Jaime Soto PalmaPor Jaime Soto Palma
Las cifras hoy son escandalosas, duras, sombrías y alarmantes, 317 líderes y lideresas asesinadas simplemente por pensar diferente, ¡Qué horror!; por defender la vida, la paz y sus territorios; indígenas, ambientalistas y, defensores y defensoras de derechos humanos, cifra ésta que, no incluye sin embargo a quienes aún están en el anonimato o, a los que aparecen como comunes en las frías estadísticas de la fiscalía, ni a los amenazados y amenazadas, ni a los y las que han sido víctimas de atentados.

Cuánto nos equivocamos quienes en algún momento llegamos a pensar que el pasado ya estaba superado; que la vida iba a tener el valor que se merece. Qué ingenuos fuimos cuando creímos que en el 2007 las estructuras paramilitares se habían desmontado, que ya en este país esta horda de asesinos no reaparecerían sino para colmar un capitulo oscuro de la historia de Colombia con 8.902 asesinatos selectivos, 1.166 masacres con 7.160 muertos, 5.122 cuerpos hallados en 4.117 fosas comunes, 371 casos de tortura y sevicia, más de 1.000 niños y niñas reclutadas y, despojado más de 800.000 hectáreas de tierra, todo entre 1995 y 2006 (Datos del Centro de Memoria Histórica).

Hoy recuerdo que, en 1986 cuando empezó el genocidio contra la Unión Patriótica que dejó más de 4.000 muertos, este inició así; un asesinato aquí y otro allá, y repetía la institucionalidad tal como ahora que no había sistematicidad, que eran represalias de las FARC, que era una vendetta entre narcotraficantes, que eran hechos aislados, líos de tierras, y ni a un superado los 2.000 asesinatos, entre estos candidatos presidenciales, senadores y congresistas, no fue capaz el gobierno de asumir la responsabilidad del Estado en la barbarie que estaba ocurriendo. Tuvieron que pasar muchos años, 10, 15 o 20, quizás, y sendas condenas internacionales para que, por fin el Estado, pidiera perdón a las víctimas. Para ese entonces, ya la UP había desaparecido, los asesinatos se contaban por miles, el desplazamiento forzoso era pan de cada día y, Fidel y su hermano Carlos Castaño habían sido también coronados como los grandes defensores de la democracia y hasta de santos por algunos sacerdotes de la iglesia católica.

Nuestro error fue, sin duda, cuan románticos somos, haber creído que con la paz de Uribe y “desarmadas” en el 2007 la mayoría de las estructuras paramilitares volvería la calma y que, a lo sumo, reciclados unos o disidentes otros, su capacidad de hacer daño sería limitada, cuando en realidad, y era vox populi, que este aparataje no se desmontó, que en unidades y compañías móviles continuaban operando, y lo peor, que sus ideólogos y benefactores; políticos de la talla de Uribe y terratenientes, empresarios y narcotraficantes, seguían conspirando y delinquiendo pese a las pruebas cada vez más tenaces que contra ellos acumulaba la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Superior de Medellín y, los señalamientos de Mancuso, HH, Juan Monsalve y el excapitán del Ejercito Adolfo Enrique Guevara Cantillo Alias 101, entre otros, los cuales los señalaban de ser directamente responsables de crímenes atroces y de masacres como la del Aro y La Granja.

Ya no es pues hora de hacer resistencia a una verdad que no es de apuño, desde que se firmó el acuerdo de Paz con las FARC y ganó el NO el plebiscito, el 2 de octubre de 2016, van, hasta ahora, 317 líderes y lideresas asesinadas, en promedio un asesinato cada tres días hasta el 17 de julio, y a partir de esta fecha, de la segunda vuelta presidencial, uno diario. ¿Casualidad?, no, ni coincidencia, como tampoco lo es el hecho de que a la par con esta misma circunstancia Uribe le siga tirando torpedos a la Jurisdicción Especial para la Paz JEP con el fin de impedir que en el marco de la justicia transicional los militares inmersos en crímenes atroces cuenten la verdad al país.

No me cabe la menor duda de que Uribe terminará siendo juzgado más tarde que temprano por la Corte Penal Internacional CPI, en este país la justicia no tiene los dientes para hacerlo, sin embargo y mientras esto ocurra mucho más dolor veremos derramarse, en esta segunda ola de la orgía paramilitar hoy ya van 317 víctimas.





violines caucanos
Por Enlace Regional

El momento cumbre de este encuentro ocurrió recién llegada la noche cuando una multitud de hombres y mujeres; cientos, al sonido de los violines dieron rienda suelta a la danza tradicional, las fugas.

Un gran espectáculo marcado por la organización, la calidad de los grupos participantes y la presencia masiva de habitantes de las veredas Dominguillo, La Capilla, Quinamayó, Los Ángeles y Santander de Quilichao, se vivió hoy en La Capilla de Dominguillo en el marco del VII Encuentro de Violines Caucanos Eleázar Carabalí.

Para esta jornada cultural, desde muy tempranas horas de la mañana comenzaron a llegar desde distintos puntos de la geografía de este municipio gentes dispuestas a disfrutar de la gastronomía típica de la región, la misa afro, la muestra artesanal y los conciertos de grupos de violines infantiles patrocinados, unos por la empresa privada, Fundación Colombina y Comfacauca, y otros por alcaldías locales, Caloto.

“Esta es la primera vez que el encuentro de Violines de Caunos lo llevamos al sector rural”, dijo el Secretario de Educación y Cultura Alberto Bustos Gonzales visiblemente emocionado, quien en compañía del alcalde Álvaro Mendoza Bermúdez, no solo dieron apertura oficial al encuentro sino que participaron de él hasta altas horas de la noche.

Entre los grupos que participaron estuvieron: Ritmo y Sabor de Quililichao, Caloto con Futuro, Timca, al Son de Ararát, Mavichi, Brisas de Mandivá, Folclor de mi Pueblo, Carimba, Dejando Huellas, Aires de Dominguillo, Son Balanta, Baterimba y el grupo Palmeras.

El momento cumbre de este encuentro ocurrió recién llegada la noche cuando una multitud de hombres y mujeres; cientos, al sonido de los violines dieron rienda suelta a la danza tradicional, las fugas.




Por Diana Granados Soler
Docente e investigadora de la Corporacion Ensayos

Diana Granados SolerEl 17 de junio se enfrentaron en la arena electoral dos proyectos políticos distintos y antagónicos para la sociedad colombiana. En este artículo me referiré fundamentalmente al proyecto de la Colombia Humana e intentaré hilar el proceso a través del cual logramos 8.134.189 votos a nivel nacional y una serie de desafíos y retos en la escala local que nos dejó este resultado.

Sin duda, esta histórica votación, además de posicionarnos como una fuerza política aglutinante de sectores por el cambio y la transformación nos abrió una importante posibilidad de renovar nuestra cultura política. No se trata solamente de las figuras de Gustavo Petro o Ángela María como líderes de esta iniciativa, se trata de la oportunidad de sentirnos movilizados/as, revitalizados, con capacidad de convergencia, con creatividad, con posibilidad de tejer alianzas y sobre todo, con fuerza para rechazar los intereses políticos de quienes van en contra de la paz, quienes defienden el capital extractivo porque se lucran de él, quienes rechazan la diversidad sexual y de género y quieren echar hacia atrás los derechos a la igualdad y quienes priorizan la lógica privada antes que la pública para garantizar los derechos a la sociedad.

En el caso de Santander de Quilichao conviene allanar el camino para defender una propuesta política que logró la convergencia de diversos sectores sociales, partidos e incluso, personas a nombre propio. La Colombia Humana obtuvo 24.162 (59%) votos frente a 15.262 (37%) obtenidos por el Centro Democrático y su coalición. El Cauca, más o menos tuvo la misma proporción 323.443 votos (65%) frente a 160.191 (32,19%). Indudablemente, estos resultados responden a diversos factores: la convergencia con la plataforma política de la Colombia Humana de un lado y la expresión de un voto antiuribista de otro. También se trata de una convergencia diversa en la que confluyeron actores que en otros escenarios pueden llegar a ser antagonistas.

Con este panorama sobre la mesa, un reto clave es avanzar en la visión de país que logramos empezar a perfilar con la campaña y traducirla con la mayor participación posible en los ámbitos locales y regionales. A continuación tres propuestas para avanzar en este propósito.

Hacia una convención municipal

El programa político de la Colombia Humana, punto central de la convergencia que logró los resultados electorales antes mencionados, debe fortalecer su anclaje y desarrollo en el nivel municipal y departamental. Sin duda, esto implica aterrizar y nutrir esta plataforma política desde las características, las problemáticas y las agendas de comunidades y organizaciones sociales. La convergencia que logró la Colombia Humana a nivel nacional debe traducirse en lo local, esto implica avanzar en un escenario municipal amplio en la definición de unas bases programáticas y de criterios para la construcción de listas al concejo municipal y candidaturas a la alcaldía. Consolidar un escenario amplio con la afluencia de diversos sectores sociales y actores políticos es un camino clave para que las posibles candidaturas no obedezcan a intereses partidistas o particulares sino que gocen de una amplia legitimidad, en tanto responden a un programa político lo suficientemente sólido y son escogidas en el marco de un espacio colectivo.

La agenda de mujeres y jóvenes

La figura de Ángela María Robledo como candidata vicepresidencial logró la convergencia de varias fuerzas organizativas, especialmente de mujeres y feministas. A nivel nacional varias organizaciones de mujeres apoyaron la Colombia Humana con su voto y su respaldo político. Por su parte muchos y muchas jóvenes también encontraron en la campaña un escenario clave para sus demandas y darle un inigualable sello creativo y simbólico a esta apuesta política.

Jóvenes y mujeres movilizadas somos claves en la construcción de este momento político para el país. En este sentido la definición de unas bases programáticas locales de cara a las elecciones territoriales de 2019 debe contar con la participación directa de nuestras iniciativas. las apuestas de los y las jóvenes y de organizaciones políticas de mujeres, no pueden ser un aditamento o un asunto de mero lenguaje en esta agenda política de convergencia. Del mismo modo no se trata de ubicar en estas posibles bases programáticas a las mujeres y los jóvenes como “temas” sino de comprender que nuestras demandas y derechos son transversales. Jóvenes y mujeres hacemos parte de todos los movimientos que, esta vez, convergieron en la campaña de la Colombia Humana y que, en el caso de nuestro municipio, conforman la diversidad social.

Nosotras tenemos mucho que decir sobre las violencias hacia las mujeres y el derecho a la diversidad sexual pero también tenemos propuestas para una economía de transición que salga de la lógica extractivista y replantee la relación humanidad- naturaleza y las relaciones de desigualdad de género. En este sentido, nuestra agenda política es vital para construir propuestas de gobierno coherentes con las necesidades, la historia y las características poblacionales del municipio.

Las voces y prácticas de sectores juveniles y organizaciones de mujeres venimos insistiendo en la necesidad de renovar la política, de contar con una perspectiva de derechos amplia, de rotar las vocerías y de ser mucho más incluyentes para salir del atavismo de “hablar siempre entre los mismos”. Una convención municipal es posible si los sectores que decidan participar acogen y entienden este cuestionamiento a la política tradicional que hacemos mujeres y jóvenes desde nuestra subjetividad política, nuestras prácticas e iniciativas organizativas.

La campaña va más allá de lo electoral

El reciente proceso electoral abre una fisura en las formas tradicionales de hacer política y por primera vez en décadas, las elecciones mostraron que hay opción de hacer oposición política pero también de iniciar la construcción de una alternativa de poder. Esta alternativa de poder no solo debe expresarse en lo electoral sino en la capacidad de construir poderes locales autónomos y, recuperando el mandato zapatista, se trata de avanzar en la lógica de “mandar obedeciendo”.

Finalmente, me parece clave señalar que una convergencia política en Santander de Quilichao tiene que apelar a la diversidad de sectores que hacen presencia en el municipio: mujeres, jóvenes, artistas, animalistas, ambientalistas, pueblos indígenas, campesinos, negros y afrocolombianos, vendedores ambulantes, estudiantes, trabajadores y trabajadoras de todos los sectores, desempleadas/os, pensionado/as, docentes, entre otros. El reto es hacer una “nueva política” y no más de lo mismo.

La apuesta por transformar la política no solo tiene que ver con la incidencia en la institucionalidad pública existente, se trata al mismo tiempo de fortalecer y avanzar en la construcción de una institucionalidad comunitaria que, en últimas es la única garantía para que la política sea un ejercicio transformador y no reproductor de la desigualdad en todas sus formas, de las violencias machistas, de la injusticia y la expropiación.




Mapa orientador
Por Enlace Regional
Esta vía tiene una extensión de aproximadamente 350 m, comienza en la urbanización Andalucía, benéfica directamente a no menos de 600 familias, y permite recortar en más de un km el recorrido de ingreso y de salida de los barrios la Nueva Samaria y Ciudad Modelo.

Una nueva vía que tiene el propósito de mejorar la movilidad de los barrios La Samaria, La Nueva Samaria, Prados de La Samaria y Ciudad Modelo, y que, además, facilitará el acceso a toda la infraestructura pública y urbana que se está proyectando en el sector, entre otras el SENA y la Terminal de Transporte, fue inaugurada oficialmente el, 29 de junio, por el alcalde de la localidad Álvaro Mendoza Bermúdez.

Esta vía que fue adelantada por las Secretarias de Infraestructura, Planeación y Movilidad, que tiene una extensión de aproximadamente 250 m, que comienza en la urbanización Andalucía, y que benéficia directamente a no menos de 600 familias, también permite, entre sus bondades, recortar en más de un km el recorrido de ingreso y de salida de los barrios la Nueva Samaria y Ciudad Modelo.

En este acto al que asistieron, además, su equipo de gobierno, los Presidentes de las Juntas de Acción Comunal y las comunidades de los barrios que se benefician con este proyecto, recibieron una distinción especial de manos de los presidentes de las Juntas de Acción Comunal el alcalde Álvaro Mendoza Bermúdez, el exalcalde Aldemar Ríos Bermúdez y la Policía Nacional por sus aportes al desarrollo de los barrios aludidos.






Junta directiva emquilichao
Por Enlace Regional

En Colombia son todavía pocos los municipios que les garantizan a los ciudadanos de menores ingresos el mínimo vital de agua; de 1.122 municipios que tiene el país sólo 11 municipios han asumido esta política, Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Manizales, Pasto, Pereira, Cartagena, La Ceja, Soledad, Chía y La Estrella, y otros 17 municipio se encuentran en el proceso de hacerlo. Igualmente de estos 11 municipios, 10 superan los 150.000 habitantes.

Según lo estimado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el promedio de consumo mensual de agua de una persona, está representado en: 500 litros al agua al mes en aseo personal, 500 litros al agua al mes en preparación de alimentos y consumo de líquido, 833 litros de agua al mes en aseo del hogar y 667 litros de agua al mes en lavado de ropa.

Es menester afirmar que en Colombia no existe de manera expresa en la Constitución Política un derecho al mínimo vital con carácter de fundamental, sin embargo éste ha venido desenvolviéndose a través del poder judicial, en concreto, a partir de la función jurisdiccional de la Corte Constitucional, debido a que se deriva de los principios de Estado Social de derecho, dignidad humana y solidaridad, en concordancia con los derechos fundamentales a la vida, a la integridad personal y a la igualdad en la modalidad de decisiones de protección especial a personas en situación de necesidad manifiesta.

Igualmente, es primordial señalar que pese a la ausencia de piso jurídico en el ordenamiento interno, el Estado colombiano adoptó y ratificó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, PIDESC, con la Ley 74 de 1968, del cual se produce la Observación General No. 15 que reconoce el Derecho al Agua como un Derecho Humano de tipo Económico, Social y Cultural derivado de los derechos a un nivel de vida adecuado y al disfrute del más alto nivel posible de salud. Por tal motivo, hace parte del bloque de constitucionalidad del Estado, y como tal, surgen elementos que constituye una serie de obligaciones para éste consistentes en hacer valer y garantizar las prerrogativas allí contenidas.

Ahora bien, el mínimo vital de agua potable se define como la cantidad mínima de agua potable que se tiene estimado que cada persona consume para atender sus necesidades básicas. Este mínimo está representado en 2.500 litros de agua potable (2,5 metros cúbicos) para cada uno de los habitantes de los hogares de cada ciudad.

La gratuidad al consumo del mínimo vital de agua en Santander de Quilichao

En Santander de Quilichao el acceso al mínimo vital de agua se concibió en el programa de gobierno del alcalde Álvaro Mendoza Bermúdez bajo las premisas de que el acceso al agua potable es un derecho humano fundamental en cuanto contribuye a la vida, a la salud y a una vida digna, y a la de disponer de agua en cantidad para satisfacer las necesidades de uso personal y doméstico, razón por la cual dispuso la Junta Directiva de Emquilichao E.S.P., a la cabeza del alcalde, establecer a partir del segundo semestre de 2018 la gratuidad al mínimo vital de agua para las familias en condición de pobreza representado en tres metros cúbicos mensuales de agua; o 3.000 litros de agua de consumo mensual.

Con esta medida y puesto que al consumo mensual se le restará el mínimo vital de agua; 3.000 litros, se beneficiarán cerca de 3.000 familias quilichagueñas de estrato 1, o el equivalente a 13.000 personas aproximadamente.

Esta política es pues un reto enorme y de tener en cuenta, gracias a la voluntad política y económica descrita en un Plan de Desarrollo serio, en tanto que muestra que el obstáculo económico o la imposibilidad manifiesta pueden ser superados en muchas circunstancias.




.

Página 5 de 131

Portada oct 2018
© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: