promo ferias santander quilichao

Por Jaime Soto Palma

Cuando en 1997 el Congreso de la República legisló a favor de facultar a las Asambleas Departamentales y a los Concejos Municipales de establecer la Estampilla Pro-cultura se buscó con ello crear un gravamen que contribuyera a la financiación del quehacer cultural de las regiones. Luego, este gravamen fue reglamentado en la Ley 666 de 2001 quedando estipulado que el producido estaría destinado a:

1. Apoyar acciones dirigidas a estimular y promocionar la creación, la actividad artística y cultural, la investigación y el fortalecimiento de las expresiones culturales de que trata el artículo 18 de la Ley 397 de 1997.
2. Estimular la creación, funcionamiento y mejoramiento de espacios públicos, aptos para la realización de actividades culturales, participar en la dotación de los diferentes centros y casas culturales y, en general propiciar la infraestructura que las expresiones culturales requieran.
3. Fomentar la formación y capacitación técnica y cultural del creador y del gestor cultural.
4. Un diez por ciento (10%) para seguridad social del creador y del gestor cultural.
5. Apoyar los diferentes programas de expresión cultural y artística, así como fomentar y difundir las artes en todas sus expresiones y las demás manifestaciones simbólicas expresivas de que trata el artículo 17 de la Ley 397 de 1997.

Al tenor de las disposiciones señaladas; las Leyes 397 de 1997 y la 666 de 2001, el Concejo Municipal de Santander adoptó en 2004 mediante acuerdo la Estampilla Pro-cultura con la que se impuso un gravamen del 1% en el valor de los contratos, ordenes de prestación de servicios, de trabajo y de suministro, cuando estos fueran superiores a 10 Salarios Mínimos Legales Vigentes S.M.L.V.

Así, en el 2015, según información de la tesorería municipal se recaudaron 161 millones de pesos, en el 2016 192 millones, en el 2017 160 millones y en el 2018, con fecha de corte 24 de octubre 140 millones.

Asimismo, La Secretaria de Educación y Cultura a cargo del Lic. Alberto Bustos González le reportó a este medio informativo, Enlace Regional, las inversiones con el gravamen de la estampilla procultura asi: En el 2015 162 millones, en el 2016 112 millones, en el 2017 173 millones y en el 2018 120 millones. Pero, ¿En qué se invirtieron o gastaron los recursos de este gravamen?

En el 2015 de los 161 millones recaudados con el gravamen de la estampilla Procultura se invirtieron o gastaron para el fomento de la cultura y las artes 162 millones, a saber, 15 millones en dos contratos para servicios de apoyo a la gestión de procesos administrativos y archivo del sector cultura, 79 millones en convenios de asociación con la Fundación Juventud en Progreso FUNDAJUP para apoyo a la realización de eventos institucionales, 23 millones en un contrato para la implementación del calendario cultural, 10 millones en un contrato para la Corporación Centro Municipal de Memoria y 20 millones en dos contratos de servicios de apoyo a manifestaciones artísticas y culturales, etc.

En el 2016 de los 192 millones recaudados con el gravamen de la estampilla procultura se invirtieron o gastaron en el fomento de la cultura y las artes 112 millones; 49 millones en un contrato para la Fundación Juventud en Progreso FUNDAJUP para la realización de actividades culturales. 24 millones para la implementación del Calendario Cultural y 15 millones por servicios de apoyo a la gestión de los procesos administrativos, entre otros.

Igualmente, en el Sistema Electrónico de Contratación Pública, SECOP, y en la plataforma WEB SiaObserva, para esta vigencia, 2016, también aparecen dos convenios de asociación con la Fundación Juventud en Progreso FUNDAJUP por valor de 110.194.000 y la Fundación Valentina por 101.000.000 cuyo objeto fue apoyar la 48 feria de Santander de Quilichao, el convenio de asociación 302 con la Asociación Artística A Danzar Colombia por valor de 44.000.000 para apoyar las actividades del aniversario de Santander de Quilichao, el convenio de asociación 583 con el Centro Municipal de Memoria por valor de 62.728.000 para apoyar las celebraciones de la navidad y 62.750.000 con la Corporación Promotora de Turismo Quilichagueño CORPOTURQ para la implementación del calendario cultural.Todos estos convenios en el marco del artículo 18 de la ley 397 de 1997 o Ley General de Cultura.

En el 2017 de los 160 millones recaudados del gravamen del 1% de la estampilla procultura se invirtieron o gastaron 173 millones; 27 millones con la Corporación Centro Municipal de Memoria para apoyar los espacios celebrativos de la navidad, 55 millones en dos contratos para la Asociación A Danzar Colombia para apoyar actividades artísticas y culturales, 30 millones con la Fundación Club Kiwanis para el Festival Internacional de Música Clásica, 11 millones para el “Proyecto Implementación del Plan de Desarrollo Institucional Cultural”, 4 millones para el manejo documental y archivístico y 12 millones para la promoción de la lectura y escritura, etc.

También, aparece en esta vigencia, 2017, en el Sistema Electrónico de Contratación Pública SECOP, y en la plataforma WEB SiaObserva, el convenio de asociación con la Fundación para el Desarrollo Ambiental Organización Social Latín Daost” por 40.000.000 millones para los Carnavales de Fiesta de los Santos Reyes Magos, dos convenios de asociación con A Danzar Colombia por valor de 114.938.000 para apoyar el VI Encuentro de los Violines Caucanos, la realización de tres talleres y 10 eventos, 69.735.000 pesos con el Centro Municipal de Memoria para la celebración de los 262 años de vida política y administrativa de Santander, 18.798.000 con CORPOTURQ para una Feria del libro, una muestra artística y cultural y la implementación del Calendario Cultural y 130.000.000 millones con BTL MARKETING S.A.S para una muestra artesanal y exposición equina en el marco de la 49 ferias de Santander.

En el 2018 de los 140 millones recaudados se han invertido 120 millones; 49 millones con A Danzar Colombia en un convenio de Asociación para la realización del primer ciclo de actividades del calendario cultural y 71.145.000 para servicios de apoyo a la gestión de la biblioteca Jorge Eliecer Gaitan y el desarrollo de programas de lectura y escritura etc.

En resumen y tomando solamente las vigencias 2016 y 2017 las cuales corresponden a esta administración, de los mil millones incluido el 1% de la estampilla Procultura que fue aproximadamente el presupuesto anual de las dos vigencias, se encontró que en el 2016 el 74% de los recursos, 380.672.000, fueron entregados para su manejo mediante convenios de asociación a fundaciones y corporaciones, y en el 2017 el 60%, es decir, 300.000.000. Lo demás, 319.218.000, se gastó la mayoría como servicios de apoyo a la gestión administrativa, en contratos con particulares para diferentes fines y para pagar unos pocos docentes para la escuela de música.

Y ¿Por qué la Secretaria de Educación y Cultura intermedió recursos de la cultura y del 1% de la estampilla Procultura, 680.672.000, con fundaciones y corporaciones para “apoyos” cuando tenía, por lo que se observa, el suficiente personal para hacerlo directamente?

Y desde luego que, cuando uno ve niños y niñas de Santander de Quilichao en condiciones de extrema pobreza de los barrios Nueva Colonia, Vida Nueva o el Porvenir, o de algunas veredas haciendo teatro, o practicando danzas, música, o ejercitándose en uno que otro arte sin el apoyo de la alcaldía municipal y solo gracias a la generosidad de particulares, artistas en su mayoría y casi que tan pobres como ellos, y tal vez con el único propósito de arrebatárselos en un futuro a las drogas y a la delincuencia, o el ver uno de los patrimonios más valioso de Santander de Quilichao, el bien inmueble de la Casa Consistorial, a punto de colapsar porque nunca hubo un peso para tapar las goteras; hoy recuperar la casa vale 478 millones de pesos, o ver los cultores de este municipio; gestores, músicos, escritores, poetas y pintores, casi que en condición de mendigos clamando por apoyo en la Secretaria de Educación y Cultura para sus actividades o reclamando espacios de participación “de gratis” para dar a conocer sus trabajos y sus obras, muchas preguntas y algunas muy emocionales surgen de inmediato.

Y entonces ¿Habrá valido la pena que este municipio, pobre y desfinanciado, hubiera gastado cerca de 1.000 millones de recursos de la cultura incluido el gravamen del 1% de la estampilla procultura en la vigencia 2016 y 2017, los dos periodos seleccionados para muestreo en el Sistema Electrónico de Contratación Pública SECOP y en la plataforma WEB SiaObserva, en actividades que en nada contribuyeron, ni han contribuido al enriquecimiento y al desarrollo cultural de este municipio? ¿De adónde el reguetón, la salsachoque, la salsa y el vallenato, así como la presentación de animales de Panaca, hacen parte de nuestro acervo cultural? Y esto tuvo un costo de 101.549.000 pesos. O ¿Quién le ha dicho al alcalde Álvaro Mendoza y al Licenciado Alberto Bustos González, que los Carnavales de los Santos Reyes Magos son unidades identitarias de la cultura Quilichagueña? Y en esto se gastaron otros 40 millones de pesos y, otros 130 millones en una exposición equina, y otros 62.728.000 y 27.274.000 en unas fiestas navideñas en las que se incluyeron las tradicionales novenas al Niño Dios, entre otras. Y por supuesto, fiestas si, y maratones, y aerobicos y fitnnes, tal como aparece en algunos convenios; al pueblo PAN Y CIRCO, panem et circenses, pero no con recursos de la cultura.

Esta situación anómala no se remedia ni se resolverá con una simple denuncia, no, a los cultores y a los artistas les asiste el deber de exigir que los recursos de la cultura sean para los cultores y los artistas y para el fomento de la cultura y las artes, y no para las fundaciones, ni para los particulares, ni para la corrupción.






Portada oct 2018
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: