Los bandidos

Por: Ferney Silva Idrobo
Mientras las fuerzas Francesas en 1944 se esforzaban en resistir la invasión en la segunda guerra mundial, Antoine de Saint-Exupéry, que pertenecía a una unidad de reconocimiento fotográfico, viajaba solo al sur de Francia en un avión bimotor P-38, con el único fin de establecer las posiciones de los alemanes nazis y llevar información a los aliados. En su cabeza no cabían en ese momento la rosa, el zorro y los planetas que su imaginación compartiría para el mundo en su obra más famosa.

Imagino, que al sufrir su aeronave averíos en pleno vuelo, sus ojos encontraron en el horizonte, el majestuoso mar en los cuatro puntos cardinales, la suerte estaba echada, a más de 4 kilómetros de altura y su avión en picada, sin mucho que inventar desde lo técnico, Antoine, hubiese querido en ese momento dejar su cuerpo ahí y viajar al planeta pequeño, tener una rosa que cuidar y tratar de entender el mundo de los adultos.

“Viví mucho con personas mayores y las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas”.

“Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores”, mientras tratamos de entender a los presumidos que ostentan el poder en lo público, existen realidades difíciles de ocultar. En el 2016 Colombia paso del puesto 11 al 8 entre los 141 países más desiguales del mundo, estudiados según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – Pnud. Ese deshonroso lugar es encabezado por Sudáfrica.

Según el Banco Mundial, el año pasado, entre los 15 primeros puestos de los países más desiguales del mundo, hay cinco africanos seguidos de otros tantos latinoamericanos, Honduras, Colombia; Brasil, Guatemala, Panamá y Chile. Latinoamérica pelea cabeza a cabeza quien es la región más desigual del planeta.

Debemos entender que la desigualdad está asociada a la distribución del ingreso y a la concentración de la riqueza.

Colombia mejoró dos lugares en otro indicador 2016, el Índice de Desarrollo Humano, paso del 97 al 95; Chile y Argentina ocuparon los puestos 38 y 45 respectivamente, también nos superan Uruguay, Panamá, Costa Rica, Cuba, Venezuela, México, Brasil, Perú y Ecuador; Hasta nuestro vecino nos superó.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) mide variables como la esperanza de vida al nacer, años promedios de estudio de la población y acceso a los recursos para una vida digna.

Nuestra economía, no va a mejorar en el corto plazo, debemos prepararnos bien, los recortes al presupuesto seguirán, el próximo presidente deberá engendrar otra reforma tributaria y la corrupción como un vampiro exprimiendo los recursos de los colombianos.

“Los hombres -dijo el principito- se meten en los rápidos pero no saben dónde van ni lo que quieren. Entonces se agitan y dan vueltas”

El país como en la obra el Principito, está lleno de refutaciones; elegimos bandidos sin sonrojarnos. Lo mejor, resistir y actuar, no dejar el destino al “voto” de la indiferencia.

La muerte Antoine de Saint-Exupéry al igual que su obra quedo esparcida en el espacio de la imaginación, se cree que su cuerpo estuvo flotando por varios días en unos archipiélagos al sur de Marsella. Nuestro país requiere actuar, detener a los forajidos magistrados, exmagistrados y ex fiscales, que se creen Baobabs, para que no vayan a mutar en raíces venenosas.

El Principito es el tercer libro más vendido en toda la historia, después de la Biblia y el Capital de Carlos Marx.

Nota: Todas las palabras en comillas son extraídas del libro el Principito.

Baobabs, arboles majestuosos, señalados en el Principito.

pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: