Visita Luis Fernando Velasco a Quilichao 2
Por Jaime Soto Palma - Periodista

Ayer asistí por curiosidad a la inauguración de la sede política del Senador Liberal Luis Fernando Velazco y, aunque no soy de ese partido, ni de ninguno, en hora buena acepté la invitación que me hicieron algunos amigos.

Y como mi asistencia tenía el propósito de documentar sobre el terreno la crisis del partido liberal en un hombre, en un Senador, ese día y pocas horas antes del evento me imaginaba verlo sentado en una tarima con dos o tres más, sin el apoyo de su partido y a unos cuantos asistentes blandiendo las banderas rojas que lo caracterizan. Incluso, pensé que, qué osadía la de ese hombre exponerse a tal situación tan incómoda.

Y es que, es de quinta; pero de quinta, lo que está pasando con este partido en el Departamento del Cauca; sus representantes a la cámara respaldando a Temístocles Ortega de Cambio Radical y a otros, pero no a su único Senador. Sus concejales, algunos, por no decir que la mayoría, ofreciendo y vendiendo votos a candidatos al Senado venidos de otras partes del país con tarifas que oscilan entre dos y cinco millones de pesos, o al menos eso está ocurriendo en este municipio, líderes de esos que se hacen llamar mercadeando como en una subasta lo que según ellos son votos “suyos”, y tantas, pero tantas cosas más que sorprenden y asombran por su osadía.

Por eso, esperaba con cierta curiosidad lo que me imaginaba; una plaza pública desierta, a un Senador melancólico y taciturno, y a una jauría de mercaderes y sinvergüenzas detrás de él ofreciéndole por plata su apoyo.

Pero no, las cosas no salieron como las conjeturaba; la gente salió y con muy buena asistencia el Senador se despachó a hablar de su partido, de la necesidad de recuperar las ideas liberales en la política y de su ejercicio parlamentario.

Tal vez, o muy seguramente, no vote por él porque soy de otra escuela, pero reconozco y, siempre lo he reconocido, que su ejercicio parlamentario ha sido bueno, que ha sobresalido, que sus aportes le han servido al país; la Ley de Habeas Data, por ejemplo, por la que cerca de 6 millones de colombianos reportados, incluido yo, saliéramos del Datacrédito, que se sancionara severamente a quienes conducían en estado de embriaguez, que se redujeran los costos de la libreta militar para los más pobres y que se modificara a favor de los municipios la Ley de Regalías, entre muchas otras cosas.

No hay duda que este Senador ya es de los pocos liberales-liberales de “plaza pública” que quedan en este departamento; fiel a su partido y a su doctrina, al ideario liberal y a sus principios, y sobre todo leal con lo que esto implica en la forma de pensar y de actuar.

Al final, me retiré de alguna manera reconfortado que la gente de Santander de Quilichao le haya respondido con su presencia a este Senador.

Visita Luis Fernando Velasco a Quilichao






William Fajardo Mina
Concejal William Fajardo Mina 
Pienso que lo más importante fue que se aprobaron proyectos en pro del desarrollo de nuestro municipio y entre estos las facultades que se le concedieron al alcalde para la conformación de una sociedad mixta la cual tendrá dentro de sus fines la construcción y administración de una nueva terminal de transporte. Este fue un proyecto importante que se aprobó por mayorías. También fue importante el tema de las adiciones presupuestales con que las que se benefició el sector educación de la zona rural especialmente.

Yo pertenezco a un Consejo Comunitario conformado por 17 veredas, y sabemos que se vienen proyectos importantes, algunos propuestos por nosotros y otros por la comunidad, por ejemplo, se están construyendo placas huellas y andenes en algunos sectores de Dominguillo, El Arca y Quinamayó. También hemos avanzado en la construcción de baterías sanitarias en algunas Instituciones Educativas y en el arreglo de vías. Igualmente, el alcalde viene gestionando recursos para la construcción de un polideportivo y una cubierta en Dominguillo.







consejo de seguridad santander de quilichao
Por Jaime Soto Palma

Tratar los temas de seguridad de Santander de Quilichao es, tal vez, entre otros uno de los más complicados y complejos de abordar por la multiplicidad de los actores que perviven en función del delito y el crimen, desde las pandillas y bandas de barrios, pasando por el microtráfico, el narcotráfico, las oficinas de cobro, la minería ilegal y bandas criminales; exparamilitares y exguerrilleros de las FARC y la presencia armada del ELN. En fin, un salpicón de lo más variado que supera a la institucionalidad para efectos de controlar y prevenir el delito.

No obstante, lo anterior no ha sido óbice para que las autoridades no hayan actuado, en el 2017, cerca de 30 criminales pertenecientes a temidas bandas delincuenciales que operan en este municipio; de los “Car Audios” y “Los Pambos”, y de otras, fueron arrestados, y dos delincuentes, reconocidos por su ferocidad cayeron en diferentes enfrentamientos con la policía en el sector del barrio El Porvenir y Nariño. Igualmente, según datos de la fiscalía, se registró la captura de 190 personas, algunos menores de edad, por los delitos de robo y hurto, y se presentó la cifra más baja, según el observatorio del delito, de homicidios de los últimos 15 años, 43.

Desdecir entonces, tal como algunos ciudadanos lo vienen haciendo, que las autoridades no han actuado, que se ha dejado a la población a merced de la delincuencia, que este municipio es ahora tierra de nadie que se “puertotejadizó” a raíz, al parecer, de los resultados de un enfrentamiento entre dos bandas delincuenciales dedicadas al oficio del narcotráfico las cuales han dejado en lo corrido del 2018 personas asesinadas, es poner, por un lado, en entredicho los esfuerzos de la fuerza pública por dar seguridad -esfuerzos que también se censuran cuando se hacen retenes, se inmovilizan motocicletas sin placas y sin documentos o, cuando se retiene a un sospechoso-, es colocar en el imaginario de la sociedad que a la delincuencia de este municipio hay que darle garantías de que no se maten ni maten, que hay buenos y malos, y que mientras actúen en sigilo no pasa nada con ellos, y por el otro, sesgar la información sobre un fenómeno que está ocurriendo en este municipio y en otras regiones del país con otros actores armados igualmente temibles, peligrosos y poderosos.

Fenómeno este asociado, a propósito, con la minería ilegal la cual se disparó de nuevo en Santander de Quilichao con la complicidad, al parecer, de algunos funcionarios corruptos; a la presencia de actores armados sin identificar en el sector rural de este municipio asociados con exguerrilleros y bandas criminales, BACRIM, los cuales vienen aterrorizando a la población con retenes y amenazas, y también aconductandolas con ciertas normas de comportamiento para ejercer pleno dominio sobre ellas y ellos, y con el copamiento por parte del ELN de los territorios dejados por las FARC. Fenómeno sin duda que, debería ser motivo de preocupación y de alarma por lo que esto representa para el bienestar y la tranquilidad pública, y por las consecuencias que a futuro la disputa de los ilegales por el territorio podría traer.

Es claro, entonces, que no se está hablando hoy en Santander de lo mismo de hace algunos años, sino de un fenómeno diferente donde la autoridad local, pese a sus esfuerzos, podría estar siendo rebasada por la diversidad de actores. Por ello y, si bien es cierto, los Consejos de Seguridad son importantes para evaluar y proponer políticas locales de seguridad al amparo de hechos deleznables como los ocurridos en los últimos días, lo que realmente necesita este municipio y en general casi que la totalidad de este departamento, es una política de Estado orientada a fortalecer con efectivos de manera permanente la fuerza pública; Policía y Ejército, en los municipios, fortalecer el aparato judicial, la inteligencia y dotarla de tecnología, apoyar con lo que requieran los esfuerzos de las autoridades indígenas para su ejercicio de control territorial respetando, eso si, su derecho a la autonomía y el carácter pacifista de sus acciones, e implementar lo acordado en la Habana en materia de territorialidad, proyectos productivos, salud, educación, vivienda y género, entre otros, así como el cumplirle a los excombatientes de las FARC con el auxilio de 660.000 mensuales por seis meses, en su reincorporación y seguridad, para que dada su formación militar no sean tentados por bandas criminales.

En definitiva, si el Estado no cambia su estrategia de seguridad, a quienes nos duele este país, muchos, muchísimos lo lamentaremos.




DARIOConcejal Darío Fernando  Reyes Ibáñez 

Yo lo que pienso es que el desarrollo de esta vigencia, 2017, a cargo del alcalde Álvaro Mendoza como el principal presentador de proyectos de acuerdos fue muy común y corriente. Santander para hacer frente a sus dificultades requiere de transformaciones; convertir la ley en un instrumento para transformar, para hacer y para renovar, y eso no se dio. Y de que transformaciones estoy hablando? resulta que hay proyectos de acuerdo que son básicos y que además son por Ley y yo no justifico que Santander, la segunda ciudad más importante del Departamento del Cauca no tenga actualizado su Plan Básico de Ordenamiento Territorial PBOT, por ejemplo, hoy se están adelantando proyectos urbanísticos en el norte de la ciudad, a la salida a Cali, y ya hay casas construidas, y aquí vino el jefe de Planeación a decirnos que esos proyectos no tenían licencia, que eso no estaba autorizado y que era una publicidad de banderas, y entonces yo me pregunto, ¿Quién controla eso? ¿Será que estos proyectos podrán tener un buen suministro de agua potable? ¿Será que Santander está en condiciones de suministrar esa agua sin afectar la ciudad? Aquí hemos dejado de lado el PBOT y preferimos meterle 120 millones a un desfile folclórico cuando necesitamos actualizar el PBOT para planear el desarrollo de la ciudad, para saber por ejemplo dónde podría ir la escombrera, o a donde podríamos trasladar el polideportivo municipal que es aprovechado por la ciudad pero que pertenece al colegio Instituto Técnico.

Yo he sido el único concejal que no he aprobado casi la mayoría de proyectos de acuerdo de esta administración, y la razón es porque tal como dice la Ley la presentación de un proyecto de acuerdo debe venir con soportes, con sus conceptos técnicos y con una exposición de motivos que relacionen los alcances de lo que se busca, y aquí han llegado proyectos de acuerdo sin la exposición de motivos, ni soportes, ni con conceptos técnicos. También se han presentados proyectos insulsos; aquí estuvo dos veces el proyecto de acuerdo para que Santander tuviera bahías azules, y yo les dije, no le hagan eso a Santander porque esta ciudad todavía no está preparada para eso, y que hizo el alcalde, ha dejado vencer los términos de ese proyecto dos veces.

También vote negativo el proyecto de presupuesto municipal de la vigencia 2018 porque no era conveniente para Santander, es que, cómo así que vamos a capacitar maestros para que le de clases a niños de grado cero, como así que le vamos a seguir metiendo 120 millones a las ferias, como así que 9 millones para un comité interreligioso, acaso este no es un Estado laico?, es decir, uno coge el presupuesto y cualquier alcalde sensato y que sabe que el municipio no tiene plata, que está endeudado y que tiene que hacer grandes inversiones, dice, esto no va más, para así poder lograr grandes ahorros. Pero no, el alcalde sigue con lo mismo, con los 5 milloncitos para las fiestas patronales y la quema de castillos... Y endeudados. Eso no es manejar bien el presupuesto. Yo insisto en que necesitamos un PBOT actualizado y mejorar el destino de la inversión para que lo que se haga tenga un impacto positivo en la comunidad.





Página 3 de 122

PORTADA NOV 17
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: