El futuro de Santander de Quilichao sin agua 1
Por Jaime Soto Palma

El pasado 26 de junio un ciudadano subió un video por Facebook para denunciar cómo en grandes cantidades se estaba descargando en el sector de Quitapereza excremento de una marranera al rio Quilichao. Días antes, el 20 junio, funcionarios de la Planta de Tratamiento de Agua Potable de Emquilichao ya habían tenido, de urgencia, que sacar de operación el sistema y suspender el suministro de agua a varios barrios de este municipio y, vaciar y lavar los tanques de almacenamiento por una contaminación severa de aguas residuales no identificadas hasta ese momento. El 27 de junio el gerente de Emquilichao Luis Andrés Sadovnik le notifica a la CRC cómo máxima autoridad ambiental de la región que se requería de una inspección urgente para determinar el origen y las causas de esta contaminación a lo que simplemente la CRC respondió, no de manera oficial, que “estaban vaciando unos lagos de pesca”.

Luego, dada la aparición de manera recurrente de estas mismas aguas en el lecho del rio, Emquilichao ESP le solicitó al Instituto Colombiano Agropecuario ICA, la Secretaria Departamental de Salud, la CRC, la personería municipal y la Secretaria de Gobierno, la asistencia de dos funcionarios con el fin de hacer el día 13 de junio una visita ocular, de control y de apoyo técnico a una finca localizada en la vereda Quitapereza de propiedad del Señor Gerardo Martínez Salazar el cual había sido ya previamente identificado como el causante de las descargas al rio Quilichao y de los daños causados.

En esta finca encontraron los funcionarios un criadero de cerdos con 32 animales y un lago de producción piscícola, fugas de agua de los bebederos y un pozo de recolección de excrementos a punto de rebozar muy cerca al lecho del rio. Esta actividad sin certificación sanitaria y sin un plan de manejo. La distancia de esta finca a la bocatoma de la Planta de Tratamiento es de aproximadamente 800 metros.

Al respecto, en sendos informes, cada institución se despachó de acuerdo a sus competencias, la Secretaria de Salud Departamental, por ejemplo, señaló que su labor estaba orientada a vigilar la calidad del agua de consumo humano y que en este caso el vigilado era Emquilichao y no el infractor; el ICA, por su parte, que el predio productor de porcinos incumplía la normatividad sanitaria vigente en cuanto a los requisitos de instalaciones, sanidad animal, bioseguridad y bienestar animal, y la CRC in situ ordenó al dueño, Gerardo Martínez Salazar, suspender, y sin ninguna otra raya, la disposición del excremento de los porcinos al tanque estercolero o que es, prácticamente lo mismo, al rio Quilichao. Después de esta visita y, subsiguientes, el rio ha sido nuevamente contaminado con aguas servidas de estiércol porcino por lo que es claro que esta inspección no sirvió para nada.

En cuanto a los informes, es cierto que la Secretaria de Salud Departamental ni el ICA cumplen funciones de autoridad ambiental como también que el ICA podría adelantar un proceso sancionatorio y/o de cierre y clausura desde la perspectiva de las normas sanitarias al propietario del establecimiento el cual podría demorar algún tiempo, y en lo que respecta a la medida preventiva de la CRC, ésta no solo estaba obligada a la suspensión del uso del estercolero para prevenir un daño contingente sino y, además, por su gravedad a iniciar en el acto el procedimiento sancionatorio mediante un acto administrativo motivado en razón y, solo por unas entre varias razones, a que está expresamente prohibido por ley hacer vertimientos de aguas servidas arriba de las bocatomas o que ocasionen altos riesgos para la salud. Proceso este, apropósito, que no hubiera tenido una duración de más de 15 días hábiles y que podría haber concluido con una multa, el cierre temporal o definitivo del establecimiento, la revocatoria o caducidad de la Licencia Ambiental que no la tiene o la demolición de la obra a costa del infractor etc.

El proceder de la CRC en este caso, así como en otros ha sido nocivo, no solo por haber justificado inicialmente esta contaminación por vertimiento con la excusa peregrina de que se “estaban vaciando unos lagos de pesca”, o de suspender provisionalmente el uso del estercolero, medida esta que no ha sido acatada pues continúan las descargas, sino por consentir la contaminación del rio Quilichao con fosforo y nitrógeno que incluye la ingesta de excreción porcina y que afecta el oxígeno del agua, sino también por permitir que se ponga en riesgo la salud de los habitantes que aguas arriba de la bocatoma y aguas abajo consumen sin ningún tratamiento estas aguas, lavan y cocinan, por lo que están expuestos a un gran número de enfermedades diarreicas por virus o bacterias.

Este es quizás uno de los grandes problemas del rio Quilichao AHORA, pero también hay otros. En un recorrido reciente de este periodista entre San Pedro y la Bocatoma de la planta lo que se observa es que el rio ha venido siendo utilizado para verter aguas residuales domesticas de fincas, viviendas y centros recreacionales, y para el vaciado de piscinas y lagos de pesca, que sus aguas en algunos tramos está siendo desviada y captada de manera irregular mediante trinchos y muros de contención, y que la franja protectora del rio de 30 metros ha sido severamente deforestada en algunos tramos para abrir espacio a nuevas construcciones, proyectos campestres y la ampliación de la frontera agrícola y pecuaria. Esto ante la falta de un Plan de Manejo Ambiental y de ordenación por parte de la CRC y a la implementación de medidas de protección que respondan a la urgencia de conservar y preservar el agua.

El futuro de Santander de Quilichao, sin agua
El futuro de Santander de Quilichao sin agua no es un artilugio ni una premonición. El cambio climático cada vez más acentuado, el mal manejo que particulares hacen del rio, la falta de control y de conciencia ambiental, la tala indiscriminada de bosque protector desde su nacimiento principalmente hasta su desembocadura y la pérdida de su capacidad hidráulica ya reseñada por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca CVC desde la década de los años 90, nos hace augurar un pésimo futuro. De este rio, del rio Quilichao, actualmente aprovechan sus aguas en distintas actividades, para consumo, higiene y aseo, entre otros, no menos de 60.000 personas (un 10% lo asume la derivación del rio Mondomo), y es claro, clarísimo, que este rio no está en condiciones de soportar más presión y mucho menos de suministrarle agua a esas nuevas construcciones y proyectos campestres y otras que sin ningún control por casi toda su ronda hoy se adelantan.

El llamado es a los ciudadanos y ciudadanas para que nos apropiemos del rio y lo defendamos en aras de su conservación. Esta labor no se la podemos dejar a la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC porque probado está que esta institución no sirve en Santander de Quilichao ni en la región para la gestión ambiental.

Finalmente, no está por demás reconocer la buena labor de la gerencia de Emquilichao en cabeza de su gerente, Luis Andrés Zadovnik, y de los funcionarios que laboran en la Planta de Tratamiento de Agua Potable por velar por la conservación de esta fuente de agua, y del ciudadano que tuvo el valor de denunciar mediante un video que compartió en las redes sociales la contaminación de rio por vertimiento de aguas con excremento porcino.


El futuro de Santander de Quilichao sin agua 5

El futuro de Santander de Quilichao sin agua 4

El futuro de Santander de Quilichao sin agua 2

El futuro de Santander de Quilichao sin agua 3









Impero julio 2018
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: