muerte
Por Ferney Silba Idrobo

Nunca había leído su obra, de niño me sedujo su forma trágica de morir, talvez de manera morbosa sin desearlo encontré en él la sombra de la muerte de frente y sin tapujos, con 25 años y suicidarse, es como cortar el tallo de una rosa, antes de que florezca.

Su figura desbaratada, gafas y con rebujos en el pecho, más que ánimas en el infierno, este joven escritor plasmo no solo una obra original sino que se convirtió en el emblema de toda una generación.

Nació en Cali en 1951, le tocó una juventud llena de hippys, salsa, boleros, baladas y mucha nostalgia que construyeron con bahareque su alma y de arcilla sus sueños.

Obras como “Viva la música” y “Calicalabozo”, son más conocidas en el resto de América Latina que en Colombia; escribió su obra contrariando el boom del realismo mágico que empezaba a consolidar García Márquez. Sus creaciones llenas de penurias urbanas y tragedias domésticas, dejaron al cineasta y escritor entre la antesala de la fama y el pasillo del olvido.

Le escribió a su madre después de uno de los intentos de suicidio antes de morir “Nací con la muerte adentro y lo único que hago es sacármela para dejar de pensar y quedar tranquilo.....Madrecita querida, de no haber sido por ti, yo ya habría muerto hace ya muchos años. Esta idea la tengo desde mi uso de razón. Ahora mi razón está extraviada, y lo que hago es solamente para parar el sufrimiento”

Andrés Caicedo se convirtió en el icono de una generación rebelde y con valor. Expuso en su obra a la sociedad en medio de laberintos, que después de 40 años de su deceso sigue muerta.

Muerta como la sociedad que conozco y estaba así antes de nacer.

Persiguieron a Bolívar, mataron a Gaitán, masacraron campesinos y traicionaron la palabra; de esa inmundicia es testigo la tumba de Guadalupe Salcedo.

Si no me creen, cuando nací ya estaba muerto mi país, gobernado por 20 familias, se inventaron una dictadura que llamarón Frente Nacional, robaron elecciones y hace mucho tiempo habían vendido a Panamá.

Hoy en el realismo mágico y el absurdo, se confunde los principios idearios con los del comienzo, no se distingue entre la ideología de izquierda y de derecha, se trazan caminos superficiales, construidos por un mundo que busca consumir antes que pensar.

Se secuestra a la familia y se perfora el pellejo de los jóvenes que no entienden sobre el homosexualismo, la drogadicción, la religiosidad y ahora la corrupción. Una sociedad que confunde la ética con la religión, el esfuerzo con la inmediatez y a ladrones con mesías.

La sociedad construye hoy hijos inmaduros que llegan a viejos queriendo ser valientes, una generación de jóvenes sobre protegidos, donde queda más fácil matar que crear, conocer la marca de zapatos de moda al color preferido de su madre.

Algunos acorralados buscan respuesta en el recogimiento para ignorar el miedo y la sabiduría. Dios cobija el alma más no priva las razones.

A la cobardía le llaman diplomacia, a la mentira sabiduría, a la corrupción necesaria, a la vida idolatría y a los límites dictadura.

Un pueblo al cual me resisto a enterrar; aunque algunos nacieron cobardes fue por señores bandidos, que gobernaron y gobiernan mi país.

Algunos tienen muerto a mi país; de cerebro un tamal y en sus bolsillos monedas, en el alma un ladrón y en su boca todo un entierro. Nos queda solo un camino y darle un minuto más de vida; llamar las cosas por su nombre, intentar ser valientes y entregar un pueblo a las nuevas generaciones, que no esté extinto antes de nacer.

pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: