Jaime soto palma

Por Jaime Soto Palma
El domingo pasado, un grupo de amigos de Quilichao; quilichagueños en su mayoría que viven en distintos puntos de este departamento, me compartieron un artículo publicado en El Nuevo Liberal titulado “Quilichao: Debería Ser Capital del Cauca” escrito por el payanés Marco Antonio Valencia Calle.

En su artículo, este Señor, tal vez tratando de ridiculizar la propuesta de quienes vienen promoviendo la segregación del norte del Cauca y la creación de un nuevo departamento, a modo de burla y sátira propone que lo mejor sería que Santander de Quilichao fuera de una vez por todas la capital del Departamento del Cauca porque aquí, según él, hierve el dinero del bueno y del malo y sin recato alguno, porque esta es una ciudad corrompida, porque el crimen es más organizado y eso da notoriedad internacional y porque destacamos a diario en los titulares judiciales. En síntesis esta ciudad es lo peor de lo peor y, lo peor que tiene el Departamento del Cauca.

Este señor debe saber que los quilichagueños destacamos porque nos sentimos orgullosos de nuestra ciudad, de nuestra pluriculturalidad y de hacer parte del norte del Cauca. Que somos una ciudad que se construye y crece todos los días, y donde abundan las dificultades y en ocasiones las malas noticias, pero eso sí, nada comparadas con las de Popayán, basta con mirar los indicadores de inseguridad para sobrecogerse, ¡Qué horror!, allá no pasa un día donde no tengamos noticias de un robo, un asalto o un asesinato. También, que aquí no hierve el dinero del bueno y del malo, no, el que más circula es el de la gente de bien porque lo grueso, el del narcotráfico o el de la corrupción, si es que a esos se refiere, se mueven en Popayán, o acaso, pretende desconocer que Santander de Quilichao le cedió a Popayán hace algunos años la titularidad de ser el principal centro de acopio de narcotráfico del Departamento del Cauca?, o ignora, el ABC del boom de la construcción de algunos conjuntos residenciales? Tampoco somos corrompidos, no, el quilichagueño es gente honesta, buena y trabajadora, cálida y alegre, que quiere y adora a su ciudad, pero sobre todo respetuosa, nada perezosa, envidiosa ni marrullera.

Popayán no es más que Santander de Quilichao, ni Santander de Quilichao es más que Popayán, no, cada quien quiere a su ciudad a su modo y en su forma.

Y puesto que con la capital del Departamento del Cauca no nos une ningún vínculo, ni el económico, ni el social, ni el histórico, ni el cultural ni el sentido de pertenencia, ojalá que algún día prospere el gran sueño nortecaucano de segregarnos y sea Santander de Quilichao la capital de uno nuevo, y no precisamente por la liberalidad y belleza de la mujer quilichagueña o por la bondad de nuestros pandebonos, ni por el dulce sabor a la piña, atributos estos que vienen a menos y que en vez de ensalzarnos nos humilla, sino porque hemos demostrado a través de la historia que somos una ciudad capaz, pujante y emprendedora, y porque ya estamos hartos y mamados de personajillos como este.

Sin duda alguna, tal como él lo dice si se la fumó verde.

Link articulo al articulo del señor Marco Antonio Valencia Calle “Quilichao: Debería Ser Capital del Cauca”


pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: