Por Ferney Silva Idrobo

Ferney Silva IdroboDesde los años 60 del siglo pasado, se pensó en la necesidad de luchar contra las crecientes mafias que empezaban a prosperar producto del narcotráfico. En 1973 nació quien puede ser una buena candidata.

Tiene cerca de 11 mil funcionarios por el mundo, ostenta oficinas en 62 países, posee su propia flota aérea y naval, y un presupuesto de 3.000 millones de dólares anuales.

Es realmente fuerte, pero lo que la hace valiosa, es ser responsable en conjunto con el departamento de Justicia de los Estados Unidos, que el mundo y en especial América Latina tenga conocimiento de transcendentales hechos de corrupción, como el “Fifa Gates”, Odebrecht y por último el caso del “Cartel de la Toga”, entre otros.

Esa cuarentona ha provocado como en las fichas del domino, se caiga todo un entramado del mayor grupo delincuencial al más alto nivel del Estado y de alta peligrosidad e intelectualidad; me refiero al “Cartel de la Toga”. Siempre me pregunté, si su función era luchar contra las drogas ilícitas y el lavado de activos, producto de la primera ¿por qué terminó de manera afortunada para los colombianos destapando la olla de los bajos instintos de perversión y criminalidad que se anidaban cómodamente en el búnker de la Fiscalía y en las Cortes de Justicia?

Si bien, es posible que esta candidata no tenía intención; reputados y conocidos abogados que figuran ante cámaras de televisión, medios de comunicación y hacen alarde de su sapiencia, hoy dejan en entre dicho su conocimiento y experticia, dando paso a la especulación, donde su destreza radica en la capacidad de torcer a punta de dinero y cargos a ciertos jueces, y de manera indirecta a todos los colombianos. Mientras buenos juristas se devanan los sesos estudiando y preparándose para ejercer su labor a cabalidad, son burlados por el sistema de justicia y degollados, facilitando la muerte a sus diáfanos esfuerzos.

Existen muchos perdedores por las revelaciones de esta posible candidata:

La Fiscalía, en especial el fiscal Martínez Neira por la poca claridad en sus explicaciones en la escogencia de Luis Gustavo Moreno y las actuaciones del delegado ante la corte Alfredo Bettin Sierra.

Las altas Cortes por hechos como el de Jorge Pretelt y ahora con el cartel de Francisco Ricaurte, Leónidas Bustos y Gustavo Malo, entre otros.

Los partidos políticos y el Congreso que están como el jamón en el sándwich, en la mitad del problema y señalados con razón, de ser el origen de todos los males.

Líderes de todo el país, cuyas investigaciones hoy están en el ojo del huracán, tan fuerte como Irma.

La profesión del derecho y universidades por culpa de algunos abogados como Leonardo Pinilla.

Por último, el gobierno nacional y los órganos de control, donde su nivel de credibilidad prácticamente ha desaparecido, la corrupción y los grandes escándalos nacionales siempre son revelados por otros actores, como los casos del ex alcalde de Bogotá Samuel Moreno, Odebrecht y ahora el cartel de la toga.

Debo reconocer que la propuesta de votar por esta candidata puede ser descabellado, pero, quién más que ella para limpiar los vicios en las ramas del poder público.

Iba a proponer votar por la DEA - Administrador para el Control de Drogas -, claro es extranjera, pero le debemos más que a la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía; debo reconocer que siempre he visto al gobierno Americano como violador de los derechos humanos, destructor del medio ambiente y usurpador. Sin embargo, acepto que la DEA y sus servicios nos han hecho bien.

Bueno, a seguir buscando.





pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: