guardas transito
Por Jaime Soto Palma

Tal vez para una ciudad como la nuestra que ha crecido en los últimos 30 años sin el asomo de un principio de autoridad que incite al respeto de algunas normas de convivencia, el que aparezca ahora un nuevo cuerpo de guardas de tránsito el cual se dedicará a ejercer control y vigilancia en vías públicas, y a amonestar y sancionar conductas imprudentes, quizás, no sea del agrado de algunos ciudadanos y ciudadanas. Pero aquí están, ya los tenemos y, sin duda, llegaron para quedarse.

Más allá, sin embargo, del mal estado de ánimo de quienes asumen las calles como superautopistas, o de los que no respetan las cebras ni la funcionalidad de los semáforos, parquean en sitios prohibidos o conducen automotores en mal estado, o de quienes rimbombean con sus vehículos tirándoselos encima a la gente, en síntesis, de los que son expertos en volarse todas las normas y las señales de tránsito, también hay que decir que el hecho de que Santander de Quilichao tenga hoy su propio cuerpo de guardas de tránsito es otro paso importante y necesario a la modernidad; a la transición de este municipio de un pueblo grande a ciudad-ciudad.

Modernidad que en principio a un paso estamos de alcanzarla, entre otras, por el gran desarrollo urbanístico de los últimos años y al crecimiento poblacional; hoy podríamos estar superando los 100 mil habitantes. También, por la cobertura de los servicios públicos domiciliarios en el sector urbano; 100% en el suministro de agua potable y 95% en alcantarillado y aseo, por el fortalecimiento del sector financiero local con un sistema bancario que aglutina a los bancos más importantes del país, por el flujo del transporte público intermunicipal y departamental los cuales mueven cerca de 200 mil pasajeros en tránsito al mes, por las grandes obras que están por advenirse las cuales fueron gestionadas por el alcalde anterior; el Hospital Regional Nivel II que fue recientemente adjudicado, el nuevo SENA regional que se está construyendo y la ciudadela Universitaria de Unicauca, obras estas que se transversalizarán con otras dinámicas; económicas, sociales, culturales y políticas, y la transformación que con recursos de las regalías propone el alcalde actual Álvaro Mendoza Bermúdez en materia vial; pavimentación y apertura de vías, y la construcción de puentes, así como un nuevo sistema de alumbrado público y la Terminal de Transporte, etc.

No hay duda que Santander de Quilichao sigue en su proceso de avanzar hacia la modernidad; no hemos retrocedido, el nuevo sistema de semaforización con energía renovable, el nuevo cuerpo de guardas de tránsito, el reto del mandatario actual de hacer visible en tiempo real mediante el uso de las tecnologías de la información la gestión administrativa, la propuesta de creación de una Curaduría Urbana y la ejecución de obras importantes que se adelantan actualmente, entre otras, así lo demuestran.

Finalmente, a la par con estos desarrollos, Santander requiere con urgencia enfrentar otros desafíos, por ejemplo, un transporte público decente, la recuperación del espacio público y del entorno social y paisajístico de la galería, políticas de conservación de nuestro patrimonio ambiental y cultural, incluyendo la erradicación de la minería ilegal y, tal vez, los dos más importantes, seguridad y cultura ciudadana.

nuevos guardas



pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: