Alvaro Mendoza Bermudez

Por Jaime Soto Palma


Recientemente una decisión en segunda instancia del Tribunal Superior del Cauca salvó a Santander de Quilichao de la banca rota al resolver a su favor una demanda que venía haciendo trámite desde 1999 y cuya cuantía superaba ya los 120.000 millones de pesos.

Esta demanda, digamos, fue el “coco” de todos los mandatarios locales, desde la administración del exalcalde Ricardo Cifuentes, pasando por la de Carlos Julio Bonilla, Juan José Fernández Mera, Luis Eduardo Grijalva y el actual, Álvaro Mendoza Bermúdez, por las gravísimas implicaciones que una decisión en contrario hubiera podido ocasionar a las finanzas públicas.

Esta demanda tiene su origen en 1999 cuando por circunstancias que aún no son del todo claras el exalcalde de Santander de Quilichao William Ortiz Ararat decide, sin más, desconocer a Cedelca como prestador del servicio de alumbrado público y concesionar mediante licitación pública la prestación de este servicio.

Por errores en la formulación de los pliegos, de los requisitos, y de los procedimientos establecidos, denunciados apropósito por los vocales de control de esa época, la Unión Temporal Morelco, ganadora de la licitación, no pudo ejecutar el proyecto por lo que procedió a demandar al municipio por perjuicios, lucro cesante y otros items.

Por su complejidad esta demanda duró cerca de 20 años, lográndose, al final, demostrar que la acción ya estaba prescrita. Así lo sustentó el fallo de primera instancia en septiembre de 2105 el cual fue apelado por Morelco y su confirmación por el Tribunal Superior del Cauca en abril de 2018.

Es importante destacar de este proceso, como en otros, la labor de los abogados y colaboradores externos, de la oficina jurídica de la alcaldía y de los dos últimos alcaldes, Luis Eduardo Grijalba Muñoz y Álvaro Mendoza Bermúdez, quienes cargaron en la recta final de este proceso, por decir lo menos, con la presión y la responsabilidad de llevarlo a buen término.

Pero, ¿Qué habría ocurrido si el municipio hubiera perdido esta demanda? Lo primero es decir que estos 120.000 millones de pesos los cuales representan los Ingresos Corrientes de Libre Destinación de 10 años aproximadamente, sin incluir los intereses de la deuda, le hubieran significado al municipio su muerte financiera y, puesto que el 60% de estos ingresos se destinan a la inversión social y a obras públicas y, el otro 40% a gastos de funcionamiento, durante 10 años o más, el municipio se hubiera visto obligado a disminuir a mínimos históricos la inversión en estos sectores y a prescindir de un número importante de funcionarios y funcionarias incluidos los que hoy se encuentran amparados en carrera administrativa. Esto en consideración a la Ley que regula el procedimiento de reestructuración de pasivos (Ley 550).

Esta es pues una muy buena noticia para Santander de Quilichao y, sobre todo, para quienes por costumbre o necesidad han orientado sus esfuerzos en los últimos tiempos a reseñar lo malo y no a resaltar lo bueno de un municipio que para prosperar necesita de la buena crítica y del concurso de todos y de todas.



Por: Ferney Silva Idrobo.

Ferney Silva copiaAl preguntarle a su excompañero de trabajo, si podía conseguir un arma, este le contesto que sí, su hermano tenía una que no usaba. En horas de la tarde en una cafetería en el centro de Bogotá, ubicada a pocas cuadras del edificio Agustín Nieto, se hizo la transacción por 75 pesos. Poco después la probaron con la única bala que había, disparando a la pared trasera del cementerio central.

Por ingenuidad o perturbación no se percató que necesitaba balas para el revólver, lo cual consiguió al día siguiente en un bar de mala muerte, en lo que era el “cartucho”, muy cerca al Palacio de Nariño.

Llevaba muchos años sin un trabajo estable, “Maruja” con quien tenía un hijo, lo había dejado por lo inestable de su personalidad y economía, talvez marcado por una infancia de una madre prostituta y un padre que falleció siendo aún muy pequeño.

Distanciados en kilómetros y tiempo, James E. Ray supuestamente apuntaba con un arma entre la ventana de un baño al reverendo; talvez, le pasaba por la mente su intervención en la segunda guerra mundial a favor de los Alemanes y su convicción racista. Cuando sin pensarlo, despoja el fuego de su rifle, el zumbido del viento aparece atravesando la calle, mientras quien había luchado por los derechos civiles y la igualdad de los negros, se desvanece en medio de una previa sonrisa al cruzar una bala su mejilla. El premio nobel de paz cae, en tanto aletea la libertad en el barato motel Lorraine en Memphis, Estados Unidos. Ese 4 de abril de 1968 se detuvo el aire y la brisa del Misisipí, asesinaron al hombre y su capacidad de disentir, pariendo con la muerte de Martin Luther King Jr. mejores oportunidades.

Juan Roa Sierra, fue a buscar a Maruja ese día y como no la encontró, le dejó cinco pesos para los gastos de ella y su hijo, además advertir que se iba de viaje con unos extranjeros. Él desconocía, que atrás de su decisión, el retoño del librero y la maestra, se había esforzado por adquirir el conocimiento que de joven alimentaba su capacidad de discernir y fortalecía su carácter rebelde.

Su víctima tenía ideas liberales y progresistas, que lo habían llevado a tener contradictores políticos, inclusive en su mismo partido, quienes lo catalogaban de comunista, aunque su influencia y orientación política eran nacionalista en busca de reivindicaciones sociales para trabajadores y campesinos. Era pragmático, años atrás había apoyado la coalición de la candidatura presidencial del poeta Guillermo Valencia, siendo infructuoso su aporte.

Ese día Roa, lo había esperado a unos metros de su oficina, lo distinguía; conocía el tono de su voz y mirada, sabía de su hija Gloría.

Bajaba por las gradas conversando sobre el éxito que como abogado tuvo en la defensa del teniente Cortés, al salir y recorrer unos metros, Gaitán observa que Roa se le acerca con un arma apuntándole, sus ojos brillan llenos de preguntas; empuja a su acompañante, en tanto, el destello alienta el sonido seco que recorre cada rincón de la capital para detenerse en su cuerpo, todo se vuelve oscuro, confuso y frío.

La esperanza se marchita, la policía detiene al asesino, la multitud los persigue, se guarnecen en la Droguería Granada; pero, como en la obra de Saramago, aparece el virus de la ceguera a modo de verdugo, acabando la libertad y el tiempo.

Ese 9 de abril de 1948, se abrieron las puertas del infierno que hoy tratamos de cerrar, y así, rescatar el amor y la esperanza.





Por: Ferney Silva Idrobo
Ferney Silva copiaCuando cruzaba el parque sus ojos encontraron los míos, su andar ágil y veloz, me hizo recordar a los jaguares en vía de extinción que ya no quedan en el Cauca. Su afán, desahogar que había quedado sin trabajo por no apoyar al candidato de la administración, debía 4 cuotas de la matrícula de su hija que estudiaba quinto semestre de fisioterapia.
Este escenario se repite diariamente en nuestro país. ¿Cómo explicarle que todo es producto de la desigualdad?

Diferentes estudios hasta el 2017, indican que las mujeres reciben menores ingresos que los hombres, lo grave, que a este ritmo solo alcanzarán la igualdad dentro de 217 años. Si le cuento eso la desmoralizo.

El informe de 2018 de World Inequality Lab sobre desigualdad económica, señala que es un hecho que viene creciendo a diferentes velocidades en todo el orbe. La riqueza de Colombia respecto al mundo equivale al 0,53%. Es el 5 país con mayor ingreso per cápita de la región, lo que corresponde a un promedio para cada colombiano cercano a 350 millones anuales. ¿Usted los recibe?

En Colombia, debería ser una preocupación para congresistas, gobernantes y la sociedad en general, que seamos el segundo país con mayor desigualdad de América Latina y el tercero en el mundo; el 1% de la población manejan más del 20% de los ingresos. Estos datos no son traídos de los cabellos, los informes Oxfam, la Cepal, BM y la PNUD, así lo señalan.

Si esto no cambia a mediano plazo, será origen desestabilizador en muchos países, incluyendo el nuestro. El mercado permite el crecimiento económico y es válido para la generación de riqueza; pero sin variables que contrarresten el escenario actual, no veremos abocados a un poder dueño de todos los medios de producción, del ingreso y propietario de naciones enteras.

Los Europeos tienen clara esta situación, por ello, el Activo de sus países que es el sumatorio del patrimonio público y privado guardan una correlación de equilibrio que permite luchar contra la desigualdad, garantizando la competencia y el mercado.

De la población pobre de los Estados Unidos, solo el 30 % acceden a la formación universitaria, mientras los más ricos lo hacen a una tasa del 90%. Los resultados de dicho desequilibrio se empiezan a observar en ese país.

Si le cuento a Dorita, que una mujer campesina en nuestro país recibe cuatro mil pesos al día como ingreso, de pronto no la reconforte, pero dará cuenta de la magnitud del problema. Según el último informe de la Cepal la pobreza extrema en Colombia aumento del 7,9% al 8,5% en 2016.

Sobre la solución se conoce bastante, inversión en los sectores de educación y salud en términos de acceso, calidad y cobertura; posibilidad a empleos bien remunerados; progresividad impositiva; protección al medio ambiente, entre otros.

Algunos ven la corrupción como la causa y otros la consecuencia de la desigualdad, a Dorita en sus angustias no le debe importar mucho este análisis; lo cierto es que mientras haya una sociedad desigual, existirá una población de clase media y baja secuestrada por los discursos de quienes solo quieren permanecer en el poder para despojar, sin advertir las soluciones y ni el suicidio de su teoría.

Dorita se va en dirección al banco, con un certificado de ingresos de un empleo que ya no tiene, rebuscando un préstamo al 30% anual de los recursos que ahorra al 5% y así solucionar su preocupación. Vaya y todavía hay gente que no cree que hay desigualdad.




Por Jaime Soto Palma
600 árboles de distintas especies; guayacán amarillo, lila, gualanday y calistemos entre otros, fueron entregados hoy a las comunidades de la vereda El Águila del Resguardo de Canoas para adelantar un proceso de reforestación en este sector.

Los arboles fueron donados por Hernando Betancourt propietario del vivero Paraíso y entregados por el secretario de Educación y Cultura del municipio Alberto Bustos González en el marco de la política ambiental que adelanta la secretaria a cargo de este funcionario.

Finalmente es importante reseñar que el vivero Paraíso es una apuesta importante del Sr. Hernando Betancourt y modelo a nivel nacional e internacional; más de 200 mil árboles de distintas especies esperan ser sembrados en diferentes puntos del departamento del Cauca.



Por: Ferney Silva Idrobo.
Ferney Silva copiaAl encontrarlo sobre su cama, distinguí su rostro, reflejaba no solo su enfermedad sino la impotencia de contemplar deteriorada su salud, la lucha por esta, lo había llevado a visitar más veces al abogado que al médico.

La enfermedad producto de una alergia había afectado no solo su capacidad de laborar, también el ambiente familiar, las actividades de sus hijos y esposa habían sufrido variaciones que los afectaba física y mentalmente. Pasaron de hablar de medicamentos y tratamientos a conversar de tutelas, abogados y leyes.

Sus hijos en edad escolar, entretanto corrían por los pasillos de su casa sin advertir el riesgo, su padre puede fallecer a los 45 años; así, convertirse en víctimas de las mafias de blanco, que juegan golf mientras su patrimonio se incrementa de manera ilegal con la complacencia de quienes observan como los recursos del sistema de salud terminan en paraísos fiscales.

En la recepciones de las clínicas, como consuelo a los acompañantes que llevan a sus enfermos, hay objetos para leer. Encima de una mesa desteñida comida por los gorgojos, una revista asoma en su portaba a un hombre gerente de la EPS levantando un trofeo, atrás una cancha preciosa al aire libre, el último Green y los palos utilizados en el birdie, el torneo de golf había finalizado y entregado un premio millonario, es la foto más cercana si quieres conocer el paraíso.

Mientras algunos tratan de distraernos con el tema venezolano, los usuarios del sistema se debaten entre papeles y filas, dejando sobre los pasillos pedacitos de vida que escurren la poca salud de la gente más marginal de nuestro país.

Desde la ventana de la habitación, se ve en el fondo el alboroto, algunos ríen, otros se frotan las manos, ansiosos aguardan que el hombre vestido de negro, con sombrero de copa y guantes blancos, traiga trucos, magia e ilusión; al retirar la capota todos esperan el conejo, aunque no lo saque, es tan alto el entusiasmo que ya lo imaginan, es más lo aceptan y lo dan por verdad.

Al igual que la presentación del mago, quien asistía para entretener el cumpleaños de los niños, termina el colectivo social hipnotizado por una serie de elementos y acciones que presentan una realidad que no existe, todo se convierte en una ficción que terminan por aceptar y ser parte de ella.

El sistema está diseñado para crear de un lado, un grupo muy rico y del otro uno enfermo. Algunos insisten que las cosas van muy bien, la pregunta es ¿comparada con quién? Mientras no avancemos en generar espacios de equidad y justicia en la salud y la educación, estaremos sujetos a creer que el “conejo” apareció de manera sobrenatural y negar que siempre estuvo allí.

Los votos que produce los recursos de la salud a la hora de elegir a un político, debe ser directamente proporcional al número de personas que mueren despacito, en medio de las órdenes de apoyo, copagos y paseos de la muerte; esto sucede en nuestras narices.

Algunos insisten en averiguar sobre la mortalidad de los hermanos venezolanos, pero pocos quieren enterarse de qué lo hacemos los colombianos, claro, escudriñar estos temas puede revelarles sus flujos de caja y lo bajo de sus principios.

“La igualdad no significa que todos tengamos la misma riqueza, sino que nadie sea tan rico como para poder comprar a otro, ni que nadie sea tan pobre como para verse forzando a venderse” Rousseau.

Ilusionista I



Página 5 de 128

Impero julio 2018
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: