para evitar que las deudas por el no pago de impuestos prescribieran a los cinco años por lo que el convenio estipulaba un acompañamiento jurídico.

También, en una segunda fase se proponía esta administración a actualizar el catastro rural. Esto en consideración a que son justamente los más adinerados de este municipio y los grandes propietarios de predios rurales los que menos tributan. Es tal la inequidad que, por ejemplo, hoy paga más el propietario de una vivienda localizada en un barrio estrato tres de Santander que un rico residente en el condominio Los Andes en cuyo caso el avalúo de su propiedad podría estar entre los mil, dos mil y hasta tres mil millones de pesos.

No me cabe la menor duda que pese a las circunstancias el alcalde debe continuar intentando avanzar en esta política, es la correcta, pero sin desatender el reclamo de algunos ciudadanos por cobros excesivos en lo facturado en el impuesto predial sobre el entendido que todo cambio genera traumatismos.

Este municipio está obligado a fortalecer sus finanzas y a transparentar su manejo, independientemente de las ronchas, de las disputas políticas y de las ampollas que cauce… 







pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: