“Lo anterior muestra que estos próximos cuatro años van a ser dificiles por lo que sí, el deseo del mandatario es, que su partido siga gobernando otros cuatro años debe lograr con un muy buen equipo de trabajo un gobierno ejemplar. De lo contrario, al final, ocho años de gobierno y ocho de desgaste terminarán pasándole factura”

analisis elecciones 2015Por Jaime Soto Palma

06/11/215. Pasadas las elecciones regionales del 25 de octubre, poco nos hemos detenido a preguntarnos, cómo ha sido el comportamiento del voto de opinión en Santander de Quilichao en los últimos años, a dónde han ido a parar estos votos y cuál ha sido la importancia de este voto en la escogencia de los últimos mandatarios locales. Según un estudio de la firma colombiana Invamer Gallup, el 63% de los colombianos entre 25 y 34 años tienen una opinión desfavorable de los partidos políticos por lo que atraer y cautivar a esta gran masa de votantes que solo vota por el que cree y no por dadivas ni promesas, se ha convertido para la clase política y especialmente para los estrategas de las campañas en un desafío.

En Santander de Quilichao no existe hasta ahora un estudio detallado que permita determinar un aproximado de cómo ha sido el comportamiento del voto de opinión en los últimos años, ni cuál ha sido su incidencia tal como ocurre en ciudades como Bogotá, Medellín y Barranquilla, entre otras. Sin embargo, un ejercicio detallado de las últimas dinámicas electorales, lejos de todo rigor, podría aproximarnos a una cifra y en consecuencia develar una parte importante de los interrogantes señalados en el párrafo anterior.

Para empezar debemos decir que el potencial electoral de Santander pasó de 43.705 sufragantes en el 2003 a 72.350 en el 2015. A partir del 2007 los niveles de participación ciudadana han estado en el 60% (ver cuadro 1), en más de la mitad de este potencial lo cual representa una cifra cercana a los 38.000 sufragantes promedios cada 4 años (ver cuadro 2 y 3).

De la tajada de estos 38.000 sufragantes, el 22% le ha correspondido al partido de la U (8.349 votos promedios), el 17% (6.438 votos) han sido orgánicos del Partido Liberal, el 11% al Partido Conservador (4.045 votos), el 9% a Cambio Radical (3.459 votos), el 2% al Polo Democrático (785 votos), El 5% al Partido Verde (2.080 votos), El 8% a los movimientos indígenas, el 5% al Movimiento MIRA y el 2% de los votos a Opción Ciudadana. De la sumatoria de todos estos factores se encuentra que el 80% de los votantes de Santander son ciudadanos ligados bien por afectos o disciplina de partido a movimientos políticos mientras que, un 20%, cerca de 7.600 son una masa fluctuante de ciudadanos que no participan de ninguna actividad política pero que votan lo cual podría considerarse voto de Opinión.

¿A dónde han ido a para estos votos?
En la elección del Ingeniero Luis Eduardo Grijalba Muñoz resulta claro que este voto, 7.655 (Grijalba logró 19.800 votos y Lucy 12.145), casi que en su totalidad marcó la diferencia por no decir que fue el que le otorgó el triunfo. La razón, el desgaste de dos periodos de gobierno consecutivos de un mismo partido, el Liberal, representado por Carlos Julio Bonilla Soto y Juan José Fernández Mera, y los escándalos por corrupción que enfrentaron estos dos mandatarios. Y en relación a esta última elección el voto de opinión fue mayoritariamente favorable a la candidata liberal Lucy Amparo Guzmán con 4.521 votos. Esta cifra se obtiene sumando los votos de los partidos y movimientos políticos que se adhirieron a las campañas de Álvaro Mendoza y Lucy Amparo Guzmán para luego cruzarla con la votación obtenida por cada uno de los concejales (Es que no todos los aspirantes al concejo de un mismo partido se comprometieron con un solo candidato, tal como ocurrió con el Partido Verde y los movimientos indígenas). El final de este ejercicio arrojó que Álvaro Mendoza obtuvo 18.118 votos con un gran total de sufragios de 21.064, diferencia 2.946 votos y, Lucy Amparo Guzmán 15.301 votos con un total de sufragios de 19.822, diferencia 4.521 votos. La suma de estas diferencias (2.946 y 4.521) da como resultado 7.467 votos los cuales se ajustan al promedio del 20% señalado del voto de opinión (7.600 votos).

También y de acuerdo a estas cifras, todo indica que el alcalde actual Luis Eduardo Grijalba Muñoz logró, pese a su desgaste, que es natural en quien ejerce el poder, sortear a su favor una franja de ese voto de opinión gracias entre otras a un muy buen trabajo comunicacional el cual fue funda-mental para definir los resultados electorales.

Quiénes ganaron y quiénes perdieron
Como en cada competencia al final siempre hay ganadores y perdedores, y en ocasiones también se gana perdiendo. En esta ganó por supuesto Álvaro Mendoza pero también ganó la candidata liberal Lucy Amparo Guzmán, y no precisamente porque haya consolidado un proyecto político tal como se escucha dada su muy buena votación, sino porque se consolida como la única figura visible y representativa del partido liberal en este municipio capaz de convocar por sí sola no solo a una franja importante del voto de opinión sino a partidos y movimientos políticos en alianzas para futuras contiendas electorales. Lea tambien (Por qué perdió la candidata liberal Lucy Amparo Guzmán)

También ganó el alcalde de Santander de Quilichao Luis Eduardo Grijalba Muñoz que logró consolidar su poder político el cual le va a permitir con muy buenas opciones, aspirar a un cargo de elección popular como la Cámara de Representantes.
Perdieron el exalcalde Ricardo Cifuentes Guzmán y Enver Jerónimo Velazco. Todo indica que la participación en votos del exalcalde no fue ni importante ni determinante dada su trayectoria y condición de exalcalde y que la de Enver Jerónimo Velazco fue prácticamente nula. Ambos quedaron con grandes problemas de credibilidad.

También perdió el parlamentario Carlos Julio Bonilla Soto el cual, cada vez más, ve diluirse su poder político local el cual ha sido reemplazado por la candidata Lucy Amparo Guzmán.

Y finalmente, también perdieron los incitadores de la guerra sucia y de los anónimos de ambas campañas. La historia ya estaba escrita y para nada ayudaron a cambiarla.

Lo que sigue.
Los ciudadanos de Santander de Quilichao no podemos esperar del alcalde electo Álvaro Mendoza qué gestione proyectos de envergadura como los alcanzados por el alcalde actual Luis Eduardo Grijalba Muñoz. Y la razón es que la caída de los precios internacionales del petróleo, la desaceleración de la economía y el déficit fiscal, ha obligado al Gobierno Nacional a disminuir los niveles de inversión pública. Ligado a esto, tampoco podemos esperar los ciudadanos un aumento significativo de los programas sociales del Estado como Familias en Acción y los del Adulto Mayor. Igualmente, los tan mentados recursos del postconflicto tampoco llegarán por borbotones a los municipios y gobernaciones ya que estos serán administrados por un organismo internacional y orientados directamente por la mesa de donantes para que no se los roben. Sin embargo, hay ya proyectos consolidados cuya financiación está garantizada, la ciudadela universitaria, el hospital regional, la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y el nuevo SENA regional, entre otros, los cuales al nuevo mandatario le servirán para oxigenarse.

Lo anterior muestra que estos próximos cuatro años van a ser difíciles por lo que sí, el deseo del nuevo mandatario es, que su partido siga gobernando otros cuatro años debe lograr con un muy buen equipo de trabajo un gobierno ejemplar. De lo contrario, al final, ocho años de gobierno y ocho años de desgaste terminarán pasándole factura.

Cuadro 1

Cuadro 2

Cuadro 3Cuadro 4 1

Cuadro 4 0






pORTADA OCTUBRE 2017
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: