Con las elecciones legislativas y presidenciales por delante, el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) realiza su campaña mirando hacia los sectores más vulnerables del país, a los que les promete superar deudas históricas en materia económica y social. No obstante, el rechazo que la organización cosechó durante 50 años de guerra se ha transformado en expresiones públicas en su contra.

campania farc 1Con la experiencia en el trabajo organizativo que les dejaron cinco décadas de actividad política clandestina, pero con el desconocimiento de las maquinarias electorales, la antigua guerrilla, ya sin armas, continúa su actividad en la política legal colombiana en medio de expresiones de odio colectivo, que contrastan con su visión.

El partido surgido de la desaparición de las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) tiene candidato a la Presidencia de la República, lista cerrada al Senado y listas cerradas a la Cámara de Representantes en los departamentos de Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca, Atlántico y Santander para los comicios que se realizarán en marzo y mayo próximos.

Tal como quedó contemplado en el acuerdo de paz que firmaron las Farc y el gobierno nacional, el nuevo partido tiene aseguradas cinco curules en el Senado y cinco en la Cámara para los periodos 2018-2022 y 2022-2026. En las urnas se determinará si aumentan sus asientos en el legislativo.
Por decisión del partido, llegarán al Senado Iván Luciano Márquez Marín Arango (conocido en la guerra como 'Iván Márquez'), Pablo Catatumbo Torres Victoria ('Pablo Catatumbo'), Julián Gallo Cubillos ('Carlos Antonio Lozada'), Victoria Sandino Simanca Herrera ('Victoria Sandino') y Criselda Lobo Silva ('Sandra Ramírez').

En la Cámara tendrán asiento Reinaldo Cala ('Jairo Quintero'), Seuxis Paucias Hernández ('Jesús Santrich'), Luis Alberto Albán ('Marco León Calarcá'), Jairo González ('Byron Yepes') y Omar de Jesús Restrepo ('Olmedo Ruiz').

La Farc decidió llevar al Congreso a excomandantes y mandos medios que jugaron un papel clave en la guerra, bien sea en tareas militares o políticas, así como en la negociación del acuerdo de paz en La Habana.

La renovación vendrá por cuenta de los candidatos ubicados en los renglones inferiores, buena parte de ellos jóvenes que militaron en las células urbanas del Partido Comunista Clandestino de Colombia (PC3) y, en menor proporción, integrantes de organizaciones sociales que se le midieron a presentar su candidatura a nombre de la Farc.

Repudiados en la calle

campania farc 2La decisión de presentar a la Presidencia y al Congreso candidatos que empuñaron las armas sin antes pasar por la Jurisdicción Especial para la Paz les ha generado reacciones adversas en sus intervenciones en la plaza pública.

La correría del candidato presidencial Rodrigo Londoño, máximo jefe de la colectividad, empezó mal en Armenia, Quindío, el pasado 3 de febrero, cuando un grupo de personas protestaron por su presencia en la región frente al hotel en el que se hospedaba; tras salir de allí, el vehículo en el que se movilizaba con su esquema de seguridad fue apedreado.

Ese mismo día, en Pereira, Risaralda, varios integrantes del partido, entre ellos el candidato al Senado Israel Zúñiga, se vieron obligados a permanecer encerrados en la sede de una cooperativa donde se reunían con organizaciones sociales debido al "bloqueo en las afueras de las instalaciones" por parte de un grupo de personas que también se mostraron inconformes con la actividad política de la Farc. El domingo 4 'Márquez' tuvo que cancelar un evento de campaña en Florencia, Caquetá, debido a las manifestaciones de personas que se presentaron como víctimas de la otrora guerrilla.

La cadena de reacciones adversas continuó el martes pasado, cuando integrantes de la Corporación Rosa Blanca, que alegan haber sido reclutadas de manera forzada y abusadas sexualmente por comandantes de las Farc, realizaron un plantón frente al Consejo Nacional Electoral para presionar un fallo favorable a las solicitudes de revocatoria de las inscripciones de las candidaturas de la Farc presentadas por José Uscátegui, candidato a la Cámara del Centro Democrático e hijo del general (r) Jaime Uscátegui, condenado a 37 años de prisión por la masacre de Mapiripán, Meta.

Las agresiones se repitieron ayer en un barrio de Cali, del que Londoño tuvo que salir con el apoyo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía por cuenta de los ataques con objetos, insultos y rechiflas que protagonizó un grupo de personas frente al inmueble donde se encontraba el candidato presidencial.

Además de esos hechos, la Farc denunció que el gobierno nacional tardó en girar los dineros que les corresponde por ley para realizar la campaña. Al respecto, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, declaró el pasado 3 de febrero que "la razón por la cual no habían sido girados los recursos se debió a que se presentaron dificultades para la apertura de una cuenta bancaria. Las Farc vienen de la ilegalidad, aparecen relacionados varios de ellos en la Lista Clinton, y por esa razón no se pudo abrir una cuenta hasta la semana pasada, porque hubo que hacer algunas modificaciones en la representación legal del partido".

Con todo, los candidatos ya se encuentran en correrías políticas en todo el país, reuniéndose con distintos sectores sociales y centrando su actividad proselitista en convocar las bases sociales en las zonas más pobres de áreas rurales y urbanas.

Se trata del primer ejercicio de participación política legal y abierta, sin armas, de los exmilitantes de la que fue la organización insurgente más grande del país, que transcurre en un escenario adverso al que se le suma la lentitud con la que se implementa el Acuerdo Final firmado con el gobierno nacional; las fracturas internas que vive el partido por su falta de flexibilidad y capacidad de renovación; y la reanudación de la confrontación militar con la guerrilla del Eln.

Apuesta nacional

campania farc 4El programa político que impulsan los candidatos de la Farc se llama "De transición, para el cambio y la reconciliación", presentado públicamente el pasado 27 de enero en el barrio Arborizadora Baja, de la localidad Ciudad Bolívar, de Bogotá. Al evento asistieron cerca de 400 personas, la mayoría de ellas militantes del partido.

En ese escenario, Londoño declaró que "nosotros nos ofrecemos como la opción de organización y unidad de las gentes del común", y lanzó las diez bases programáticas de la campaña presidencial, que rigen las propuestas a Senado y Cámara: paz, democracia, reconocimiento del papel protagónico de las gentes del común, seguridad humana, modelo económico, solución a los problemas sociales, medio ambiente, construcción social y participativa de los territorios, cultura y educación, y relaciones internacionales.

Algunas de las propuestas son nuevas, otras son desarrollos del Acuerdo Final de paz y algunas más hacen parte de las 100 propuestas mínimas con las que la guerrilla llegó a la mesa de diálogos en La Habana y cuyo pulso perdió durante las negociaciones.

El grueso de las iniciativas consiste en la implementación de aspectos del acuerdo de paz que son imprescindibles para la agenda política de la Farc, así como en la ejecución de reformas institucionales y de política social, cambios en las relaciones internacionales y ampliación de la participación ciudadana.

En cuanto a la implementación del acuerdo de paz, el partido tiene propuestas en todos los puntos. Sobre el primero de ellos, la Reforma Rural Integral, la idea es hacer énfasis en la materialización de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que están en fase de diseño, y en las medidas encaminadas a la garantía del acceso a la tierra y la formalización de la mediana y la pequeña propiedad. Criselda Cobo, candidata al Senado, opina que "no es posible pensar las ciudades sin el desarrollo del campo, por lo que el punto de reforma rural tiene que ser la prioridad en la agenda legislativa".

En el tema de la participación, la promesa es sacar adelante la Reforma Política y Electoral que hundió el Congreso en 2017, conseguir el acuerdo político nacional para sacar las armas de la política y hacer efectivas las medidas de protección y seguridad integral para los defensores de derechos humanos y los líderes sociales. También se pretende promover políticas públicas sobre democratización de la información.

En el punto sobre solución al problema de las drogas ilícitas, el partido propone desarrollar con mayor énfasis el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) y participar en la “definición e implementación de políticas globales para combatir la industria corporativa transnacional de las drogas ilícitas”. Finalmente, en los puntos de víctimas e implementación, se promete el cumplimiento de los “propósitos y funciones” del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición y la inclusión de un capítulo sobre la implementación del acuerdo en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

En lo que se refiere a las reformas institucionales, la Farc propone cambios en todas las ramas del poder. En el Legislativo, la idea es tramitar una reforma al Congreso para “ampliar la representación territorial, reducir sus costos de funcionamiento y los salarios para los congresistas y fortalecer la iniciativa parlamentaria”. En el Judicial, la reforma iría encaminada a “superar la ineficiencia y la impunidad, elegir magistrados con mecanismos idóneos, transparentes y democráticos y con veeduría social”. En el Ejecutivo, se pondrían en marcha “medidas extraordinarias para recuperar y reencauzar el proceso de descentralización política, administrativa y fiscal”.

El otro componente grueso del programa son las transformaciones en la política social y el modelo económico. En lo que tiene que ver con la política, la propuesta principal consiste en poner en marcha un “plan de choque social” durante los primeros 100 días del gobierno, para “erradicar” problemas complejos como la desnutrición infantil, el hambre, la “inasistencia básica en salud”, el analfabetismo, el desempleo y la carencia de infraestructura. A ello se suma una propuesta a la que le están dando especial relevancia los candidatos a Senado y Cámara: la entrega de un “ingreso vital de existencia” para adultos mayores en edad de jubilación, personas con discapacidades físicas y personas dedicadas al cuidado.

En lo que sería el largo plazo, la Farc propone la gratuidad de la educación pública en todos sus niveles, así como la creación de un Sistema Único Descentralizado de Seguridad Social en Salud, el fortalecimiento del régimen de pensiones, el acceso universal a los servicios públicos, la construcción y el mejoramiento de vivienda, y la reducción del trabajo informal. En este punto, también se promete la creación de un Plan Nacional de Educación y Cultura para la Paz, además de una medida que afectaría a los planteles privados: la eliminación de “cualquier pretensión de ánimo de lucro en todos los niveles e instituciones educativas del país”. El programa le otorga un papel preponderante al cuidado y la restauración del medio ambiente y al fortalecimiento del arte y la cultura con enfoque territorial y de reconciliación.

En cuanto al modelo económico, contrario a lo que planteó durante la guerra, la Farc asegura que respetaría las economías privadas, aunque fortalecería la regulación estatal de la economía y mantendría su propuesta de siempre de fomentar la producción industrial y agrícola a través de acceso a créditos, asistencia técnica e innovación tecnológica. En el tema minero energético, la propuesta es “superar la actual dependencia frente a la renta petrolera y minera” y endurecer la regulación del sector “a fin de garantizar la sustentabilidad ambiental”. Al respecto, la candidata Cobo asegura que "necesitamos revisar las condiciones estatales a las multinacionales para evitar que se sigan perdiendo nuestros ríos y páramos, así como fortalecer las consultas previas".

Para poder costear su ambiciosa política social, el partido promete hacerle “ajustes estructurales” a la política tributaria, aumentando los impuestos a las personas naturales que perciban mayores rentas y tengan mayor patrimonio, así como reformar el cobro del IVA para hacer de él un impuesto “equitativo” y de afectación mayor al consumo de bienes suntuarios. El partido también propone obtener más recursos del combate a la evasión, la reestructuración del gasto público y la “erradicación de la corrupción”, que por año deja pérdidas de cerca de 50 billones de pesos, según el contralor general, Edgardo Maya.

Frente a las relaciones internacionales, la Farc le apostaría a la “renegociación” y la “reformulación” de los tratados de libre comercio suscritos por Colombia y contrataría una “auditoría independiente” de la deuda externa. Aparte de esas arriesgadas propuestas, el partido asegura que respetará los compromisos en materia de endeudamiento externo, inversión extranjera y cambio climático, propiciando la integración regional.

Por último, el programa incluye un fuerte componente de participación ciudadana, que abarca el reconocimiento y el estímulo de las formas de democracia directa y participativa, buena parte de ellas creadas por organizaciones sociales en territorios afectados por la guerra. Asimismo, el partido promete brindar “plenas garantías para la movilización y la protesta social” y vincular a las dirigencias regionales y locales en la “definición de la política económica y social del nivel nacional", así como ampliar la participación ciudadana en el diseño de los Planes de Ordenamiento Territorial.

Apuestas regionales
En el ámbito regional, las propuestas son amplias y variadas, tal como explicaron en diálogo con este portal varios de los candidatos que tendrán asiento en la Cámara de Representantes por la Farc durante el periodo 2018-2022. Estas son sus propuestas y detalles de su paso por la guerra.

Tomado de verdadabierta.com



comision de la verdad

Por Margarita Martínez Osorio*

En 2014, en medio de las negociaciones para construir el acuerdo de paz entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno, se creó la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (CHVC), cuyo fin era convocar a varios expertos para hacer un diagnóstico general de las causas e impactos del conflicto en Colombia.

En ese momento, la CHVC nos mandó el mensaje de que la historia era un asunto de hombres: de sus doce integrantes, solo uno era mujer.

Recientemente, el Comité de Escogencia del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición dio a conocer los nombres de las once personas que integrarán la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, más conocida como Comisión de la Verdad.

Esta Comisión entró pisando fuerte, pues, además del presidente Francisco de Roux, cuenta con cinco hombres y cinco mujeres.

Esto quiere decir que se comprometió con la paridad y con romper la perversa tradición que históricamente nos ha excluido a las mujeres de los escenarios de poder y, como lo demostró la CHVC, de los lugares de enunciación de la historia. Sin embargo, este es apenas el primer paso para llegar a una Comisión de la Verdad comprometida con la equidad de género. En adelante, el principal desafío será incorporar la perspectiva de género en los procesos y productos de la Comisión. ¿Qué significa eso? Por un lado, significa que una de las tareas de la Comisión debe ser esclarecer el papel del género en la configuración de las lógicas de la guerra y la violencia en Colombia.

Pienso en los casos de San Onofre en Sucre y El Placer en el Putumayo. En ambos casos, como lo documenta el Centro Nacional de Memoria Histórica, los paramilitares impusieron órdenes de género particulares para dominar a las poblaciones. Las mujeres —consideradas “chismosas”, “infieles” y “subversivas”— fueron castigadas públicamente con diversas formas de tortura, tales como la violencia sexual, la realización de trabajos domésticos forzados y el corte del cuero cabelludo. De igual manera, en razón de su identidad sexual y de género, la población LGBTI que habitaba esos territorios fue víctima de desplazamiento forzado, castigos y humillación pública y violencia sexual. Violencia y masculinidad: un desafío de la Comisión También pienso en cómo las lógicas de los grupos armados reproducen y, en ocasiones, profundizan estereotipos e ideas extendidas, naturalizadas y violentas sobre el género. Por ejemplo, recuerdo uno de los relatos que el periodista Alfredo Molano reconstruye en El caleidoscopio de las justicias en Colombia en que una trabajadora sexual acude al ELN para denunciar que había sido violada. En este caso, la forma de hacer justicia por parte de la guerrilla fue haciéndole pagar al violador lo que la mujer cobraba usualmente por sus servicios sexuales, como si el asunto a solucionar fueran las deudas pendientes y no un problema profundo de violencia y falta de consentimiento. Finalmente, viene a mi mente la rigurosa investigación de Kimberly Theidon con excombatientes en Colombia en que muestra cómo un requisito fundamental para quienes ingresaban a los grupos armados era asumir una masculinidad altamente militarizada y violenta.

Estos casos exponen algunos de los desafíos de la Comisión de la Verdad a la hora de esclarecer el papel del género en la guerra. Evidencian que el estudio del género no se reduce a —aunque sí la abarca— la comprensión de las violencias contra las mujeres o a la violencia sexual. Gran parte del trabajo de la Comisión debe ser sacar a la luz las formas de violencia contra las mujeres, pero también debe contemplar las múltiples experiencias y violencias de género que operan en la guerra, tales como las prácticas de sevicia contra la comunidad LGBTI, las nociones de autoridad y poder vinculadas con la ‘feminidad’ o la ‘masculinidad’, y los distintos factores que aumentan la vulnerabilidad de ciertas personas a convertirse en víctimas de violencias de género en el conflicto.

Por otro lado, la incorporación efectiva del enfoque de género en el trabajo de la Comisión implica también posicionar estas múltiples experiencias de género en la narrativa de la verdad del conflicto. Esto no solo les hace justicia a aquellos grupos sociales que han sido histórica y sistemáticamente victimizados y silenciados en razón de su género, como las mujeres y la población LGBTI. También nos enfrenta a colombianos y colombianas a la verdad de un conflicto complejo en que los estereotipos de género que vemos —e incluso reproducimos— a diario se traducen en prácticas de violencia extrema contra cuerpos y vidas insertos en las dinámicas de la guerra. En este sentido, la Comisión tiene la gran tarea de pluralizar la verdad. Esto quiere decir que deberá incluir dentro de las narrativas de la guerra y la paz las experiencias y voces de quienes han estado más silenciados por las lógicas de poder y de género del conflicto. También tiene el desafío de interpelarnos, de cuestionarnos sobre qué podemos hacer para, desde nuestra cotidianidad, evitar que los hechos atroces vuelvan a ocurrir y para que ningún otra persona en Colombia tenga que sufrir los impactos de género de la guerra.

Solo desde ese reconocimiento de la verdad y de la dimensión de los crímenes atroces y de género que se perpetraron en el conflicto es posible pensar en el potencial transformador de la verdad.

Tomado www.pacifista.co



Tomado del espectador.com

De acuerdo con la más reciente auditoria al capitolio, en el Senado se encontró un detrimento fiscal por $1.765 millones y en la Cámara de Representantes por $921 millones.


congreso1La Controlaría en su más reciente informe, denunció los hallazgos fiscales por más de $2.600 millones que encontró en el Congreso de la República luego de la auditoría realizada por el organismo. Según el documento, en el Senado se formularon hallazgos con incidencia fiscal por valor total de $1.765 millones, por los siguientes hechos:

Entre marzo y septiembre de 1999 la Dirección General Administrativa del Senado no realizó el pago y liquidación de la totalidad de los aportes pensionales al Fondo de Previsión del Congreso, motivo por el cual en la vigencia 2016 realizó abonos por dicho concepto, cancelando no solo los aportes que le correspondían como empleador, sino también los aportes a cargo de los empleados, es decir cerca de $277.0000 millones y con intereses de mora más de $ 716.000 millones.

“Esta situación consolida un daño al patrimonio en cuantía de $992.903.290,93, por los valores que corresponden al empleado, que no fueron descontados, y por los intereses de mora que se ocasionaron.”, explicó la Contraloría.

Sumada a la lista de hallazgos, la Contraloría informó acerca de las debilidades en la supervisión e del contrato celebrado para la modernización de las baterías sanitarias del Senado, lo que conllevó a un detrimento al patrimonio por $85.201.204,32, derivado de mayor obra ejecutada sin evidencia técnica.

En Cámara de Representantes
En esta parte el panorama no mejora, el informe de la Contraloría revela que, en la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes, se formularon dos hallazgos con incidencia fiscal por más de $921 millones.

De acuerdo con el ente de control, los daños al patrimonio se relacionan con la celebración de contratos de intermediación para la venta de vehículos a través de subasta pública, específicamente en la determinación del precio mínimo de venta.

“Esto obedece a deficiencias en los criterios técnicos utilizados en la determinación de los avalúos y a debilidades en la labor de supervisión de dichos contratos firmados en los años 2015 e inicios del 2016”, detalla el documento de la Contraloría.

Además, el informe revela que en las irregularidades encontradas el detrimento se generaron tras descontar el valor comercial de los vehículos establecido en las tablas del Ministerio de Transporte, sumas de “Mantenimiento General”, “Vicios Ocultos”, y “Otros Descuentos (Logística de retiro y tiempos de entrega)”.

“Así como descuentos que corresponden a conceptos duplicados y por tanto no debían incluirse, dado que estaban a cargo del intermediario y hacían parte de la comisión a pagar por el servicio de intermediación, o no figuraban entre los deducibles permitidos por el marco normativo para este tipo de procesos contractuales”, se revela en el informe.




web campamentos big tpUn informe de la Defensoría del Pueblo asegura que el panorama de transición está permeado por situaciones que desestabilizan la consolidación de la paz y erosionan la implementación de los acuerdos.

Un preocupante panorama reveló la Defensoría del Pueblo luego de realizar una serie de visitas humanitarias -entre la primera y última semana de agosto - a los 26 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, antes zonas veredales, en las que permanecen los exintegrantes de las Farc.

Fueron tres los objetivos sobre los cuales las visitas de verificación de la Defensoría se centraron en observar: el monitoreo de las condiciones de seguridad y garantía de derechos de las comunidades que acogieron dichos Espacios Territoriales, la verificación de las condiciones de adecuación de los mismos espacios y las actividades encaminadas a favorecer el proceso de incorporación.

Los últimos recorridos se hicieron justo antes de que el pasado 26 de septiembre se iniciara la segunda misión de verificación de Naciones Unidas, y en plena etapa de transición de las Zonas Veredales a esta nueva figura jurídica de los Espacios Territoriales.

Las conclusiones de las visitas fueron consignadas en un informe que, en primer lugar, afirma que en dichos ETCR las comunidades están escépticas “con poca confianza en el Gobierno, en las administraciones locales y en el Estado en general”.

Esto gracias a los pocos o nulos avances en materia económica y social, como la prometida construcción de vías terciarias, centros de salud, educación y la infraestructura para redes de acueducto y alcantarillado, pues se ha registrado la intermitencia de servicios como luz y agua en muchas de estas zonas.

El informe resalta que pese a los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las distintas comunidades, la falta de ejecución de dichos planes es lo que representa el mayor desafío; lo que ha producido tensiones en las distintas zonas, a lo que se le suma las muertes y amenazas a líderes sociales, sobretodo en zonas donde se pretende implementar la sustitución de cultivos.

Respecto a la adecuación en los Espacios Territoriales, el documento asegura que en general “se encontraron avances notables”, en lo que respecta a las unidades habitacionales. Sin embargo, la Defensoría asegura en su documento que “persisten retos logísticos ligados a la adaptación para la reincorporación”.

Por ejemplo, para el tema de la educación las aulas son insuficientes al igual que el mobiliario y el material educativo, teniendo en cuenta que también se pretende beneficiar a las comunidades circundantes a estos espacios.

El informe alerta sobre la “situación crítica en los espacios establecidos en las veredas Madrigal, municipio de Policarpa en Nariño (solo un 15% de avance) y La Guajira en Mesetas, Meta (32,5% de avance)". Según el exhaustivo documento, presentan “condiciones precarias” tanto en las áreas comunes como en las unidades habitacionales.

La Defensoría registró que los exintegrantes de las Farc en algunas lugares siguen viviendo en carpas y no se ha adaptado ni adelantado las suficientes tareas para las pretendidas actividades de reincorporación.

Esto es un factor que llama la atención pues erosiona la confianza en el proceso de las comunidades y los exmiembros de las Farc concentrados en estos espacios; lo que ha generado deserción y resurgimiento de conflictividades, asegura también la Defensoría.

En 16 de los 27 ETCR los avances son importantes, según el mismo órgano del Ministerio Público: en Caldono (Cauca), Pondores (Guajira), La Paz (Cesar) Anorí y Remedios (Antioquia) el avance es del 100%.

La Defensoría también recoge lo que han venido denunciando comunidades y líderes regionales: la formación y disputa de nuevas estructuras armadas por el control territorial y la producción y tránsito de productos ilícitos. Esto hace de las poblaciones alrededor de las ETCR y a los exmiembros de las Farc, comunidades vulnerables dada la generalizada sensación de riesgo, pues en 24 de estas zonas se identificó la presencia de estructuras armadas.

Para el órgano estatal, también es preocupante que, pese a que el decreto 899 de 2017 establece tres tipos de beneficios económicos para ayudar a los exmiembros de las Farc en su proceso de reincorporación, no existe el acompañamiento suficiente para el manejo de estos recursos económicos. Muchos de ellos no cuentan con cédula de ciudadanía, nunca han estado en el sistema financiero colombiano ni han participado de la economía de mercado.

Además, los cajeros electrónicos donde pueden retirar el dinero se encuentran en cabeceras municipales, y los exguerrilleros han “manifestado sentir riesgo para su integridad durante su desplazamiento”, recoge el informe. Esto debido a que durante el tiempo de concentración ya han sido nueve los miembros de dicha organización que han sido asesinados.

En lo registrado por la Defensoría también resulta alarmante que el capítulo étnico no haya tenido desarrollo, lo que propicia la vulneración de los derechos de esta minorías. Por este motivo se esperan movilizaciones para este mes por parte de dichas comunidades.

El texto también echa de menos programas en los ETCR teniendo en cuenta el enfoque diferencial, esto es, la presencia de personas LGBTI (aunque muy pocos se declararon parte de esta comunidad), personas en condiciones de discapacidad y con enfermedades de alto costo, adultos mayores, mujeres, niñas y adolescentes en dichos lugares, esta ausencia genera al tiempo un riesgo para esta población.

Las recomendaciones finales, dirigidas a distintos entes de administración gubernamental, hacen un llamado para que se implementen medidas necesarias y efectivas para terminar de consolidar los distintos procesos en los Espacios Territoriales, pues solo así se puede garantizar la sostenibilidad y optimización del proceso de paz.

Tomado de elespectador.com



bacrim

Hace 7 meses, el país vio cómo miles de guerrilleros de las Farc abandonaban sus campamentos y se concentraban en 26 zonas y puntos veredales. Desde ese momento, las autoridades sabían que otros actores armados intentarían copar los lugares que abandonaba la guerrilla. Y así pasó: el Eln y las Autodefensas Gaitanistas –conocidas como Clan de Golfo por las autoridades– son ahora la amenaza más certera para la seguridad de esas regiones del país. Lo demuestra el informe Crimen organizado y saboteadores armados en tiempos de transición: radiografía necesaria, de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).

El documento acaba de ser lanzado y evidencia que tras la concentración de las Farc, los Grupos Armados Organizados (GAO como los denomina el Ejército) han ido ganando terreno en varios departamentos del país. Se han adueñado de rentas ilegales, regulan el comercio y, en lugares como Urabá y el suroccidente de Colombia, ejercen control social con “presencia estable”.

El informe de la FIP señala que “las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) tienen 1.900 integrantes, pero podrían ser cerca de 3.500 si se tiene en cuenta a los que subcontratan y a los que usan su marca para asesinatos, microtráfico, cobro a expendios de droga y labores de inteligencia”.

Aunque las autoridades capturaron este lunes a 23 miembros de esta banda criminal en Caucasia (Antioquia), y a un jefe de finanzas de este grupo en Montería (Córdoba), como parte de la operación Agamenón II contra este grupo armado, “las AGC han sabido enfrentar al Estado al punto de poner en marcha redes de protección para diferentes sectores de la sociedad y del crimen transnacional, así como redes de intermediarios con carteles internacionales”, dice el informe.

Sobre el Eln, considerado como el otro gran enemigo de la implementación de la paz, el documento señala que “en algunas regiones parece estar más cohesionado que en otras”. De acuerdo con la investigación, desde la salida de las Farc de los territorios, esa guerrilla se pelea con las AGC el control de municipios en Chocó, Cauca, Bajo Cauca, Nariño y el Catatumbo.

Sin embargo, el hallazgo más revelador de este informe es el fortalecimiento del crimen organizado a nivel local, a través de bandas criminales emergentes. Estos grupos, conocidos por la Fuerza Pública como Grupos Delictivos Organizados (GDO), “están afectando y teniendo impacto humanitario sobre las poblaciones que en teoría se deberían estar viendo beneficiadas por la firma de la paz”, según Eduardo Álvarez Vanegas, director del área de Dinámicas del Conflicto de la FIP.

¡Pacifista! presenta las ocho bandas delincuenciales que representan una (no tan) nueva amenaza contra la seguridad del país.

Los Rastrojos
Esta banda criminal, fundada por alias ‘Jabón, ‘Diego Rastrojo’ y los hermanos Comba a principios de los 2000, tiene su radio de acción más amplio en Norte de Santander. Según el informe, “Los Rastrojos se reducen a un reducto de aproximadamente 80 integrantes que se ubica en Puerto Santander, municipio de Norte de Santander fronterizo con Venezuela. Allí habrían quedado replegados en 2013, luego de una disputa con Los Urabeños (hoy AGC), en la zona metropolitana y rural de Cúcuta”.

El documento señala que las principales actividades de esta Bacrim en la frontera con Venezuela son el narcotráfico, “que incluye comprar base de coca para transportarla a cristalizaderos en Colombia o al otro lado de la frontera”; y el “hurto de gasolina en Venezuela, que luego la transportan por trochas ilegales para distribuirla en territorio colombiano”. Los Rastrojos ejercen violencia en esta región a través de “asesinatos selectivos, el desplazamiento forzado, las amenazas y la intimidación por medio de panfletos”, según el informe.

La Cordillera
Lo que nació en los noventa como un grupo para controlar el microtráfico en Pereira, se convirtió en una banda criminal que funciona en el varios municipios del Eje Cafetero y del Valle del Cauca. “La principal actividad a la que se dedica esta organización es el narcotráfico. Dada la ubicación geográfica en la cual opera, La Cordillera articula las zonas de cultivo y producción con el punto de comercialización y consumo. Abastece las “ollas” y coacciona a pequeños distribuidores de cada zona para que le trabajen y le paguen un impuesto”, señala el informe.

Esta banda criminal ha utilizado,según el informe de la FIP, diferentes formas de violencia que van desde el desplazamiento interurbano, el reclutamiento de menores para labores ilícitas, la imposición de normas de conducta y la compra de policías y miembros de la Fuerza Pública.

Los Buitragueños
Herederos de Autodefensas Campesinas del Casanare, de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y de ‘Martín Llanos’, los Buitragueños son una organización armada al mando de “Carlos Noel Buitrago, alias ‘Porre Macho’, y Héctor Fabio Buitrago, alias ‘Ayaco’”, según el informe. “La principal actividad de esta organización es el narcotráfico, a partir de la cual lograron convertirse en nodo de una red de tráfico de cocaína que parte de Bolivia, pasa por Brasil y África y llega, finalmente, a mercados europeos”, dice el documento.

Los Botalones
Creada en 2008 por Arnubio Triana Mahecha, un paramilitar conocido con el alias de ‘Botalón’, esta banda criminal tiene zonas de influencia en el Magdalena Medio, en municipios como Landázuri, Cimitarra, Puerto Araujo, Puerto Berrío y Puerto Boyacá.

Según el informe de la FIP, “las principales actividades de esta estructura son el narcotráfico, el robo de hidrocarburos en el Magdalena Medio santandereano, la extorsión, el contrabando, el tráfico de armas y el sicariato. Los repertorios de violencia son principalmente el desplazamiento intraurbano, los homicidios selectivos, la ‘limpieza social’ y las amenazas”.
Los Caqueteños

Esta banda criminal nació y se sostiene gracias al “acopio de drogas para las organizaciones brasileñas que operaban en Leticia (Amazonas) y en las localidades de Caballococha, Cuchillococha y Santa Rosa, Perú”, según el informe. “Los Caqueteños son intermediarios entre las estructuras que cultivan y procesan la pasta base, y traficantes internacionales, principalmente de Brasil”.

Los Costeños
Este grupo armado opera principalmente en Barranquilla y municipios como Soledad, Puerto Colombia y Malambo, en Atlántico. “Esta organización se dedica, principalmente, al tráfico de drogas y armas de fuego en la zona costera que une a Cartagena y Barranquilla. Según investigaciones de la Fiscalía, la organización trabaja con delincuentes de esta zona, en especial, con varios expendios para el narcomenudeo en Cartagena”, dice el informe.

El documento también señala que “otra de sus fuentes de financiación es el cobro de extorsiones a comerciantes y transportadores, quienes pueden ser víctimas de asesinatos selectivos por medio del sicariato. Las investigaciones de las autoridades señalan que esta banda recibe cerca de 200 millones de pesos mensuales, producto de esta actividad”. Este grupo también podría tener influencia en municipios de La Guajira.

Los Pachenca
Según el informe de la FIP, no hay mucha información de esta banda criminal. Sin embargo, se cree que este grupo “hace parte de la estructura de subcontratación de las AGC”. Este grupo opera en varios departamentos de la costa Caribe colombiana y, de acuerdo al documento, “tiene una estructura más o menos jerarquizada: cuenta con un jefe o cabecilla mayor, luego con una serie de cabecillas intermedios como jefes de finanzas, de sicarios y de microtráfico, encargados de la distribución de las drogas a los expendios. Luego está una red compuesta por sicarios, cobradores de extorsión, distribuidores y vendedores de droga, informantes y colaboradores”.

El Clan Isaza
Este grupo nació en los años 70 como un ejército privado de pobladores del Magdalena Medio. Su principal promotor fue el paramilitar Ramón Isaza, quien luego comandó las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio de las AUC. Según el informe de la FIP, “el Clan Isaza se encuentra en los municipios de Puerto Nare, Puerto Triunfo y San Luis, en Antioquia. Sus actividades son, principalmente, la prestación de servicios de seguridad a narcotraficantes, por medio de un sistema de ‘arriendo’ y custodia de fincas, en las que se montan laboratorios de procesamiento de droga”.

Tomado de pacifista.co

Página 1 de 18

© 2014 Enlace Regional. Todos los Derechos Reservados.
Powered by: